lunes, 24 de septiembre de 2018

MORADA Y MORADORA






















Semeja el alma a un pasillo en que inquietos pasos resuenan,
pero no viene nadie nunca. Afuera, la sombra que tirita
en los ángulos de las puertas y bajo las escaleras,
es otra vez el alma, cuando la noche fija a lo largo de los 
muros las olas de agua helada y pálida en que es feliz el descenso.
Y entonces, ¿quién hablaba de pérdida o de salvación del alma,
si ella está aferrada a su temblor y sin embargo
siempre más desnuda ante el viento que sopla en este pasillo?
Oculta o errante, oye: ella se desvía, siendo
morada y moradora de soledad sin nombre.


(Edición no bilingue)

Jacques Réda



Jacques Réda. Poeta francés, nacido en Lunéville (Meurthe-et-Moselíe) en 1929. Escribió sus primeros poemas cuando cursaba el bachillerato en el colegio de jesuítas de Evreux, donde adquirió una sólida formación humanística. Después de realizar estudios de derecho, se instaló en París en 1953. Pronto publicó algunas breves colecciones, pero su primer libro importante, Amen, no aparece hasta 1968. Réda colabora a partir de entonces con poemas y artículos en diversas revistas y entra a formar parte del comité de lectura de la editorial Gallimard. Adicto fervoroso a la música de jazz, ha publicado multitud de crónicas y comentarios, luego reunidos en libro, en la revista Jazz Magazine. Durante varios años, Réda ha sido redactor jefe de la Nouvelle Revue française. Otros libros suyos son: La tourne (La vuelta), 1975, Châteaux des courants d'air (Castillos de las corrientes de aire), 1986, Le sens de la marche (El sentido de la marcha), 1990 y L'incorrigible (El incorregible), 1995.



sábado, 22 de septiembre de 2018

AUTORRETRATO





















Cómo desearía tener veinte años y estar 
enamorada de la vida 
todavía llena de entusiasmo.
¡Vamos, viejas piernas!
Están las largas, pálidas dunas; del otro lado 
las rosas florecen y saben que su labor 
no es una carga para el espíritu.

¡Vamos, viejas piernas! Están las rosas, y está el
                                            [mar
brillando como una canción, como un cuerpo
que quiero tocar
aunque ya no tengo veinte
y voy a cumplir ¡ay! Setenta. Y todavía
enamorada de la vida. Y todavía
llena de entusiasmo.



YO SOY AQUELLA

Yo soy aquella 
que tomó tu mano 
cuando me la ofreciste.

Yo soy la promesa de vacío 
en su retorno.
Incluso los árboles sonreían.

Siempre fui el pájaro 
huyendo entre el ramaje. 
Ahora

soy el gato 
con plumas 
en la boca.


(De: "El pájaro rojo".
Caleta Olivia ed.,
2017)
Mary Oliver 

(Versión de Natalia Leiderman
y Patricio Foglia)



Mary Oliver,  nació en Ohio, un suburbio semi-rural de Cleveland, en E.E.U.U., en 1935. Ganó el Premio Pulitzer en 1984 por su libro American Primitive. Comenzó a escribir poemas a los 14 años. Su primera colección de poemas, No Voyage and Other Poems, fue publicada en 1963, cuando ella tenía 28 años. Influenciada por Whitman y Thoreau, es conocida por sus observaciones precisas  y conmovedoras del mundo natural. Otros libros: Por qué me despierto temprano (2004); Poemas y ensayos (2003) y El pájaro rojo (2008).





jueves, 20 de septiembre de 2018

FRONTERAS



















UN LUGAR MÁS ALLÁ DE LA AMBICIÓN

Cuando los flautistas
no pudieron pensar en nada nuevo que decir

bajaron sus flautas 
y bajaron ellos mismos 
hacia la orilla del río

y simplemente escucharon.
Algunos, después de un rato, 
se incorporaron
y desaparecieron de regreso al pueblo tumultuoso. 
Pero los demás—
tan calmos, ni siquiera pensativos— 
están todavía ahí

escuchando todavía.



FRONTERAS

Hay un lugar en donde el pueblo termina 
y empieza el campo.
No está marcado pero los pies lo saben
también el corazón, anhelante de frescura 
y de respuestas.

Algún día viviremos en las estrellas.
Mientras tanto, la casa de nuestras vidas 
es este mundo verde.
Los campos, los estanques, los pájaros.
Los robles gruesos, oscuros— sin duda son 
la invención de algo maravilloso.
Y los lirios naranjas.
Y la madreselva desaforada que ya nadie 
podará otra vez.

¿Dónde está ese lugar? Pregunto, y entonces
mis pies responden.

Un salto, y estoy en casa.

(De: "El pájaro rojo".
Caleta Olivia ed.,
2017)

Mary Oliver  (Ohio, Cleveland, E.E.U.U., 1935)


(Versión de Natalia Leiderman
y Patricio Foglia)





martes, 18 de septiembre de 2018

DEBEMOS ESTAR BIEN PREPARADOS


















La forma en que los teros lloran para protegerse.
La forma en que el zorro muerto sigue mirando la colina
con ojos brillantes.
La forma en que las hojas caen y después,la larga espera.
La forma en que alguien dice: no volvamos a vernos.
La forma en que el molde se encuentra con la torta,
la forma en que lo amargo avanza sobre la crema.
La forma en que el agua del río fluye, para no volver.
La forma en que los días pasan, para no volver.
La forma en que alguien vuelve, pero solo en un sueño.

(De: "El pájaro rojo".
Caleta Olivia ed.,
2017)
Mary Oliver (Ohio, Cleveland, E.E.U.U., 1935)

(Versión de Natalia Leiderman
y Patricio Foglia)





lunes, 17 de septiembre de 2018

INVITACIÓN
















¿Tenés tiempo 

   para pasear 
     un rato 
       salir de tu día

ocupado, importante 
   para buscar a los jilgueros 
      que se juntaron 
        en un campo de cardos

para una batalla musical 
  para ver quién puede cantar 
    la nota más alta 
      o la más baja

o la más intensa de las alegrías 
  o la más tierna?
     Sus picos fuertes, desafilados 
       beben el aire

mientras luchan 
   melodiosamente 
     no en tu nombre 
       ni en el mío

y no en el nombre del éxito 
  sino por puro deleite y gratitud— 
    créannos, dicen, 
      es cosa seria

estar vivo 
  esta fresca mañana 
     en este mundo roto.
       Te lo ruego

no camines 
  sin detenerte
     para prestarle atención a este 
       teatro más bien ridículo.

Podría significar algo.
  Podría significarlo todo.
     Podría ser lo que Rilke quiso decir cuando 
escribió:
         Debes cambiar tu vida.
(De: "El pájaro rojo".
Caleta Olivia ed.,
2017)


Mary Oliver (Ohio, Cleveland, E.E.U.U., 1935)

(Versión de Natalia Leiderman
y Patricio Foglia)




IMAGEN: Dos jilgueros, uno joven y otro adulto, en el campo.





domingo, 16 de septiembre de 2018

SIN PREVIO AVISO:





















estamos ferozmente borrachos, y las crueldades crepitan
como rosas viejas. Cama de espinas. Qué poco
se necesita para derribar las maleables geometrías
del sexo, para perder el valor de amar. No

el amor en sí. El valor necesario. El elástico empuje
del salmón contra el río-músculo, la fe
loca del pimpollo. Todas las cosas que empujan contra
lo privado y lo singular. Es el camino
de botas prestadas, tu partida; pero no te

quiero menos por eso. La luna toma un punto de vista
objetivo, manda comunicados a través
de la cama. Y la madrugada es pura boca. Vuelve,
y trasplantemos los viejos resentimientos. Elaboremos
vinos de mala calidad en el otoño. Riamos. Engordemos. 


(Tomado del Periódico de
Poesía, Nº77,
marzo, 2015)
Tiffany Atkinson

(Traducción de Inés Garland)


NO WARNING:

we are fiercely drunk, and cruelties crackle
like old roses. Bed of thorns. How little
it takes to overturn the pliant geometries
of sex, to lose the nerve of loving. Not

the love itself. The nerve of it. The salmon’s
flex against the river-muscle, the insane
faith of the bud. All things that push against
the private and particular. It’s the tread
of borrowed boots, your leaving; but I do

not love you less for that. The moon takes
the objective view, posts bulletins across
the bed. And dawn is all mouth. Come back,
and we’ll plant the old resentments out. Brew
dodgy wines come autumn. Laugh. Grow fat.



Tiffany Atkinson (Berlín, 1972). Poeta y crítica literaria británica. Enseña Escritura Creativa y Estudios Literarios en la  Universidad de Aberystwyths, en Gales, donde vive desde 1993. Su principal tema de investigación han sido las teorías sobre el cuerpo, la historia de la anatomía y la literatura contemporánea. Realiza frecuentes lecturas y talleres en el Reino Unido. Es, además, jurado en la Cardif f Academy International Poetry Competition. Ha publicado su poesía reunida en: Kink and Particle (2006); después publicó: Catulla et al (2011) -una especie de actualización de Catulo-; y: So Many Moving Parts (2014). The Body: A Reader(2004) es uno de sus libros de ensayos. Su poesía puede leerse también en Poetry International Web y en numerosas publicaciones colectivas. Es editora de poesía de The New Welsh Review.





viernes, 14 de septiembre de 2018

OTRA CANCIÓN DE LUNA

















Dos, tres, cuatro… 
De todas formas el amor no se parece 
para nada a la luna. Qué pesada, 
la luna. Esa pasivo-agresiva 
con un vestido caro. La misma que te topas 
enfrente de tu puerta, a las 3 de la mañana, 
lloriqueando, con «ganas de que hablemos».
La luna es problemática. No es capaz de apagarse, 
la princesa con bótox que en privado 
adora hacer de loca de las fiestas.
¡Con cuánta indiferencia alborota la sangre 
de su pecho y cojea descalza por la casa, 
fumando! Después corta a mamá en pedacitos 
con un hacha. La pobre chica ha estado
todo el día muriéndose de hambre, 
o bebiendo de más, o arañándose 
la cara. Y va a sobrevivirnos 
a todos, puta fresca, 
nos va a sobrevivir a todos…
Y uno.


Tiffany Atkinson (Berlín, 1972; vive en Gales, Reino Unido, desde 1993)


(Traducción de Andrés Neuman)


IMAGEN:  "Viaje a la luna",  fotograma del film de 1902, de Georges Méliès.



miércoles, 12 de septiembre de 2018

PARA AQUELLOS QUE NO TIENEN PIEDAD


























Corazones crueles, dejen mi canción
sus ojos me han leído mal
No fue para ustedes el lápiz mordido,
la mente estrujada,  ni la canción escrita.



PRIMER HIGO

Mi vela arde por ambos lados,
no durará la noche,
Pero.. ah, mis rivales, y mis amigos-
ella produce una luz amorosa.



SEGUNDO HIGO

Seguras sobre la roca sólida las horribles casas se yerguen;
¡Ven y mira mi palacio brillante construido sobre la arena!



Edna St. Vincent Millay 


(Envío y versiones: 
Marina Kohon)


TO THOSE WITHOUT PITY


Cruel of heart, lay down my song, 
Your reading eyes have done me wrong, 
Not for you was the pen bitten, 
And the mind wrung, and the song written.


FIRST FIG

My candle burns at both ends; 
It will not last the night; 
But ah, my foes, and oh, my friends— 
It gives a lovely light.


SECOND FIG

Safe upon the solid rock the ugly houses stand:
Come and see my shining palace built upon the sand!



Edna St. Vincent Millay. Poeta y dramaturga estadounidense (Rockland -Maine-, 1892 – 1950). Su obra se caracteriza por su dominio del verso tradicional y la expresión de hondas y sencillas emociones. Estudió en el Vassar College. En 1917 publicó Renacimiento y otros poemas. Escribió, además, varias obras de teatro para el grupo experimental los Provincetown Players, entre las que destaca Aria da Capo (1919), una fantasía satírica sobre la guerra. Millay escribió principalmente poesía lírica: Unas cuantas cosas sobre los cardos (1920), Segundo abril (1921) y La balada de Harp Weaver (1922). Su obra posterior está marcada por una honda conciencia social pero con menor fuerza lírica. El asesinato de Lidice (1942) es una balada escrita para la radio. Fue la primer mujer en recibir el Premio Pulitzer por poesía (1923). También se la conoce por su estilo de vida bohemio y sus numerosas relaciones amorosas. Usaba el pseudónimo Nancy Boyd para su trabajo en prosa.




martes, 11 de septiembre de 2018

MAREA






















Sé cómo es mi corazón
desde que tu amor murió:
es como una meseta hueca
que contiene un pequeño charco,
         dejado allí por la marea,
un pequeño y tibio charco,
secándose desde el borde.



Edna St. Vincent Millay (E.E.U.U.,Rockland -Maine-, 1892 – 1950)

(Envío y traducción:
Marina Kohon)

I know what my heart is like 
      Since your love died: 
It is like a hollow ledge 
Holding a little pool 
      Left there by the tide, 
      A little tepid pool, 
Drying inward from the edge.



IMAGEN:  Dánae (2004), pintura de Alfredo Prior.





domingo, 9 de septiembre de 2018

EL BAR DE LA AVENIDA 33







































LA DESPEDIDA DE LOS LEJANOS

Intenté abandonarte veinte veces al día,
observando tu amanecer en la resaca,
en los timbres desconocidos
y en la estupidez de los sillones
que esperan y revuelcan.

Me provoqué
recogiéndote
chocando los vidrios de mis venas,
aislándote de ti y de mí
en un parque de memoria.

Este año será rápido
como las sortijas de un matrimonio espeso
y la lluvia de un sol indeciso:
sin evidencias que me motiven

Me dueles en el fondo de la garganta
donde el ruido es un sarcasmo
y la vida una sombra que espera

Te lloro cuando me esperas en la oscuridad
y no puedo verte.

Me hiero soñando tus manos en los bares,
tu gabán negro
y cabello desordenado

Pesan los restos de mis cuencas
y soy incapaz de llamarte.

Ya nos yace la despedida,
mis pulmones se han abierto
en este frío que quiere volarse con ellos,
pareciera una propagación atrevida
donde retumban sus alas de óxido.



EL SECRETO DE LOS AMANTES

Te escondí en un cuartito del closet,
asomé mis manos en tu cuerpo
para sentirte gemir
y ahogarte en mi boca.
Tu respiración se fue mezclando
como una mecha a punto de disolverse.
Tu risa de cautiverio me inquietó;
el tiempo y mis dedos se apresuraron
en hundirse en esa carne de sudores y caos.

Te reviví en el piso frío y quise retener
ese espacio ardiente de la memoria
donde cubrí tus ojos exaltados.
Quise que no acabaran tus sombras
ni tus cautos pasos del espacio que te redujeron
en la medida que te succionabas indecible adentro.

Te di pocas pistas para que no te movieras en un espejo de infinitos.
A escondidas nos duchamos el uno del otro,
imaginé tu cuerpo y te imaginé observando el mío
reinventándote inevitable
Te escondí ese día que no soporté alejarte
Te escondí tanto que no pude reconocer los saltos
de esa distancia que palpitaba fúnebre.



LA MESITA DEL CENTRO DEL BAR DE LA AVENIDA 33

La mesita de centro espera a media luz,
erguida y elegante en ansias
como si estuviera en medio de un lago extenso de cruces,
Inmaculada.

Espectadora de recuerdos,
de discursos atrapados,
acompañante de aves perdidas y danzantes,
amante de resucitados con sus nostálgicos protocolos,
desmayados por tanta acrobacia

La mesita de centro del bar de la avenida 33
purga los insomnios sin ponzoña,
remueve los ojos deshabitados en el rito
y cuando aumenta la noche detiene las despedidas
en su íntima música de hirvientes desvelos



LA CÁRCEL DE LAS HORAS

Podrían los desconocidos
mejorar el apetito de tu boca
recorrerme en ti
como hotel viejo y deshabitado

Aparecerme en la madrugada
y después del festín añorar tu refugio
Todos los sonidos se acercan
(no los de adentro)
revisan los rincones
e insectos que se pegan a las almohadas

Me despierto gritando por los abusos del miedo.
Arrullo mis letras de olvido
y apareces en los enjambres de la noche.
Siento que se ahorcan tus delgadeces,
las heridas de tus palabras me retumban en el cuello
y nada me rodea.



BREBAJES VIII

La destreza que te renueva
solo abarca un círculo de ojos alucinados,
un espacio reducido sin ventanales
y juegos adolescentes

Era de esperarse


BREBAJES XIV

Quiero besar la luna de tus cenizas
para que me vuelva el cuerpo perdido en tus labios.
El pasado se enciende en la difuminación del recuerdo
pronunciado...
suavemente



BREBAJES XXII

Perdí todo como una apuesta de dados,
nunca fui buena para eso
Siempre lo que abunda en pocas partículas
hace del corazón una tonada de fuego




(Del libro Homónimo, 
gentileza de la autora)

Sofía Rodríguez García






Sofía Rodríguez García, Bucaramanga (Colombia). Escritora, artista y editora. Ha sido coordinadora de espacios organizativos y de estudios políticos. Defensora de Derechos Humanos y de género; educadora popular; tallerista de literatura desde hace 22 años. Ex Detenida política. Su obra ha sido publicada en antologías, periódicos y revistas  de Rumania, Colombia, España, Argentina, México, Portugal, El Salvador, Chile e Italia. Autora del libro “Cada vez que cobija el fuego ”,  “El bar de la avenida 33”, “No permaneceré más de 40 horas contigo”Obra visual ,  edita actualmente un libro de cuentos ficción.   Realiza producciones de Poesía sin texto, “un licor del meu”: Ha participado en varios festivales en Argentina y en Colombia. Parte de su obra ha sido traducida en rumano, italiano, catalán y portugués.




viernes, 7 de septiembre de 2018

RAROS SENTIDOS




















Amar a una mujer es perder un round
el de amar a todas las mujeres
amar a un hombre es estar sentado en un cine desnudo
con el agua hasta acá y decir
no me puedo despegar del tiempo
esto es lo que yo soy
y no me puedo olvidar que estoy vivo

dejo que el corazón no sea más una camisa de fuerzas

para descubrir quién soy es necesario regresar
en las mínimas lentas variaciones que hicieron la experiencia
el desafío de ser feliz.



Me atrevo a decir que nunca quise a alguien tanto y que después
dejé de quererla, porque aún en calma cuando todo se agitaba
y todo se sostenía, algo se liberaba de mí para volver
a quererla.



Un año odiando todo cambiando los cueritos afilando
los cuchillos lavando los platos un día tendría que escapar atando
sábanas por la ventana
me di la antitánica me froté de aceite me tiré al cemento fresco
del mar
diez brazadas y me dejé llevar por la desesperación
de los brazos de plastilina en busca de sombra del olvido
que ríen y besan
soy lo que el mundo pide de mí me zambullí en esa vida
cambié la mirada
y las cosas cambian sin pedir permiso.



La mesa está servida la fiesta de cada día otra lady Macbeth
que deberías intentar como mezzo dramática y no cantar esas notas
de Do de pecho
con sólo las vocales donde el corazón temblequea tendido
silencioso cuchicheando en sus luces para que la tristeza sea menos
triste
y que todo aquello que vas a decir embellezca la vida.



En el sueño me dijo cambia de morfina o de música y tomé otra
copa
de ginkko de ajenjo y así hasta reventar la mitocondria
en esos ribosomas nos frotamos y tiramos nuestras bombas
su música suave su éxtasis de endorfinas su irrigación sanguínea la
voracidad
de los pensamientos su veneno que le da a la sed su presente
mojado
su cachetazo azul.



 Yo viví una parte de mi vida como un funeral supe que para amar
Hay que estar maduro sino es otra trompada más
en el ángulo
ya sabés que todo es transitorio por eso no querés ser infeliz ahora
se
que soy el que no tiene imagen ni finisterre el que sigue cuando
le entregan estas palabras en la mañana y todo se derrumba todo lo
otro es lo mínimo de mí el mitema el fabulema lo que no terminé
de escribir y mi cuerpo pensó



 Somos nosotros los que construimos nuestro eje alrededor
del cual gira nuestro mundo
esa primera condición que nos marcó
todo lo que a mi mente viene se prende y se apaga
ese velo gelatinoso entre mi tristeza y mi felicidad



porque el mensaje ya fue cosechado



la cuchara entró perfecta  


  

Pablo Queralt

(Fragmentos del libro: Raros sentidos,
Modesto rimba, CABA, 2017,
Envío del autor)




Pablo Queralt. Poeta argentino, nacido en Buenos Aires, en 1955. Es curador de poesía de la Biblioteca de San Isidro.  Fue traducido al catalán y al italiano. Poemas suyos figuran en la antología de poetas jóvenes de Bs as del año 1987 y en otras de poetas argentinos. Tradujo al poeta Yves Bonnefoy. Ha publicado, entre otros títulos: Cansancio de lo escrito (ed tse tse 2001); Un seductor mañana (ed alcion); La flecha de Agustín (ed alcion 2004); Reescritos infinitos (ed alcion 2006); Coca (ed ñasayndi cartonera); Pueblo de agua (ed alcion 2007); Pájaros en palabras (ed testa de Campello); Late (ed huesos de jibia 2008); Crack (ed eloísa cartonera); Pavarotti (ed mate pastor); Poema de la nieve (ed mate pastor 2009), Escribí mi nombre (ed mate pastor 2010) y Ser y ser visto (Zindo & Gafuri, 2015;  Nací en el cine, Ed. De todos los mares, 2018; y Aves del paraíso, que fue publicado en Francia.






miércoles, 5 de septiembre de 2018

REFLEXIONES DE UN CISNE






















Toco
La estrella
En el agua con
El pico
En el cielo



En otoño
Las hojas que suman
Tu caída
Dan el color exacto
De la agonía



Blanco
Deseo

El agua me adormece

Soy parpadeo magnífico
Columpio estático de tu juego



En la profundidad
El agua
Conserva un verano enamorado

La foto se hace nítida
En el fondo de la fuente
Moneda y deseo



Soy un cisne
No un sismo
La belleza
Atribuida por tu corazón
A la línea
De mi cuello
Es nada, agua



Reclinado en el agua
Mi cuello es
Viaje breve de la luz

Da de lleno
En la blanca espesura
Del día



Danza
Aliento de los enamorados
Que ven con el otoño
Caer
El amor

Baile vegetal de la sombra

(La caída es anterior a la hoja)



El agua
Ha lavado la conciencia

No hay reflejo

En mi pluma
Consta toda ausencia



Un beso
En el umbral

Mi casa es tu ropaje

Te vas por el camino
Contenido en una sola
De mis plumas

Se des nuda la distancia



Quien llama a tu puerta
Es un niño sordo
Nudillos buscan
Un sonido
Cuya extrema intensidad
Es el silencio



Puerquito de mis alas
Llévame hasta
La oscuridad

Éste espejo de la transparencia
Destruye mis sentidos



Algo oscuro
Sin
Aparente motivo
Erige un faro
Para aquellos que
Navegamos en la luz



Soy tu cabello
La pluma que alisa
Alivia
La cavidad de tu nuca

En el hueco de tu mano
Que junta la ternura
Hay una fuente
Con un cisne pequeño en su centro



 Hugo Luna


(Fragmentos del libro: Reflexiones de un cisne,
Ed. Al filo de la palabra, Caba, 2017,
Envío del autor)




Hugo Luna. Poeta argentino, nacido en Concepción del Uruguay, Entre Ríos, en 1959. Escribe y milita en poesía desde inicio de los 80''.  Sus trabajos han sido distinguidos en concursos locales,  nacionales e internacionales. Igualmente han sido publicados en diversos medios; gráficos y de internet.  Parte de su poesía se encuentra editada bajo la modalidad de Edición de Autor y en tiradas reducidas: No Nada Nunca (junto a Alejo Carbonell, 1994); La pluma y su piar (2001); La ventana que mira (2004); En la nieve (2006); Reflejos sobre el zinc (2007); Es tu lengua (ebook 2010 – Editorial Digital LetrasKiltras,  Chile); Solo claridad (2010); A tientas (ebook 2013 – Editorial Digital Letras Kiltras, Chile); Agua bebida de la memoria (2014); El apetito de la belleza  (2015); Antes del pájaro después del pájaro (2016);  y Reflexiones de un cisne -Al filo de la Palabra, Caba, 2017.





lunes, 3 de septiembre de 2018

YO NUNCA TUVE UN NOVIO







































A la memoria de Luisito Ruiz Díaz

estoy leyendo una introducción de fibra
y luminosidad en medio de la cancha de básquet
del Club Atlético Libertador San Martín
y veo a Mariela con sus botitas Topper
que llega caminando desde Rocamora
con una palmera naranja en el flequillo
era dura la negra y yo y... le tenía miedo

ella era la armadora del equipo
iba a los bailes que se amasaban en el club
y las malas lenguas decían que había visto
a tincho carpincho sin disfraz
y a mí me daba envidia
la imponente presencia de la negra

yo era amiga de Luisito Ruiz Díaz y Betiana
el abuelo de ella nos enseñaba a escribir
y se burlaba porque teníamos la letra como pato
sólo mucho tiempo después
supimos lo felices que éramos

Luisito armaba bailes en el claro de luna
sobre el patio cuando yo soñaba con ser
la novia de Pablo Milocco
que tenía un diente de plata y brillaba
sonría tan hermoso desde lejos
con tanta claridad que abría en dos el mundo
con solo doce años

entonces escribí una carta de amor con colorado
de esas que los crayones resaltan los felices
y que siempre llevaba en mi bolsillo

tomé coraje un día de sol y al mediodía
lo esperé en la puerta de la escuela
y se la di como quien te da la vida
en las palabras
él sonrió y entre el brillo de sus labios
me pidió que le obsequiara un beso

yo estaba enamorada y él también
con un beso sellaríamos nuestro amor

así hacen los novios, eso me dijo

demoró cinco segundos
lo que me había llevado meses
de muchos largos días planificar
para que se cayera por el miedo
que luego más de una vez me hizo

lo mismo, el miedo te paraliza
el amor explota dentro tuyo
el chico que te gusta
quiere ser tu novio
y vos la novia de él
nunca pude entender
que parte no entendí
me asusté, soy tan miedosa
y volví llorando por O'higgins
sin la carta sin Pablo y sin el beso

pero ahora que pliego las cejas
y estoy donde todo explota
en una tabla caliente de ajedrez
a veces vertical como candente
donde los símbolos dibujan:
alguna Terminal
en medio de la gente
el tráfico
un silbato
los apuntes
un sol bastante vago
que dos por tres se pierde
con las chicas
la soledad
las cuentas de la luz
del gas
los saldos de tarjeta
el mate
mis enojos
los semáforos que siguen
siempre en rojo
el contorno pintado
de alguna puta sexy
los gatos
los aviones
el vino tinto
el wisky
el humo
los sobrecitos tang
los NO pero en mayúsculas
que incitan un seguí
las madres con sus hijos
los sin padres
las oficinistas
casadas y calientes
los celos y sueños
los poemas sin libros
y alguna vez la flor
al son de los timbales
en fa menor de cumbia
como moliendo uvas
con una gran cadena
moviendo los pies
sobre el paisaje
dirigiéndose todos
y cada uno
hacia un mismo destino:
el de sobrevivir
igual después de 30 años
quiero reivindicarme
estoy tomando el 8
colectivo que te lleva
hasta el barrio Gazzano
a ver si encuentro a Pablo
para dejarle un beso
quizás pueda decirle

que nunca tuve un novio




Marita Balla





Marita Balla nació en Paraná, Entre Ríos, Argentina,  en 1974. Realizó taller literario en el "Taller Itinerante de letras Paraná" a cargo de la Licenciada Graciela Gianetti. Editó "Naranja Ombligo" de Ediciones de la Intemperie, que recibió el Premio Escenario 2007 al mejor libro de poesía editado por autor entrerriano, que otorga diario UNO de Paraná, y "La poesía es un dibujo cualquiera"  de Antología de poesías y dibujos creativos de la región  de la Editorial Fundación La Hendija. En 2011, publicó: "Como una bailarina sobre la luz del agua", en Alción Editora. Dirige el encuentro de escritores del País “Paraná Poesía” en Cien poetas 2008/2009/2010/2016. Parar un ratito para cantar es su último libro, editado por el sello editorial Caballo Verde, de Paraná,  Entre Ríos, en julio del año 2018 y enviado gentilmente a esta bibilioteca.  Pueden contactarse con ella en: maritaballa@hotmail.com.