jueves, 30 de junio de 2016

LOS 90 ME AGARRARON MÁS BIEN SOLA Y CONFUNDIDA























Los 90 me agarraron
más bien sola y confundida

no recuerdo todavía
ya me vendrá
a la memoria
ningún acto  
fallido
o el fracaso

la impronta de un amor
su desconsuelo
algún arrojo
el tajo
que pueda confiscarse
                                    en el poema

Trabajé siempre a destajo
ahorré con el uno a uno
me mudé a un monoambiente
tenía vista a jardines
y un biombo separaba
el cuarto del estar
                                    no estaba en ningún lado
                                    ni en la vereda opuesta
                                    ni en esta de este lado

cruzada con el mambo
de ser independiente
quise tener marido
no conseguí ninguno
no me casé de blanco
no me casé de rojo
no me casé de azul
                                    me opaqué en el recuento
                                    de cada encontronazo
                                    hubo meros chispazos
                                    chubascos que en el chasco
                                    del lecho se disipan
           
salvando las distancias
en este contoneo
un vaivén                  
o bandeo
de boliche                     
en boliche
de colchón                    
en colchón

Me agarraron los 90
más bien sola y confundida
tan inocua y anodina
la existencia y el ansia
de ser otra diferente
                                               por no andar a contramano
de lo que hacía la gente
que fueron mis 90
aburridos por demás:
me gradué licenciada
saqué el monotributo
cobré en corporaciones
probé corporativos

fui casi un miembro activo
de privatizaciones

gasté suelas enteras
en buscar inversores
                                                                                              son estas mis acciones
                                                                                  les dije
me dijeron
                                    no somos compradores
                                                                                  de tamaña boquita
                                                                                  nos gustan más calladas
                                                                                  vos sos muy cocorita
con el eco al costado
y el mambo así
         de frente
se dio lo que se daba
en los 90:
no encontré de la vida
lo que horada
concedí a los letargos
toda la hora de ensueño
y a los sueños rogaba
me dieran un estrago
                                    un tajo más profundo
capaz de dar a lumbre
                                    en este texto

Yo quise ser normal
en los 90
privada o estatal
pero entenada
tener gato y tortuga
armar ollas y fuentes
de paty con puré

por eso guardé aparte
                                    cada verso
y no integré la lista
de poetas del 90
                                    hice casi lo inverso
en ese papel de otra
que trababa
las rimas por ser cauta
sigilosa
me aboqué a la escritura
de una poesía
-cómo lo digo- pura

                                    la serie se llamaba
la unidad convocada
                                                                                  hoy la hallo dispersa
como el yo allí se horada

Así me hallaron sola
los 90
al rescate de una vida
que no era
lo que el meollo de mi vida
reclamaba

                                    debajo estaba yo
me fue triste
y en derredor de mí
nadie cantaba

me dijo Pizarnik
                                                                                   y al bies su sombra

                                               también leí completa
                                               en los 90:
                                              
No hubo caso
                                                                                  hubo tal vez un tajo

                                               pero no hubo sed ni vaso
                                               ni obscenidad ni sangre
                                               ni tortura
                                               que compensen mi frívola
                                                                                  amargura
Eso que del balance
 de los 90
 el saldo da a favor
 es positivo
 en apariencia
 los ítems que clickée
 -van incluidos
vaivenes
y bandeos                   los chubascos
los lechos                   y los chascos
 recorridos-
 hoy tienen su razón
 y consistencia
 rimar con esta hondura
                                               ¡cruel destino!
                                               la pálida blandura

                                               en los 90.


(Inédito)



Valeria Melchiorre




Valeria Melchiorre nació en Buenos Aires, en 1970. En poesía publicó Los dictados de la moda (Textos intrusos, 2012); La cita, en el volumen Invocaciones. Cuatro poetas en la voz del mito, junto a Enrique Solinas, Marimé Arancet y Romina Freschi (Ruinas circulares, 2012) y El hombre que soy yo en un cuadro de Francis Bacon (Textos intrusos, 2013).




martes, 28 de junio de 2016

CUARTO CRECIENTE


























Apretemos nuestros muslos
cabalguemos
yeguas lancen con la lengua
este jadeo
ajetreo a rienda suelta
la pasión y e1 desenfreno
tras la presa de sí diosa
que desanda
su camino a la espesura
no se topa con un claro
entre yuyos y follajes
nunca acaba
arremete y se empecina
junto al flanco
de olmos álamos y robles
anonada
a los perros
a las fieras
a las bestias
Rojo oscuro tendido
de sus ancas
en la eterna travesía
que dilata
el galope
del instante
capturemos
la destreza con el arco 
que se extiende y saca chispas
abre fuego con las flechas
abren brechas
como surcos o emboscadas
las heridas corren rojas

                                           entre mucus liquen moho
                                           corre roja nuestra diosa
                                           para ganar la carrera
                                           sopla el cuerno suelta Orión
                                           sus resuellos que refulgen
                                           y exasperan las corrientes
                                           como un cántaro hecho trizas
                                           coronada de laureles
                                           ella
                                           Salta con la camisa en llamas
                                           de estrella a estrella,
                                           de sombra en sombra

Amazonas
junto al flanco de este bosque
me hacen sombra
el resuello de sus cascos
que se lanzan al galope
e1 jadeo de las lenguas
como ristras que encabalgan
el discurso tan apriesa
rnonta fieras monta bestias
para echar mas leña al fuego
sus palabras sacan chispas
como flechas abren brechas
o una mecha
en la espesura
cita e1 resplandor
un blanco
entre mucus liquen moho
sigo sus huellas
me arrastro
qué jaleo qué ajetreo
cobra mi cita premura
me apresura
tanto cuerno
sonando como emboscada
Orién suelto en la penumbra
gana el camino a la hoguera
y yo indómita arrojada
me sonrojo en la carrera
suelta de cuerpo de ristras
sueltas las bridas las cinchas
suelto los muslos las riendas
ya no hay cadena que aguante
vaya el cántaro a su fuente
hágase el flujo corriente
suelte la lengua amazona
una junte vulva y rabo
hiera
clave
mezcle
sangre
y del hilo del discurso
los dos rotos cabos ate.

(Del libro colectivo INVOCACIONES
Cuatro poetas en la voz del mito,
Ruinas Circulares, 2011)


Valeria Melchiorre (Buenos Aires, Argentina, 1970)





domingo, 26 de junio de 2016

LOS DICTADOS DE LA MODA


























LA VIDA A VECES
en su despliegue
nos recuerda el estruendo
primigenio
el dictado antiguo para el que
una frase
o un verso
basaban para armar el mundo:

no escaparse y asentir con la cabeza
con la voz
escribir muy prolijo y redondeado
conservar
la vista firme en otros ojos
hasta que
otra bomba
un impacto fulminante
queme el papel la letra o el sonido
y no haya más que un ruido absurdo
capaz de detonar el universo.




VERANO 2001-2002

Un Chanel se contonea por Callao
lleva
el aire de su origen parisino
parsimonias de la seda y el brocato
un ojal para una flor
pespunte rojo
que le marca los dobleces a los frunces
la solapa redondeada
y en los bordes
una cinta de chantung.

Un Chanel se contonea por Callao
va arrasando su perfume con la siesta
imponiéndose al del humo del 60
al del vino en tetrabrik de de los borrachos
al del pútrido excremento en la vereda
tolerando la inclemencia en las esquinas
del desagüe o el desangre del diluvio
esparciendo sobre baches y baldosas
una sombra tan ciclamen como el crimen
esquivando ropa de outlet o de feria
uniformes de mucamas y de obreros
sometiendo los andrajos al oprobio
reclamando la epojé de las vidrieras
suscitando la lascivia en las corbatas
y el arrojo de bocinas en trompeta.

Un Chanel se contonea por Callao.
El fru fru de la pollera toma el ruido
soporífero de autos y sirenas
en orquesta filarmónica
en concierto
en ensamble de john Cage
en heavy metal.
Suple el forro altenativo
percusiones
los botones del bolsillo
campanitas
y del cinto penden perlas como címbalos
prediciendo la impudicia del compás.

Un Chanel se contonea por Callao.
A su paso tónanse todas las cosas
y su andar en cambio solo
profetiza
ningún cuerpo que lo pueda soportar.



Valeria Melchiorre (Buenos Aires, Argentina, 1970)





viernes, 24 de junio de 2016

CUANDO LA POESÍA APARECE DE IMPROVISO


























Odio
cuando la poesía aparece de improviso
y no tengo vocativos para convidarle.
Si llega
sin siquiera
mandar antes un mensaje!
Y no hay gerundios en los jarrones!
Igual.
Cuando viene abrimos cajas
de gustos y recuerdos
que guardo junto a los adornos 
navideños
en cajas en el ropero.
Paseamos 
por campos semánticos verdes
o naranjas según la estación.
Escribimos las palabras
para que no se las lleve el viento.
Y tenemos relaciones léxicas
que me contagian su encanto.



EL FUTURO ESTÁ BRILLANTE COMO UN FUEGO ARTIFICIAL

Unos bares re pichichos
con el logo de Seven Up de los 70´s.
Una avenida bautizada California.
Podría ser Rosario
podría ser Tandil
podría ser el conurbano bonaerense.
Podría ser otra persona
bajo estos últimos soles de verano.
Los nombres de estas calles no me suenan.
Anteayer las palabras ajenas dejaron de ser sonidos
que me hacían imaginar cosas
para tomar  tridimensionalidad violenta.
Pero ayer tuve un sueño
el primero de la noche.
El futuro está brillante como un fuego artificial.



VIUDA I

Ella era tan hermosa
como su propio nombre.
Él tenía los ojos
de Lady Di.
Ella el pelo rubio rosado.
Él profesaba el piano.
Ella lo sabía:
la belleza de un cielo estrellado
dependía de con quien se lo mirara.
Antes de que el anillo se volviera dorado
ella esperó a tener su propio juego de tazas.
Pero la felicidad fue amousseada
y por lo tanto efímera
Porque además del piano
él profesaba el fantasmismo.
Ella al enterarse 
se puso como una novicia rebelde drogada.
A él se lo llevó la tragedia.
Ella lo veló
en una cajita 
de música.




Alelí Manrique




Alelí Manrique vive en Buenos Aires. Luego de estudiar algunos años de Artes Audiovisuales y dedicarse a la poesía visual, en el 2008 creó Ediciones Encendidas, proyecto que coordina desde entonces. Tomó clases de poesía con Daniel Durand y Arturo Carrera, estudió narrativa en Casa de Letras (Escuela de Escritura y Oralidad) y actualmente se encuentra finalizando la carrera de Edición en la UBA (Facultad de Filosofía y Letras).  Sus poemas fueron traducidos al inglés y publicados por Dead Ink -Manchester-. Fue finalista de una antología de relatos de la Escuela de Escritores Alonso Quijano -Alcázar-.y Oralidad). También dibuja (ilustró el libro infantil "No me gustan las princesas", por Eloísa Cartonera).   Es autora de los libros de poesía "Mucho fantasmo" (2008 - E.E.) y "Lunes" (2011- E.E.), Finalizó la Carrera de Escritura Narrativa en Casa de Letras.

 Blog:www.aleli-manrique.blogspot.com 







miércoles, 22 de junio de 2016

(UNA BALANZA CON DIEZ VERSOS)






























“Explicar es entrar
en un proceso oncológico
irreversible”
WILLIAM IRWING
Home Sweet Poetry

El silencio es el último método
para entenderse con los demás

otro holocausto embarazado
todo un poema acercando
la nuca al revólver ajeno

callarse la boca
dentro del papel,
dentro de su oscuridad

hubo otros, después,
que fueron complicando las cosas

confundieron escribir con explicar
y entender con aplaudir

prometieron bajar el índice de pobreza con poemas
hicieron una huelga general de poesía
(por tiempo indeterminado)
exigieron la libertad de poetas políticos en Nepal
siguieron con no sé qué y luego con qué sé yo

cada vez que alguien dice te entiendo
claro que te entiendo!!
hay un tren vacío apuntando otra vez
el olor a placenta.
Pero no entienden el pezón
lo asocian a un tango de ésos
que no se bailan
a los pobres y su exclusividad con la pobreza

quinto A contra sexto B
la lucha de clases.

Sin embargo los ojos mudos
son una partitura que hay que interpretar

somos justo ese miedo
de esta terrible rutina
donde nos palpan a cada minuto
para saber si todavía
técnicamente
estamos temblando.

Pero no se puede escribir con miedo
(el miedo se vence con el miedo).

No hay nada que entender,
es cierto, ahora lo entiendo

la noche termina siendo la muerte en pose
otro asesinato con manchas de poesía.

La verdad no-traga-saliva
y el pene blando no duele

y si a buen entendedor pocas palabras
(siguiendo con la temática de los penes)
entonces este poema bien largo
no está nada mal
para empezar a entendernos.

Pero Dios me libre de que entiendan
y de que todos entendamos algo parecido.

No se dejen engañar
con los días soleados
y antes de meterse al agua
hay que tragar agua
no aire.



Javier Saleh




Javier Saleh. Nació en 1976 en Boedo, Buenos Aires. Escritor, periodista y poeta.  Se inició en “La Contradicción”,  un programa de música y literatura en la Radio Comunitaria de Caseros en 1998. Con el grupo de poetas “los 12 Griegos” fundaron el Taller de Poesía autogestionado “La Mesa Cuadrada” . Junto a Marcos Bentos crearon “Cero Coma Nadie”  un programa de radio que incluía periodismo, literatura, cine y música y que luego sería la semilla del proyecto artístico La Hernia de Sísifo : un grupo multiartístico de 10 integrantes que en forma gratuita desde el 2009 recorrió el país durante 5 años rompiendo todos los cánones de los tradicionales ciclos de poesía. Dicto talleres de Radio y de Escritura. Estudió Ingeniería Mecánica y Filosofía.  Da clases de Física, Análisis Matemático y Dibujo Técnico en Escuelas Secundarias.  SUJETO SOBRE UNO AVOS (2016) es su primer libro publicado; de ese libro procede el poema que publicamos y los otros cuatro que encontrarán en sus entradas en esta Biblioteca (las ilustraciones que acompañan esas entradas son del fotógrafo Gilbert Garcin, que son las que ilustran su libro).







lunes, 20 de junio de 2016

De cómo el sujeto histérico aprende el error de memoria y repite (Esa eterna cicatriz al portador) o Poema C*






































“Estar solo
era dos cigarrillos encendidos
en la oscuridad”
WILLIAM IRWING
Dramatismo de facto



Siguen esos dedos soltándose
convertidos en mirada de soslayo
como cuando el aire libre
respiraba por nosotros
y la lluvia era mi boca seca
de un cielo clavado a tus pies
la encía muerta de hambre
tu nombre creciéndome
en las orejas acostumbradas
al eco de una saliva que ya no está
la memoria de una transpiración
todavía dando sombra.

Mi mano dentro tuyo buscaba un país libre
el salvavidas de un fuego
que ya no se parece
a un Dios arrepentido en la cruz

tener olor a vos
debe ser una ignorancia de la sábana
(todavía caliente)
el dolor a croché
como un viento sabido
pero tan nuevo
que todavía lleva el plástico.

Se veía venir la esponja mojada
la multitudinaria soledad
con su metejón de tierra firme
y toda esa nada paternal
abrigando al bebé recién violado

una vez más el pasto solo
una vez más el caracol
soñando con kilómetros por hora,
el dedo haciendo yo en medio de la ruta
la postal de mis brazos esperando acertar
y vos hacia fuera
por centímetros.

Se me fueron cayendo tus pechos de los labios
ya no estaremos juntos como los agujeritos de la nariz
ni estaremos solos como ese cigarrillo sin pasado
que irá poniendo nombres de mujer sobre tu nombre

tu recuerdo cubierto con una lona
sigue en el lugar del accidente
y otra vez habrá que reemplazar tu retrato
por el de San Lorenzo en la B

sé que estarás siempre a mi lado
como el vacío que dejaste
y que este miedo comiéndose las uñas
no es más que tu foto cansada
redondeando ceros
en la cantidad de veces que no volverás
ya no me darás sol

en eso me parezco a Dios
ejerciendo de niebla junta
no tocarte de lejos
ser nada con ganas de rocío

lo único que podía darte eras vos
la versión femenina de un silencio
que tiembla.

Cómo olvidar la cajita feliz
que se te cayera al salir
tu cuchara revolviendo la fe matada
nuestra vez esperando
la nube con forma de elefante

en este amor
ya no hay manos en los ojos
y de la sed no le queda
si quiera un camello de soberanía

en cada fotocopia de tu pelo
guardé el último trasplante de distancia
el reflector que alumbra la piel abandonada
la jabalina con la soga sin nadie.

Tal vez un fleco de amor
quede a salvo de la tijera
y el Charleston del baterista arree
a este silencio bilingüe
pero balística no va encontrar nunca
una bala con tu nombre
y si bien las condiciones
un tanto objetivas estaban dadas
me hubieras dejado el miedo de perderte
o al menos
una herida vigente
para hipotecar.


* Anula los poemas A y B.


Javier Saleh (Boedo, Buenos Aires, 1976) 




IMAGEN:  Géométrie conjugale (d'après Paul Klee (2005), fotografía de Gilbert Garcin