domingo, 17 de junio de 2018

EL RETORNO DE HARTZ



























La música se lleva en la bragueta
o en el corpiño si uno es hembra
pero
Hartz
el pobre Hartz
el pobrecito Hartz tan moderno
en el sudor de su grasa llevaba el pentagrama
la notación de esas parcas
miserables perlas
(lo imposible igual es no tenerlas


Hartz es poco
y harto calla
y mira por la ventana
y no es para él tampoco
para su laya
la bendita estrella de la mañana


Judío pero no del Antiguo Testamento
más bien un liberal apenas, a secas,
ni siquiera acérrimo,
Hartz entró en el Tortoni
y entre los mármoles buscó una mesa.
Así como de libros, La Casa Editorial,
también tenía acciones de alpargatas.
Pidió primero un té.
Después, una menta:
no tanto para beberla
como para divertirse con sus colores memos.
Pero el tiro le salió por la culata:
se aburrió
como el suicida Svichigailov
cuando la noche previa de pindongueo y aguacero
anunció su largo viaje
irrumpiendo en la casa de su novia
que púber y dinero y padres y rubor
sólo era una nena





Osvaldo Lamborghini (Buenos Aires, Argentina, 1940- Barcelona, España, 1985) 





viernes, 15 de junio de 2018

“Yo soy tu proveedora de droga”


























A la madre Hogarth la encadenaron
a un minúsculo obelisco de piedra carmesí.
La ubicaron para el cachetazo.
Cualquiera puede infligirle una herida cortante de arma blanca
o propinarle un golpe contundente.
Cualquiera puede divertirse con ella,
que sangra y brilla en hematomas espléndidos.
El semen le chorrea por las piernas y ha perdido un ojo,
consecuencias del látigo.
Le arrancaron también todos los dientes
para verla florearse con más clase
en su habilidad de mamavergas.
Pero.

“Yo soy tu proveedora de droga”.

No es un consuelo, es una profecía de universales esperanzas.
Y cuando la canturrea en forma de canción
no hay quien deje de escucharla.

“Yo soy tu proveedora de droga”


En los alrededores de Once, 

en mi recorrida,
hice negocio con un renguito y nos fuimos juntos.
Con cuidado.
Había que rehuir los patrulleros.




Cuanto más límpidas te parezcan
Las aguas del lago
Y aun cuando creas
Rebosar de plenitud
Igual recuérdame
Yo soy tu proveedora de droga
Cuando contemples
Con mirada ascendente y pura
El triunfo de los pájaros
Y la derrota de las olas
Igual recuérdame
Yo soy tu proveedora de droga
Cuando vayas al encuentro
De la amada o el amado
Sintiéndote seguro
Del esplendor de sus pupilas
Igual recuérdame
Yo soy tu proveedora de droga
Y no me abandones
Prematuramente
No te comportes
Como un ingrato
Recuérdame siempre


Yo soy tu proveedora de droga





Osvaldo Lamborghini (Buenos Aires, Argentina, 1940- Barcelona, España, 1985) 





miércoles, 13 de junio de 2018

HE LLEGADO




Sí, he llegado.
Estoy en la casa de su mujer.
Señora, piedad. Ábrase de piernas.
Sésamo, ábrete. Me gustan estos muslos
de manteca. Me gusta abstractamente claro, la muerte
Ella y su corpiño,
por añadidura negro, hacen aparecer
Los senos inefables.
Si desde la ventana me disparan
Mientras estoy en cópula
El disparo me desparramará los sesos
Y me iré al hueco sin cabeza.
Usted, Señora, fue su mujer y lo es aún.
Cuénteme de ese hombre suyo:
Señora, sus tobillos,
Por de alguna manera decirlo
Tienen la rara calidad del alabastro
Y la blancura de las hostias.
Las venitas del empeine,
de la mala pécora del empeine,
Son todos mis días de deseo, los 

cálices,
Una vida religiosa de deseo.
Empeine, Empeine
Oh Señora
Oh Clítoris
Mi lengua crotta quiere estar ahí
En su covacha de sal incierta
En la penumbra de la hornacina.
Encendió el hornillo y puso el agua.
Me excitó no poco verla moverse por la cocina
envuelta en aquel vestido
tan ajustado. Todo
en ella me atraía.
A la noche me tomé una botella entera de ginebra
y unas cuantas pastillas de veronal.
A la mañana siguiente no estaba muerto




Osvaldo Lamborghini (Buenos Aires, Argentina, 1940- Barcelona, España, 1985) 





lunes, 11 de junio de 2018

LA IMAGEN RUEDA








































Alguien toma la palabra como quien bebe un vaso de agua  
como quien bebe un vaso de vino    sereno uno embriagado el otro 
la palabra dice y no dice      señala y señala algo distinto   
alguien dice   alguien tiene la palabra   aclara   acota   responde   
alguien pregunta   otro dice tener las palabras    dice tener la palabra  
el oro de la lengua dice   el oro (así lo dice) el oro de la lengua  
alguien dice tenerlo  otro lo retiene   lo roba   otro más lo deja ir
como río sin agua lo deja ir    como perro enfurecido    alguien no quiere oír
no quiere escuchar    las palabras (dice) están rabiosas     muerden
alguien teme las palabras   teme que otro le dirija la palabra
ahí de frente con su cuchillo     la palabra es un cuchillo afilado
(dice el otro)    la palabra mata como una espada    como río con agua
la palabra salva  (dice alguien por ahí)   la palabra (dice ese) es un salvavidas
         eso es la palabra (dice)    ahí lo real tiene dientes
                            ahí martillean las palabras   

                                           allí (adentro) como quien martillea un sillón desfundado.



*

(a dareila)

Como un monolito muy pesado     como una espada que corta
como una piedra rugosa o una pared llena de texturas
 como una puerta que no se abre       como un pez que se escapa
sólida   cortante   áspera
                              infranqueable   huidiza     
como una espada que corta      como una puerta que no se abre
(afuera)  adentro     cortante    como un monolito lleno de texturas
áspera      como un pez que escapa  
                                     infranqueable      como una espada rugosa
sólida     como una puerta que corta     
                              áspera   cortante   huidiza       así es
desprovista de nombres       hueso para roer
                                                                         dareila.



*


más rápido, más rápido  [decía en la pantalla] ─ conteste rápido y puntual─ (pensó
sin pensar)  ─rápida y exacta la respuesta─  la velocidad (pensó) y luego el miedo
todo marchando ─sin pausa─  la pausa es el error  (pensó)    [como máquinas]
                                  ─rápidos y exactos, puntuales y veloces─  (sin pensar)  pensó:
“la inteligencia es una serpiente sigilosa se arrastra lenta hasta dar veloz con su presa”
pausa…. …pausa…….y de pronto el zarpazo  ─así el tigre─  así el cazador─
                                                                   la caza estática? (recordó aquel concepto)
¿cuántos tipos de inteligencia hay?

                                         [mientras tanto la máquina la había vencido]


(Del libro inédito:
"La imagen rueda", 
envío de la autora)

Tania Favela




Tania Favela Bustillo (Ciudad de México, 1970). Cursó el Doctorado en Literatura Latinoamericana en la Universidad Nacional Autónoma de México. Publicó el libro de poemas Materia del Camino (Compañía, 2006), la traducción (junto con Jahel Leal) del libro En la tierra de Robert Creeley (Textofilia, 2008), el libro de poemas Pequeños Resquicios (Textofilia, 2013) y la antología de poesía El desierto nunca se acaba de José Watanabe (Textofilia, 2013) y Un ejercicio cotidiano, selección de prosas de Hugo Gola (prólogo y selección, Toé, 2016). Actualmente es académica de tiempo completo en la UIA. Desde 1994 imparte clases de literatura en el Departamento de Letras de la Universidad Iberoamericana. Del 2000 al 2011 formó parte del Consejo Editorial de la revista El poeta y su trabajo dirigida por el poeta argentino Hugo Gola. Ha publicado poemas, traducciones y ensayos en distintas revistas, tales como El poeta y su trabajo, El pez náufrago, Este País, Periódico de Poesía de la UNAM, Revista Laboratorio (Chile), Tierra Adentro, entre otras. 





sábado, 9 de junio de 2018

LA SOMBRA DE LA AZUCENA





















VI

La vela que gotea sobre el mantel bordado.
La piel, pétalo sobre la fuente abandonada.
A un hombre le sangra la nariz rota de un golpe
en un ring de suburbio, 
con las paredes húmedas 
pintadas de naranja. Una mujer se levanta de una sala
a la que no habrá de volver dejando atrás 
la infancia y la muñeca. El racimo y el sueño.
Y no haber nadie 
Nadie que espere en ningún sitio.
Apenas si se barren los restos de la cena.
Apenas si se nombra el porvenir.
Apenas el ala violeta del sombrero.
El tacto, apenas.



Láquesis

Es un prisma. Es un prisma que gira.
Es un prisma que fragmenta la luz, la descompone.
Es un sueño la luz.
Es un sueño la luz que se repite.
Es un espacio verde, que se hiciera
Hay dos amordazados en la luz
en el preciso verde. 
Gira una vez el prisma y se hizo tarde.
Gira una vez la luz y hay un zapato suspendido en la esquina
un montón de arañitas verdes, casi transparentes que caminan
incendiándose el lomo, sobre una tela casi transparente que no
deja respirar a los que de una manera casi transparente
empiezan a quemarse. 
Afuera, alguien salta tratando de mirar por la ventana
un golpe apenas en el vidrio, una marca de sangre.
Y es la luz, los irisados tonos de la angustia 
Ese silencio bordado de la tela
Crujiendo, desde la lluvia verde, casi transparente.



Silvia Guerra



Silvia Guerra nació en Maldonado, Uruguay, en 1961. Es una firme activista del intercambio poético y una presencia frecuente en recitales de poesía. Sus libros publicados son De la arena nace el agua (Montevideo, 1987), Idea de la aventura (Montevideo, 1990), Replicantes astrales (Montevideo, 1993), La sombra de la azucena (New York, 2000), Nada de nadie (Buenos Aires, 2001), Estampas de un tapiz (New York, 2006), Fuera del relato. Una biografia aproximada de Lautreámont (Vitoria-Gasteiz, 2008),Pulso (Madrid, 2011). Con Verónica Zondek es la editoria de dos volúmenes de investigación: El ojo atravesado I. Correspondencia entre Gabriela Mistral y escritores uruguayos (Chile, 2005) y El ojo atravesado II. Gabriela Mistral enre los uruguayos(Chile, 2007). Con Mariela Dreyfus es responsable de la edición y prólogo de Poesía completa de Juan Parra del Riego (Sevilla, 2013). Ha sido coorganizadora del Primer Festival Hispano Americano de Poesía en Uruguay (1993) y de la Primera Bienal Metropolitana de Poesía en Uruguay (2006) y cofundó el sello editorial La Flauta Mágica. También es coautora de un libro de reportajes, Conversaciones oblicuas / Diálogos entre la cultura y el poder (Montevideo, 2002).





jueves, 7 de junio de 2018

MEDIODÍA




Transparentes los aires, transparentes
la hoz de la mañana,
los blancos montes tibios, los gestos de las olas,
todo ese mar, todo ese mar que cumple
su profunda tarea,
el mar ensimismado,
el mar, a esa hora de miel en que el instinto
zumba como una abeja somnolienta...
Sol, amor, azucenas dilatadas, marinas,
Ramas rubias sensibles y tiernas como cuerpos,
vastas arenas pálidas.

Transparentes los aires, transparentes
las voces, el silencio.
A orillas del amor, del mar, de la mañana,
en la arena caliente, temblante de blancura,
cada uno es un fruto madurando su muerte.



EL MAR

Tan arduamente el mar,
tan arduamente,
el lento mar inmenso,
tan largamente en sí, cansadamente,
el hondo mar eterno.

Lento mar, hondo mar,
profundo mar inmenso...

Tan lenta y honda y largamente y tanto
insistente y cansado ser cayendo
como un llanto, sin fin,
pesadamente,
tenazmente muriendo...

Va creciendo sereno desde el fondo,
sabiamente creciendo,
lentamente, hondamente, largamente,
pausadamente,
mar,
arduo, cansado mar,
Padre de mi silencio.



UNA VEZ

Soy mi padre y mi madre
soy mis hijos
y soy el mundo
soy la vida
y no soy nada
nadie
un pedazo animado
una visita
que no estuvo
que no estará después.

Estoy estando ahora
casi no sé más nada
como una vez estaban
otras cosas que fueron
como un cielo lejano
un mes
una semana
un día de verano
que otros días del mundo
disiparon.



Idea Vilariño



Idea Vilariño. Poeta uruguaya nacida en Montevideo en 1920, y fallecida, en la misma ciudad, en 2009. Además de poeta, es crítica literaria, traductora, compositora y educadora. Su personalidad y sus convicciones la llevaron durante muchos años a rechazar cualquier tipo de promoción de su nombre y de su obra. A pesar de ello, ha sido traducida a otros idiomas y ha ganado varios premios internacionales.Sus poemas, dotados de gran musicalidad, se han agrupado en «La suplicante», «Poemas de amor», «Nocturnos», «Poesía» "Pobre mundo" y "No".





martes, 5 de junio de 2018

YA NO SERÁ





Ya no será
ya no
no viviré contigo
no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa
no te tendré de noche
no te besaré al irme
nunca sabrás quién fui
por qué me amaron otros.
No llegaré a saber por qué ni cómo nunca
ni si era de verdad
lo que dijiste que era
ni quién fuiste
ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido
vivir juntos
querernos
esperarnos
estar.

Ya no soy más que yo
para siempre y tú
ya
no serás para mí
más que tú. Ya no estás
en un día futuro
no sabré dónde vives
con quién
ni si te acuerdas.
No me abrazarás nunca
como esa noche
nunca.

No volveré a tocarte.
No te veré morir.



Idea Vilariño (Uruguay; Montevideo, 1920 -Id., 2009)



COMENTARIO: 

                    Uno de los poemas más célebres de la autora, dedicado a quien fuera su amante durante catorce años: el escritor uruguayo Juan Carlos Onetti. El último hombre de quien debí enamorarme”, según le confesaría Idea, a la periodista María Esther Gilio. Fue una relacion pasional y tumultuosa. Ella tuvo otros amantes, muchos; él arrastraba fama de mujeriego y bebedor. Ella se casaría una vez, él, cuatro; nada impediría sus encuentros tórridos, “Había un hombre que llegaba a mi casa sin aviso, a cualquier hora. Cerrábamos las puertas y las ventanas. Se detenían todos los relojes”. Ella le dedicaría en 1957, el libro: "Poemas de amor", donde está incuido el poema que publicamos; y Onetti, le dedica "El Libro de Los adioses".  Se conocieron en Montevideo, allá por 1950, y la relación duró de aquella manera hasta 1974. Al encuentro inicial acudió con unos amigos de la revista Número. A Onetti -cuenta- lo tenía por “cretino”, él por una busca hombres; “él se encontró un ser delicado con una sonrisa giocondina”, ella, con “un seductor muy inteligente”. “Esa misma noche me enamoré de él. Me enamoré, me enamoré, me enamoré”, le contaría a Gilio, biógrafa de Onetti.Y la vida sigue, en 1953 Onetti se casa con Dorotea Muhr, pero no dejó a Vilariño, ni se preocupó de escondérselo a su esposa. Eran siempre visitas intermitentes. En 1961, una noche mientras estaban juntos fue asesinado por error el profesor Arbelio Ramírez; el destinatario de aquella bala era el mismísimo Che Guevara. Ella, militante, se preparaba para ir a la asamblea. Advertido por la circunstancia, Onetti la paró al llegar al umbral de la puerta: “Si te vas, no me ves más”; se fue. A la vuelta, Idea se encontró una nota llena de insultos y un manojo de poemas hechos añicos junto a la pata de la cama. Se volvieron a ver en 1974, en el hospital donde él estaba convaleciente junto a su esposa Dolly; ella, los dejó solos, sabía que habían sido amantes. Fue lo de siempre, silencios, besos y llantos. Un año después Onetti recalaría en Madrid donde fue durante años el célebre encamado que todos conocemos, murió en 1994. Idea lo visitó en varias ocasiones. 


(Material parcialmente tomado de la Revista virtual "La Región"17-12-2015)




domingo, 3 de junio de 2018

SOY LA MUCHACHA MALA DE LA HISTORIA




soy
la muchacha mala de la historia,
la que fornicó con tres hombres
y le sacó cuernos a su marido.

soy la mujer
que lo engañó cotidianamente
por un miserable plato de lentejas,
la que le quitó lentamente su ropaje de bondad
hasta convertirlo en una piedra
negra y estéril, 
soy la mujer que lo castró 
con infinitos gestos de ternura
y gemidos falsos en la cama.

soy
la muchacha mala de la historia.






hubiéramos querido tener en nuestras manos
la eternidad de nuestras vidas
pero sólo nos era permitido
ocupar el cuarto por tres horas.
la vieja cama rechinó hiriendo nuestros oídos,
para entonces ya nada importaba.
con las precauciones del caso
cara - a - cara
intentamos recuperar nuestro destino
y nos amamos desesperadamente.
yo
todavía conservo
una mata de tu pelo entre mis piernas.




TÍMIDA Y AVERGONZADA


tímida y avergonzada
dejé que quitaras lentamente mis vestidos,
desnuda
sin saber qué hacer y muerta de frío
me acomodé entre tus piernas
¿es la primera vez?
preguntaste,
sólo pude llorar.
oí que me decías que todo iba a salir bien
que no me preocupara,
yo recordaba las largas discusiones de mis padres,
el desesperado llanto de mi madre
y su voz diciéndome:
"nunca confíes en los hombres".

Comprendiste mi dolor
y con infinita ternura
cubriste mi cuerpo con tu cuerpo,
tienes que abrir las piernas, murmuraste,
y yo me sentí torpe y desolada.




María Emilia Cornejo 





La poeta peruana, María Emilia Cornejo, nació en Lima, en 1949, y se suicidó en la misma ciudad,  en 1972, a los 23 años,  producto de una sobredosis de pastillas. En el círculo literario se cuenta que se había casado con Oswaldo Márquez y que deseaba con muchas ansias ser madre; sin embargo, perdió su bebe cuando tenía tres meses de embarazo. Luego, la depresión fue mellando su existencia. La poeta-mujer estudió Literatura en la Universidad Nacional Mayor de san Marcos y participó  del taller de poesía de dicho claustro universitario que era dirigido por Hildebrando Pérez junto al poeta Marco Martos. Aunque su asistencia fue irregular entre 1970-1972 y que pocos sabían que era poeta, algunos de sus escritos fueron publicados en 1970 en la revista Gesta y luego de fallecer fueron impresos tres poemas por Isaac Rupay, Director de la revista literaria Eros, en el único y mítico número de 1973. Armando Arteaga la describe como misteriosa y silenciosa, amable y agradable en su conversación, de una presencia frondosa y de una ternura ideal. Mientras José Rosas Ribeyro narra que semanas antes de su suicidio, ella asumiría una actitud desesperada, desolada, con la angustia marcada en el rostro y la firme intención de ahogar su malestar existencial en el alcohol y el jolgorio de las fiestas. Al margen de los adjetivos para ella, Cornejo es considerada la iniciadora de la nueva corriente del erotismo de la poesía en el Perú. Ella se atrevió a presentar una voz femenina como yo poético que desnuda su pudor y condición de mujer para plasmar las contradicciones entre la vivencia del cuerpo y las consecuencias de sentir, amar y sufrir por ser el complemento del varón y ser ella misma. También, a través de su poesía, aunque en algunos poemas específicos, se puede valorar su preocupación social producto del momento histórico y contextual que le toco vivir.





viernes, 1 de junio de 2018

DEL AMOR



























Debés ser lo más simple posible
esa es la entereza perfecta
cuando sos fresco y nuevo
bien sabés que todo es pobre
menos el silencioso acto de amar.
Las fuerzas me llegan de las raíces amargas
y de las ceremonias de la tierra invisiblemente profundas,
donde todos estamos en casa y estamos ahora
solo en un corto y alegre viaje.
Amar es el acto más completo del hombre,
solo podés cumplirlo como un ser vivo
dispuesto para el viaje inesperado,
todas las otras maneras son logros ficticios.
Todo lo demás es una fuerza mentirosa y aparente.
Solo en el acto de amar nos purificamos
para el futuro y nos preparamos
para la vida del espíritu. Por eso
las jóvenes bellas conocen el desdeño
y son en el amor alegremente indolentes.
Bajo las estrellas hay justo espacio 
para el acto de amor completo. Vayamos en paz
hacia la noche desconocida y fértil.



Edvard Kocbek

(Traducción y biografía: Julia Sarachu)

(Tomado de la Revista digital 
No-Retornable v9)

CAS PESMI


Pravijo: cas pesmi zahaja, 
clovek je prodal presezke, 
primanjkljaji so utrudljivi, 
strah pred smrtjo unicuje 
poetiko za poetiko, 
kar pisemo, so le znamenja, 
samo norec je to, kar ni. 

Vs ismo utrujenem prostoru. 
Cas zahaja in zopet vzhaja. 
Sleherna tema je cudezna. 
Sleherna zmeda je zdravilo. 
Sila in nemir se ne ustavita. 
Domacija je odsla na tuje 
kakor deklica pred zrcalo, 
razveselila se je obraza, 
morje je neznansko globoko. 

Zdaj se vracam, mila moja. 
Vrtnarici sije dlan od carov. 
Nikoli ne ponovi kretnje. 
Posnemam jo v tetoviranju 
vsega zivega in izgubljam strah. 
Iz sedmih ran svete norosti 
puhti omama neverjetne govorice. 
Odhajam v podivjane pokrajine. 
Vse svoje njive sem dal v prelog. 
Matica mi je kar naprej na prahi. 
Spoznali me boste po bosih nogah 
in po globokih sanjah o gori, 
ki je odsla k preroku.





Edvard Kocbek (Eslovenia 1904/ 1981) es uno de los autores más importantes de la literatura eslovena del siglo XX, fue poeta, narrador, ensayista y traductor. Se unió a los partizanos (guerrilleros comunistas que luchaban contra la ocupación nazi) durante la segunda guerra mundial, fue héroe de guerra y luego funcionario del régimen socialista durante la época de Tito. Se transformó en una figura muy controversial; en sus escritos intentaba demostrar las coincidencias entre el cristianismo (su fe religiosa) y el socialismo (su idea política), esto lo puso en la mira del régimen del cual formaba parte, fue espiado y confinado a vegetar en un cargo políticamente irrelevante de por vida. Por otro lado, también fue criticado por la derecha por haber sido parte del régimen, y acusado de complicidad por no denunciar oportunamente las matanzas que llevó a cabo el socialismo después de la guerra. No encajaba en los moldes convencionales y murió incomprendido, recién a partir del 2000 se comienza a rescatar su figura, reeditan sus escritos y actualmente se considera uno de los autores más influyentes de la poesía eslovena contemporánea.




miércoles, 30 de mayo de 2018

EL AMOR ES INSENSATO





El Amor es insensato, no razona.
La Razón busca un beneficio.
El Amor se te declara,
consumiéndose, inmutado.

Sin embargo, en medio del sufrimiento,
el Amor avanza como una rueda de molino,
sencilla y de dura superficie.

Habiendo muerto de interés personal,
lo arriesga todo y pide nada.
El Amor pierde apostando cada regalo 
otorgado por Dios.

Sin causa, Dios nos dio el Ser;
sin causa, devuélvelo otra vez.



Deja tus preocupaciones 
y ten un corazón completamente limpio, 
como la superficie de un espejo 
que no contiene imágenes. 
Si quieres un espejo claro, 
contémplate
y mira la verdad sin vergüenza, 
reflejada por el espejo. 
Si se puede pulir metal 
hasta asemejarlo a un espejo, 
¿qué pulido podría necesitar 
el espejo del corazón? 
entre el espejo y el corazón 
ésta es la única diferencia: 
el corazón oculta secretos, 
pero el espejo no.



La Belleza del corazón
es la belleza duradera:
sus labios brindan
el agua de vida para beber.
Verdadera es el agua,
quien la vierte,
y quien la bebe.
Los tres se vuelven uno 
cuando tu talismán está hecho añicos.
Esa unidad no la puedes conocer
por medio de la razón.



¿Qué puedo hacer?, ¡Oh musulmanes!, pues no me reconozco a mí mismo.
No soy cristiano, ni judío, ni parsi, ni musulmán.
No soy del este, ni del oeste, ni de la tierra, ni del mar (…).
Mi lugar es el no lugar, mi señal la no señal.
No tengo cuerpo ni alma, pues pertenezco al alma del Amado.
He desechado la dualidad, he visto que los dos mundos son uno.
Uno busco, uno conozco, uno veo, uno llamo.
Estoy embriagado con la copa del amor, los dos mundos han desaparecido de mi vida.
No me resta sino danzar y celebrar".




Rumi

(Traducciones del inglés de 
Ruth Terrones y de Ali Bahman)





Yalal al-Din Rumi. Poeta místico del islam (Balj, Jurasan, 1210-Konya, en el país de Rum, 1273). De estirpe real, tuvo que alejarse de Balj debido a los celos del sultán. Se instaló en Konya, donde fue discípulo de los principales sufíes y fundó la orden de los derviches mawlawíes (danzantes) o torneros. Al establecer la regla de su orden, dio amplio margen al canto, a la música y a la danza para provocar el entusiasmo místico. Además de una colección lírica, su gran obra es el Matnawi (Dísticos), vasto poema en persa que, con anécdotas y noticias, expone detalladamente la doctrina del sufismo. Es considerado una de las principales figuras de la literatura turca, donde es conocido con el nombre de Meviana Celaleddin Rumi.