domingo, 9 de enero de 2011

NOMBRANDO AL QUE NO HA NACIDO

























Una vez más
la dulce leche llena
los pechos de mi mujer;

las lunas de sus pezones
se oscurecen, y yerguen.

Tu cintura se espesa
y la nube en tu vientre

gira alrededor de nuestro segundo hijo

Un pequeño frijol de carne
que flota hacia la vida;

se vacían en sus ojos
todos los ríos de tu cuerpo,

tu sangre tamborilea de su boca,

ya nosotros lo hemos nombrado.

En su tercer mes
se resolvió

en quietud,

su mundo cedió
y comenzó a ir a la deriva;

su silencio sangró desde tu vientre.

Más tarde,
su rostro surgió en nuestros sueños
como un planeta,

y dijimos:

tú,
lágrima cortada,

pequeña estrella de lodo rojo,

carne suave y lechosa;
tú, José.



David St. John

(Traduccción:
Guillermo Teodoro Schuster
y Juan Carlos Prieto Cané)


NAMINGTHE UNBORN\\Once more,\sweet milk fills\my woman's breasts; \\ the moons of her nipples darken, and rise.\\ Her waist thickens, \ and the cloud inside her belly \ swirls around our second child.\\ A small bean of flesh, \ he floats toward life; \\ all the rivers of her body \ empty into his eyes, \ her blood drums from his mouth, \ already we have named him.\\ In his third month, \ he broke into stillness,\\ his world gave up and began to drift away,\\ Afterwards, \ his face rose in our dreams \ like a planet, \ and we said: \\ you, \ broken tear, \ little star of red mud,\\ flesh-blown and milky; \ you, Joseph.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Maravilloso en su rotundidad, pero cómo duele esta lectura...