viernes, 16 de septiembre de 2011

Cuando se canta












CUANDO se Canta o cuando se grita se tiene la sensación de proyectar el Ser (Cuerpo y psique) más allá de sus límites y su peso -de invadir y estremecer extensiones ajenas de atmósfera y materia.
Se reconoce uno en esas ondas sonoras — en esa entonación, en esa agitada o apacible suscitación de ecos y resonancias (de réplicas asentimientos refutaciones)
Nada nos es (en Cambio) más enemigo y extraño — hasta repelente con frecuencia — que las imágenes variables distorsionadas funambulescas que nos ofrece el espejo al cual nos asomamos. Se siente uno solidario de Su propia voz — identifica a los demás primordialmente por la `
voz — Sabe calibrarlos por su voz.
La máscara incierta y confusa tras la cual nos atrincheramos y creemos controlar — no acierta en verdad a engañar sino a quien no la siente puesta (aunque ingenuidad o tontería lo haga a veces empeñarse en hermosearla» — en hacerla aceptable).
El instinto la fuerza la raigambre humanas están patentes en la voz y no en mueca o gesto de faz limpida o estragada.
Aunque hubo quien se atrevió a imaginar una humanidad de sólo voces — olvidando que es la voz trasunto de todos y cada uno de los átomos de nuestro cuerpo y nuestra psique — fiémosnos en nuestra voz que por seguro no nos abandonará ni aun en irremediable trance.


Emilio Adolfo Westphalen



Poeta y ensayista peruano nacido en Lima en 1911. Realizó estudios básicos en el Colegio Alemán de Lima y posteriormente ingresó a la Facultad de Letras de la Universidad de San Marcos donde obtuvo la Licenciatura en 1932. Es uno de los más importantes poetas surrealistas de su país. Participó y contribuyó al enriquecimiento de la cultura peruana, dirigiendo las revistas Las Moradas, la Revista Peruana de Cultura y Amaru. Trabajó además como traductor para las Naciones Unidas y ocupó el cargo de Agregado Cultural de la Embajada Peruana en Roma.
En 1977 obtuvo el Premio Nacional de Literatura, en 1991 recibió un Homenaje de la Universidad de Salamanca, en 1995 Las Palmas Magisteriales, la Orden del Sol y el grado de Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional. Entre sus libros publicados figuran: «Las ínsulas extrañas» en 1933, «Abolición de la muerte» en 1935, «Arriba bajo el cielo» en 1982, «Amago de poemas de lampo de nada» en 1984, «Ha vuelto la diosa ambarina»en 1988, y «La poesía, los poemas, los poetas» en 1995. Falleció en el año 2001.

Biografía tomada de A MEDIA VOZ