jueves, 13 de mayo de 2021

UN HOMBRE ENVEJECE













Un hombre envejece, entre miradas y conversaciones,
entre pepinos y hojas de té,
como humo subiendo, como agua bajando. La oscuridad se
       acerca.
En la oscuridad, el pelo se pone blanco, los dientes caen.
Como una anécdota de los viejos tiempos,
como un papel de reparto en una ópera, un hombre
      envejece.
 
El telón del otoño cae pesadamente.
El rocío está frío. La música obstinada continúa.
Vio un ganso rezagado de su grupo, un fuego extinguirse;
hombres mediocres, mecanismos detenidos, un retrato
      incompleto.
Cuando los amantes jóvenes toman distancia,
un hombre envejece, los pájaros desvían la mirada.
 
Tiene experiencia como para distinguir el bien y el mal,
pero las chances se escurren como arena
y las puertas se cierran.
Un hombre joven vive en su interior.
Cuando habla, alguien habla a través de él.
Los extraños son balsas a las que aferrarse.
 
Algunos construyen casas, otros bordan, otros apuestan.
El gran viento de la vida barre el espíritu del mundo,
sólo los viejos pueden ver la devastación en esto.
 
Un hombre envejece, deambula sin pausa
por la avenida de otros tiempos, de golpe se detiene,
caen hojas de un árbol, pronto van a cubrirlo.
 
Aún más sonidos se meten a presión en su oído,
así como su cuerpo entrará en una caja.
Es el final de una serie de juegos:
disimular el triunfo, disimular la derrota.
En el techo de una casa, en el agujero de un árbol
ya escondió mensajes de amor y de pena.
 
Si quiere cosechar, ya es demasiado tarde,
si quiere escapar, ya es demasiado tarde.
 
Un hombre envejece, vuelve a la infancia,
después igual que un animal se muere. Su esqueleto
ya es bastante duro, puede soportar la historia,
dejemos que otros graben en su tumba
palabras que no le pertenecen.
 
Abril 1991
 
(Del libro: “Murciélagos al atardecer”,
Bajo la luna, 2017)
 
Xi Chuan (Xuzhou, provincia de Jiangsu, China, 1963)

(Traducción: Miguel Ángel Petrecca)


IMAGEN: Fotografía de Yuri Bonder.




miércoles, 12 de mayo de 2021

CANTO AL CUERPO SOLAR


 










Canto al sueño I
 
 


Afuera quema el sol.
Eterno mediodía sobre el mundo. Eterna la luz
sobre los pájaros que caminan hacia el fuego.
Y en el sueño, hondos mares.
Detrás de estos ojos, las ciénagas,
su flora acuática. Lo que sucede en la quietud.
 
La sombra de la lluvia ofreciéndome reparo.
 
 
--------
 
Dentro del sueño, otro sueño es la llama:
el objeto y su existencia elemental.
Todo parece sosiego allí,
reducirse al esqueleto de las flores.
 
Carbonilla que deja el instante.
 
--------
 
¿Qué furia del rayo no ingresa
sino con su golpe?
No es suave lo que expulsa la carga.
Una tormenta cae porque es aliento,
sigue un curso nuevo, si encuentra cauce.
La lluvia destierra un rayo breve entre sus gotas.
Apenas logra un roce con la carne,
ese temblor original ante el peligro.
 
 
 

Canto al sueño III
 
 

Para encender el fuego, no talarás el bosque.
¿Cuál?, ¿el que simula un verano constante?
¿dónde la vista se desoja para encontrar la llave?
Sí, ese, el de la razón.
En el sueño, su madera no está muerta,
pero no canta. Se vuelve inútil.
   
--------
 
La vista es el sentido del sueño.
Para habitarlo, debe cerrarse al día,
abrirse a la noche.
 
--------


Veo el despliegue de mi ruina.
Vastísimo es lo que transcurre bajo
esta siembra.
Imposible arrancar el tallo
de lo que extiende su semilla.
 
--------

Puedo ver el río más veloz que cualquier otro.
Sumergirme y repeler todas sus gotas.
El agua, en el sueño, no es como aquí; 
puede ser un abrigo, aun en su disfraz de sombra.
 
--------


¿Habrá un descanso para los ojos?
 
En el sueño, quien se tapa los ojos
también ve *
 
--------

Todo se agita allí, dentro.
Se desliza en túneles cavados
por un principio inmemorial.
 
--------
 
No hay aciertos ni errores.
Sólo una danza sin tiempo
¿El lodo?
 
--------
  
¿Debo ser una ermitaña?
¿Morir entre pájaros y ciervos?
¿No ser cantada por nadie?
 
--------
 
No ser cantada por nadie
¿es no haber existido?
  

Del Libro: Canto al cuerpo solar
(Barnacle, 2021),
de próxima aparición.
Envío de Verónica Vega
 Gabriela Troiano
 
 


Gabriela Troiano (Buenos Aires, 1980). Su actividad cultural integra encuentros de poesía, narración oral y teatro. Desde hace unos años, se dedica a la investigación de la tradición oral irlandesa y a su transmisión. Actualmente, se desempeña como profesora de Lengua y Literatura y está cursando el postítulo de Narración Oral en el Instituto SUMMA. Publicó: Éire (Al Filo de La Palabra Ediciones, 2018). Formó parte de la antología Poetas Reptantes (Textos intrusos, 2015) y algunos de sus poemas fueron difundidos por la revista Qu Literatura.




martes, 11 de mayo de 2021

EL BARCO DE ORQUÍDEAS – Poetisas de la China (IV)


 












EMBRIAGADA POR LAS SOMBRAS DE LAS FLORES
 
Un cúmulo de nubes vespertinas.
El perfume de las flores
En la obscuridad. Una melodía
Tocada con arpa acompaña
El recitado de poesía. El humo
Se eleva de los caracteres
De sello del reloj de incienso.
Cerramos la puerta corredera
De seda, bajamos las cortinas de
La cama y susurramos las
Palabras que no debe oír nadie
Más. La luz de la luna fluye
Como agua. El mundo entero está en
Calma. Mi joven amante sabe
Leer mis pensamientos. Riendo,
Lavamos el maquillaje de
Mi cara y nos contemplamos en
El espejo haciendo el amor.
 
 
Chîng-tsêng (Finales del siglo XIX)
 

CITA VESPERTINA
 
No puedo levantar la mano
Para llamar a tu puerta
Por miedo a que el sonido no
Sea lo bastante suave.
Un barquito regresa sin hacer
Sonar remos, pero espera
A la marea y la brisa del mar
Vespertina. Si, sentado
Bajo tu lámpara, oyes una suave
Respiración junto a tu
Puerta y sientes a alguien
En silencio junto a ti,
Tira el cigarrillo y empuja la
Puerta sin hacer ruido
Y ahí me verás esperándote.
 
 
Cheng Min (1924 - ?)
 
 


LA JARRA
 
Te quedas mirándola sin tristeza.
Es una jarra de porcelana
Para el agua en la mesa, como lo era
En los viejos tiempos, como
Junto a la fuente rumorosa. No
Sientes tristeza. Bebes la
Pura agua dulce que contiene.
En lo profundo del bosque
Diez mil hojas arrojan su brillo
Luminoso. Pasas por delante
Y sacas la jarra rebosante de agua
Clara. Ahí cobran forma
Poemas, uno tras otro. Siempre
Está colmada de sonidos
Musicales, del incesante batir
De alas. Yo estoy ahí, una
Pluma blanca. La mesa rebosa
De esperanza, como contra
Una orilla por la que cruzas
Venciendo el peso del
tiempo y te llevas la jarra.


 
Hsiung Hung (1940 - )
 
Gadir, 2007)
 
(Traducción del chino al inglés, Ling Chung y Kenneth Rexroth: del inglés al castellano, Carlos Manzano).

RECOMIENDO leer las Notas de Rexroth sobre las poetas chinas, al final del volumen (Nota del administrador).



lunes, 10 de mayo de 2021

EL BARCO DE ORQUÍDEAS – Poetisas de la China (III)


 












ALEGRÍA DE VINO
Para la melodía «Canción de sueño»
 
Recuerdo en Hsi Ting
Cuántas veces nos perdíamos,
Al atardecer, alegres y
Achispados, y no hallábamos
El camino de regreso.
Al caer la noche, exhaustos
De placer, dábamos la
Vuelta. Por error nos quedábamos
Aún más presos en la maraña
De flores de loto y asustábamos
A las gaviotas y las garcetas
De los bancos de arena, que se
Arremolinaban en el aire
Y huían hasta la orilla opuesta.


Li Ch’ing-chao
 
 
Para la melodía «Recogiendo moras»
 
Al anochecer, el viento y la lluvia
Ocultan de pronto el sol abrasador.
Toco la armónica un rato y después me
Pongo ropa ligera delante del Espejo adornado con nenúfares.
Con El camisón de seda purpúrea y
Transparente, mi blanca piel resplandece,
Fragante y suave como la nieve.
Sonrío a mi amor y le digo: «Esta noche,
Dentro de las cortinas de gasa
De nuestra cama, las almohadas y las
Sábanas van a estar frescas».
 


Cortesana anónima. Atribuido a Li Ch’ing chao
 
 
 
DESPEDIDA CON UNA MELODÍA SUREÑA
 
Llegará un día en que volveré a
Compartir los edredones y
Las almohadas que tengo guardados.
Una vez más, te dejaré, tímida,
Desnudarme y abrir suavemente mi joya
Cerrada. Nunca podría describir
Las diez mil bellas y sensuales formas
Como gozaremos al hacer el amor.
 

Huang O
 

 
Para la melodía «Nubes altas»
 
Tú sostuviste mi flor de loto en
Tus labios y jugaste con
El pistilo. Utilizamos un trozo de
Mágico cuerno de rinoceronte
Y no pudimos dormir ni un instante.
Durante toda la noche, la
Preciosa cresta del gallo se mantuvo
Erguida. Durante toda la
Noche, la abeja se aferró, trémula,
A los estambres de las flores.
¡Oh, mi dulce joya perfumada! Sólo a mi
Señor permitiré poseer mi
Sagrado estanque de loto y todas
Las noches te dejaré que
Hagas brotar en mí flores de fuego.
 
 
Huang O
 
(Del libro: El barco de orquídeas, 
poetisas de la China,
Gadir, 2007)
 
(Traducción del chino al inglés, Ling Chung y Kenneth Rexroth: del inglés al castellano, Carlos Manzano).
 

IMAGEN: La poeta Li Ch’ing-chao.



domingo, 9 de mayo de 2021

EL BARCO DE ORQUÍDEAS – Poetisas de la China (II)


 












 

EL ESTANQUE SOMBREADO POR BAMBÚES


Mi señor contempla un estanque en el
Que las ramas se inclinan sobre
El agua y las verdes ondas de jade
Fluyen sin cesar, día tras día.


 
Chang Wên-chi (¿Siglo lX?)


 
 
BOCA DE SÁNDALO ROJO

Unas cerecitas sorben delicadamente
En el borde de la copa de vino.
Palabras hermosas flotan en perfume de
Jazmín. Como la boca de la cantante
Fan Su, concubina de Po-Chü-i, los dientes
Son como blancas semillas de melón
Y los labios parecen flores de granado.
 
 
Chao Luan-luan
 


 
Para la melodía «El exótico peinado del Bodhisattva»
 
Los rayos del sol bajo, reflejados
En la corriente,
brillan en Las colinas. Mientras las sombras
Envuelven la casa y la terraza,
Los patos mandarines vuelan hasta
Su nido. En la ribera opuesta
Las rojas flores de almendro resaltan
Sobre las paredes del pueblo.
Mañana y noche, me paseo a lo largo
De las riberas y bajo los
Verdes sauces. Llevo tres años
Viendo volar la pelusa de
Sauce y mi hombre sigue sin volver.

 
La Dama Wei (Finales del siglo XI- principios del siglo Xll)
 


(Del libro: El barco de orquídeas
poetisas de la China,
Gadir, 2007)

(Traducción del chino al inglés, Ling Chung y Kenneth Rexroth: del inglés al castellano, Carlos Manzano).
 




sábado, 8 de mayo de 2021

EL BARCO DE ORQUÍDEAS – Poetisas de la China (I)


 







CANCIÓN DEL PELO BLANCO
 
Mi amor, como mi pelo, es puro,
Blanquísimo como la nieve
En la montaña, brillante y blanco
Como la luna entre las nubes,
Pero he descubierto tu doblez. Hemos
Llegado al límite. Hoy hemos
Brindado por nosotros con una copa
De vino. Mañana caminaré sola
Junto al foso y contemplaré las frías
Aguas fluir hacia el Este y el
Oeste, sola, acongojada, en medio del
Tiempo gélido. ¿Por qué ha de dar
El matrimonio sólo lágrimas? Yo sólo
Quería un hombre con un solo
Corazón y que estuviéramos juntos,
Mientras el pelo se nos volviese
Blanco, y no alguien que siempre estuviera
Persiguiendo peces culebreantes
Con su caña de bambú. La integridad de un
Hombre leal vale más que el dinero.

 
Chuo Wên-chün (Siglo Il a.C.)
 
 


 
CANCIÓN DE PRIMAVERA
 
En la soleada primavera de marzo y abril,
Cuando el agua y la hierba son
Del mismo color, conocí a un joven que
Andaba, indolente, por el camino.
Cuánto siento no haberlo conocido antes.
 
En la soleada primavera de marzo y abril,
Cuando el agua y la hierba son
Del mismo color, alzo la mano y cojo
Flores de las enredaderas. Su
Perfume es como el aliento de mi amor.
 
Llevo cuatro años, cinco ya, esperándote.
Durante esta larga espera mi amor
Se ha vuelto pena. Ojalá pudiésemos
Marcharnos, volver a algún lugar
Solitario, donde pudiera entregar mi
Cuerpo por entero a tus abrazos.
 
 
Mêng Chu (Siglo III)
 


AL MODO DE UNO DE LOS FAMOSOS DIECINUEVE POEMAS DE HAN

Junto a la ventana crecen bambúes esbeltos.
Un árbol tung sobresale por encima
De la cancela. Una joven de una belleza
Deslumbrante está asomada al balcón
Azul. Su alta sala esta gélida y desolada.
Sus pensamientos son puros como
La escarcha otoñal. Su cara de jade es
Aún más hermosa que las flores de
Primavera. No tiene nada que lamentar
De su vida, excepto que su Señor se
Incorporará al ejército demasiado pronto.
Le da vergüenza tocar la cítara
A la luz de la luna o pintarse las cejas
Cuando sopla el viento primaveral.


 
Pao Ling-Hui (Siglo v)
 
(Del libro: El barco de orquídeas
poetisas de la China,
Gadir, 2007)
 
(Traducción del chino al inglés, Ling Chung y Kenneth Rexroth: del inglés al castellano, Carlos Manzano).


viernes, 7 de mayo de 2021

PAPERHOUSE

 



Del disco "Paperhouse" -1971-.


CAN fue una de las bandas de música más importantes e influyentes 
del movimiento Kratrock de Alemania a fines de los años 60'. 

jueves, 6 de mayo de 2021

LA VIDA SIN FIN



No tiene fin
la espléndida vida del mundo
no tiene fin su hermoso vivir
su hermoso respirar
sus hermosas criaturas sensibles
observando escuchando y pensando
riendo y bailando
suspirando y llorando
a través de las tardes sin fin
noches sin fin de amor y éxtasis
alegría y desesperanza
bebiendo y fumando
charlando cantando
en los Amsterdams sin fin
de la existencia
de animadas conversaciones sin fin
y de los cafés sin fin
en los cafés literarios de las mañanas de lluvia
sin fin las películas de la calle que pasan
en los automóviles en los tranvías del deseo
en las inagotables vías de la luz radiante
Sin fin el baile de las melenas
al ritmo sin aliento del punk rock
y de la música disco su aire en la cabeza
a través de las medianoches de la Vía Láctea
hasta los paraísos del amanecer
hablando fumando y pensando
de todo aquello que en la noche no tiene fin
en lo blanco de la noche la luz de la noche
Ah sí el vivir y amar no tienen fin
odiando y amando besando y matando
No tienen fin los latidos la respiración la procreación
la rueda de la vida de carnes
girando constantemente en el tiempo
Vida sin fin muerte sin fin
no tienen fin el aire y la respiración
Mundos sin fin
en los que los días nunca terminan
en las capitales del otoño
sus grandes avenidas de hojas en llamas
Sin fin los sueños y los cuerpos
en los que el sueño desovilla
las mangas tejidas de la ansiedad
los laberintos del pensamiento
las laberínticas ensoñaciones del amor
las espirales del deseo y su exageración
los innumerables finales de lo innombrable
Sin fin los cielos incendiados
sin fin el universo que gira
Mundo sobre una hoguera de hongos
No tiene fin el fuego que respira en nuestros cuerpos
tatuados comedores de fuego bailando en las plazas
tragando el aire incendiado de la gasolina
Valiente el corazón batiente de la vida llameante
sus pulsos compases y llamas apagadas
Sin fin los campos de los sentidos
los olores del deseo del amor
los maullidos de los gatos en celo
el aroma intenso de los sexos
El sonido de los que hacen el amor no tiene fin
el sonido de las camas chirriantes no tiene fin
el gemido de los amantes no tiene fin
escuchado en la noche a través de las paredes
Los gritos del éxtasis inacabables
las voces encendidas
en la última y perdida culminación
el ruido de las máquinas de música saltando
el fluir del jazz del esperma sus ritmos
difunden su energía en el paraíso
Y luego los intentos de fuga no tienen fin
huir de la náusea de Sartre
de las colinas peladas
donde se consumió la sensación
en el lento fuego del tiempo
de la alegría de vivir desesperanzada
de los barcos cargados de ilustración
de los barcos cargados de mierda
que aún flotan
en los infernales ríos de Caronte
codicias histerias paranoias
poluciones y perversiones
Sin fin l’homme revolté
en el anónimo rostro de la muerte
en las huellas del estado monstruo
No tiene fin sus visiones anárquicas
No tiene fin su alienación
No tiene fin su poesía alienada
tábano del estado
portador de la esencia de Eros
No tiene fin el sonido de la vida
del hombre que vive en la tierra
las audiciones radiales sin fin
las transmisiones de tv sin fin
No tienen fin
los rollos de papel en la rotativas
el fluir de las palabras y las imágenes
en las cintas de las máquinas de escribir
escritura automática y garabatos
sin fin los pòemes dictés por lo desconocido
sin fin los llamados telefónicos
hacia los confines de la tierra
y la espera de los amantes en las terminales
y el llanto de los pájaros en las terrazas
y el graznido constante de los cuervos en el cielo
y el multiplicado canto de los grillos
y los mares rugientes y las aguas gimientes
alzándose y cayendo sobre guijarros distantes
y las mareas lamedoras durante los Idus del otoño
beso salitroso de la creación
Infinitas las campanas del mar anunciándose
Más allá de las represas y los diques de la vida
y el repetido llamado de las campanas
en las iglesias vacías
en las torres del tiempo
Infinita la manifestación de calamidades
del barbado hombre santificado
No tiene fin
La cuerda del corazón del mundo
desenroscándose
resplandeciente en el tiempo
brillando a través del espacio
No tienen fin los cruceros turísticos
atravesándola
barquitos pequeños en los canales infinitos
millones de ventanas en llamas en el atardecer
la ciudad quemándose con las sobras de la luz
los distritos de faroles rojos brillan y danzan
con pijas porno pijas de neón
y los vibradores que vibran sin descanso
en las piezas de edificios a medio derruir
Sin fin el movimiento de las mandíbulas
masticando las carnes de los sandwiches del deseo
los jugosos bifes anchos del amor
Sin fin los sueños y los orgasmos
ritos de fertilidad ritos de pasaje
y el vuelo de las aves fértiles
sobre los techos de las casas
y los huevos que caen en los nidos
en las vaginas sin fin
los intentos y tentaciones de la carne
en las habitaciones por hora del amor
donde canta la paloma golpeada
No tiene fin el nacimiento de las criaturas
en los sitios donde el amor y el deseo
han tomado aposento
Sin fin el dulce nacimiento de la conciencia
y sus amargas muertes en vano
Sin fin el marchitamiento
de las pieles las frutas efímeras fugaces
y las sirenas de neón
cantando unas a otras en alguna parte
Sin fin las leves variaciones
de lo absolutamente familiar
los fuegos de la juventud
las brasas de la ancianidad
la furia del poeta renacido
No tiene fin toda creación
en la danza muda de las moléculas
Todo se transmuta todo cae en el silencio
y todo gime llora una y otra vez
Sin fin la espera interminable
Dios y Godot
nunca terminan de llegar
No tienen fin las acciones los planes
los dilemas y las demoras
Absurda la espera que anula la acción
y desea que ya no existan las guerras
y desea la desaparición de los estados
Es inútil la espera que niega la acción
No tiene fin la lucha entre el bien y el mal
las cabriolas del destino los viajes del odio
sin fin la energía nuclear
la energía interna de la tierra
las reacciones en cadena sin fin
del fogonazo final
que fallan en sus intentos
mientras las Blancas Bicicletas de la protesta
circulan lentamente a su alrededor
Pues algún día estos dioses con rostros caninos
que calzan zapatos a la moda escarpines de Gucci
botas tejanas y sombreros de latón
y viven en bunkers
con muchos botones e interruptores
a su alcance
desaparecerán les llegará el fin
Pues lo que nunca tendrá fin
es la esperanzadora posibilidad
de elegir en nuestras encrucijadas
elección que aún no ha sido realizada
elegiremos
la iluminación de las mentes oscuras
los senderos de la gloria
los verdes gigantes de la casualidad
los anzuelos de la esperanza
en los pantanos del desaliento
las colinas en la distancia
los pájaros en los arbustos
los arroyos de la luz oculta
las melodías desconocidas
las sesiones del pensamiento dulce y silencioso
y las muertes felices de los corazones todos los días
y las pijas de barro
y los pies enfundados en zapatillas
recorriendo la bahía
Y es más
son infinitas las puertas
de la percepción que aún deben ser abiertas
y los potentes chorros de luz
en el elevado espíritu del hombre
en el espacio exterior muy dentro nuestro
en el Amsterdam del Ying y del Yang
Sin fin las rubaiatas sin fin las beatitudes
sin fin los shangrilas sin fin los nirvanas
sutras y mantras sin fin
satoris y sensaras sin fin
Bodhiramas y Bodisatvas
Karmas y Karmapas
Sin fin las Shivas cantando danzando
en los humeantes vientres del éxtasis
Brillos trascendencia
penetrando la cristalina noche del tiempo
en el silencio sin fin del alma
en la larga y altisonante historia del hombre
en el sonido y la furia sin fin
significando todo
con sus alucinaciones sin fin
adoraciones e iluminaciones
y destrucción total
y erecciones e exhibiciones
fascismo y machismo
circos de las almas extraviadas
parques de diversión de la imaginación
Coney Islands
del poema sin mente sin fin
dictado por la voz individual
del inconsciente colectivo
ciego en las huellas
del tiempo
En los últimos días de Alejandría
El día que precede a Waterloo
Los bailes prosiguen
En la noche se escuchan
los sonidos de una fiesta bulliciosa
 

Amsterdam, Julio de 1980

De: “La vida sin fin”, Arquitrabe, 2015

 Lawrence Ferlinghetti

                                            (Traducción Esteban Moore)

Lawrence Ferlinghetti (Nueva York, 1919, California, 2021) Poeta estadounidense. Estudió en la Universidad de Carolina del Norte, participó en la Segunda Guerra Mundial, se licenció en la Universidad de Columbia (1948) y se doctoró en la Sorbona de París (1951). En 1952 creó en San Francisco la librería y editorial City Lights, en la que publicó sus obras y las de los poetas beat. Entre sus poemarios cabe citar Un Coney Island de la mente (1958), A partir de San Francisco (1961), ¿Tyrannus Nix? (1969) y Paisajes de la vida y la muerte (1979). Es también autor de la novela Ella (1960) y de obras teatrales, reunidas en Argumentos injustos con existencia (1963). En la década de los noventa publicó The Cool Eye (1993) y A Far Rockaway of the Heart (1997). En 1993 recibió el Poetry Prize City of Rome. Miembro del movimiento beat surgido en su país en la década de 1950, junto a autores como Allen Ginsberg, Gregory Corso, Jack Keouac y otros, la poesía de Lawrence Ferlinghetti ha sido descrita como una alianza de la inteligencia con el compromiso político. De familia italiana, parte de su infancia transcurrió en Francia. Estudió en la Sorbona y en las universidades de Carolina del Norte y Columbia. Volvió a Europa y participó en la resistencia durante la Segunda Guerra Mundial. Escribió prosa antes de unirse al grupo beat, y fue el fundador de la mítica librería y editorial City Lights Books. Ha sido catalogado como el más intelectual de los beatnik, tal vez por su formación francesa y sus versos lúcidos, reflexivos e ingeniosos, que sirvieron para numerosas lecturas en cafés y universidades. Su volumen Un Coney Island de la mente (1958) fue muy vendido en su época. Algunos de sus poemas, como el extenso Tentative Description of a Dinner Given to Promote the Impeachment of President Eisenhower (1958), llegaron a ser populares por la ironía y el estilo contestatario. Una parte de su poesía estuvo orientada hacia esta dimensión política, como los volúmenes dedicados al revolucionario cubano Fidel Castro y al conflicto del Vietnam: One Thousand Fearful Words for Fidel Castro (1961) y ¿Dónde está Vietnam? (1965). Cabe asimismo destacar ¿Tyrannus Nix? (1969) y ¿Quiénes somos hoy? (1976). Su labor como editor y traductor también fue de mucha importancia, pues editó nombres fundamentales de la época, como Henry Michaux, Antonin Artaud, William S. Burroughs, Yevgueni Yevtushenko, Denise Levertov y otros. En 1981 se publicó una colección retrospectiva de su poesía bajo el título Endless Life y en 1998 fue laureado como poeta de la ciudad de San Francisco. Además de la poesía escrita, grabó varios discos recitándola. Su obra, como la de los demás miembros de la beat generation, se sustentó en la oralidad, el mensaje impactante en la juventud, los ritmos encantatarios de los versos y la mezcla de erudición y contenidos populares.
(Biografía tomada de la Enciclopedia virtual “Biografías y vidas”.)