martes, 25 de marzo de 2014

CADA MAÑANA



lo hago como si fuera a producirse
un milagro salvaje
con un pie en el umbral de la derrota 
y otro en el callejón de la locura

lo hago ensuciando la verdad
trabajando en los bordes de un secreto minúsculo

lo hago en los intervalos de la conciencia
en los cajones del dormitorio
sobre la mesa del desayuno

lo hago sin vacilar
con la perseverancia de los fanáticos
y la codicia de los mendigos

lo hago con lentitud
sin inocencia

hundo cada mañana los dedos en la mierda
buscando una razón para vivir

y fracaso y lo hago
y fracaso
y lo hago




Laura Yasán (Argentina, Buenos Aires, 1960)