lunes, 9 de agosto de 2010

Elogio de las brumas





















No estoy entusiasmado
por el regreso de Soda Stereo.

Me interesan a veces las plantas
pienso en cómo será la estructura orgánica
de una planta carnívora.

Pienso en la importancia
de la obra de la generación del 80
o también que aquello que llamábamos "tecno europeo"
y era tan nuevo tan
es una música que ahora sale de un kiosco azul de revistas
frente a un sanatorio.

A veces voy cerca de un árbol
con una revista y un mate y un termo
más solo que un marsupial
a mirar pasar los tacos de mujeres
que hacen clac clac en la tarde, en plazoletas.

No
no estoy entusiasmado por
el regreso de Soda Stereo.
Ni tampoco por el celular de esa pendeja
que llora y llora una cumbia chillona
Y su madre, adolescente, se ríe y se ríe.

La música de los celulares
a veces parte de por ahí, y la miramos
como alertados, buscando la presencia del tecno-dios

no, no quiero que me arrulle
el regreso de The Police.

A veces pienso que mujeres hermosas, como Rita Hayworth,
hoy se verían como Lita de Lázari.

A veces me siento también en un kiosco
con una cerquilesca
mirando pasar a las estrellas desde abajo
para arroba
como un amanecer de mil soles plateados
y el trago amargo en una boca seca
un trago de gaucho, de cow boy, proletario
en una calle agrietada, un asfalto gris y caliente.

No, no estoy entusiasmado
con el regreso de los Cadillacs.

No sé el número de Ticketek
ni de movistar, ni de la sala de estar
ni de nada que se parezca
a la nada
al desafío ala
al desafío odol
a odol pregunta
a la pregunta
al odio
al alcohol
a la ira
al Espadol
ni a nada de lo que esté
más arriba de la superficie.

No me interesa la
Chiqui Legrand
ni ser retro, ni tomar drogas
de diseño
ni estudiar diseño
ni pensar en diseño
ni consumir diseño
ni consumar un sueño
ni bailar, ni quedarme quieto
por un sueño.

A veces tengo sueño
y me voy a dormir temprano.

Esas noches siempre sueño
con cosas que no tienen nada que ver



Francisco Marsioni



Gogui. También llamado Francisco Marzioni. Nacido en Rafaela, tiene 30 años, es periodista y fundador de blogs de poca convocatoria. Trabaja como colaborador permanente para el semanario rosarino Cruz del Sur, y como free lance en diversos medios gráficos de Buenos Aires. Es especialista en Política, Economía y Cultura. Actualmente reside en dos extremos de la ruta nacional 34: Rafaela y Buenos Aires. Encontralo en fmarzioni@gmail.com






9 comentarios:

Nicolás Pedretti dijo...

me encantó, que no se corté Marcelo,

Doamna care plânge dijo...

Nio se ppor que la gente insiste n poner de ringtones a cosa como "Laura, se te ve la tanga" , cuando saben que van a una reunion importante , con gente grande ...

bea dijo...

bueno , ahora que diga en qué está interesado , qué es lo que le importa. Tal vez así sus blogs tengan más convocatoria.

qué bueno el retorno Marcelo querido, pero subí esos poemas copados que solías, dale ?

Ah!, y no comparto para nada la cita que abre el blog. Qué es eso de "sentimientos artificiales" y "verdaderos"? Quién establece la diferencia?Cómo se hace para diferenciarlos?No será que hay sólo sentimientos, que con todo lo complejos , confusos y bellos que son ya tenemos suficiente?
Por favor , no toquen a la poesía , que es lo único que va quedando visible en un horizonte oscurecido por la chatarra.

qué alegrón la vuelta, y cariños.
bea

bea dijo...

y qué significa CERQUILESCA ?
bea

Marcelo dijo...

La frase es de Coleridge, Bea. Y me parece que alude a que lo estético no se ponga pon encima de lo humano, de los sentimientos reales, ya que todo poema es una construcción metafórica.
No sé qué significa "cerquilesca" y lo que me importa es la felicidad o su posibilidad, al menos.
Un beso para vos Bea, y gracias a todos por los comentarios.

Anónimo dijo...

Bienvenido Marcelo. Sos una compañía, aunque no contestes.

Marcelo dijo...

Cómo que no contesto, Anónimo???Preguntá lo que quieras y verás que sí lo hago.

Lilian dijo...

No, noooooooo Marcelo,este tipo de pobresía no!!!! qué cosa más mediocre, por dio!!!
Todo lo demás, en especial este nuevo formato, impecable y para felicitarlo.
besito

iris giménez dijo...

por el contrario, a mí me parece que es un texto que dice mucho, que dice todo, es más, dice todo lo alienable y lo cierra muy bien:

"A veces tengo sueño
y me voy a dormir temprano.

Esas noches siempre sueño
con cosas que no tienen nada que ver"

alguien que puede decir sin vueltas que está al tanto de todo lo que sucede en las superficie, tan difícil si no imposible de evitar, y simplemente definirse también como alguien que sueña con cosas "que nada que ver" -con eso.
la función de la poesía no es trasladarnos a sobrevivir adentro de un frasco, es intervenir la realidad, mostrarla, desmenusarla, inventarle puertas y ventanas. me parece excelente el poema de Marsioni. gracias Marcelo.