lunes, 3 de enero de 2011

EXTRAÑANDO A MI HIJA


















Este empapelado tiene líneas que se elevan
rectas cual barras, y en lo alto,
el cielorraso está diseñado con rosas rojas.
Sobre la pared frente a la cama
el espejo con su fija mirada encierra
seis rosas en el blanco de sus ojos.

Aquí en mi escritorio, con mi libreta de apuntes abierto
el extrañar a mi hija hace que esas barras
extiendan sus líneas hacia arriba a través de mi mente.
Esta página en blanco me mira fijo como espejo
donde rosas miradas fijamente anhelan pasar
a través de los pétalos de mi pluma.

Hace una hora, apareció una imagen
de una bestia que apretaba su hocico
entre las barras. Después, a través del tic-tac
del reiterante reloj
un segundo relumbró con el dilatado encandilar
de los desiertos. La puerta, en un verde espejismo,
se abrió. Entró mi hija.

Sus ojos estaban dilatados tal como ella los tiene,
la redonda mirada de su niñez era
blanca como la distancia en el espejo
o en una página blanca, un blanco poema.
Las rosas corrían veloces alrededor de su nombre.



Stephen Spender

(Traducción de William Shand y Alberto Girri)

Stephen Spender (Londres, 1909- íd., 1995) Escritor británico. Cursó estudios en Oxford, donde conoció a W.H. Auden, con quien formó parte en sus inicios del grupo de los llamados poetas «treintistas», que intentó incorporar una dimensión social y política a la poesía. Fue miembro del Partido Comunista, del que se separó tras la guerra de España, en la que estuvo comprometido con los republicanos. Dirigió, junto con C. Connolly, la revista Horizon (1939-1941) y, junto con M.J. Lasky, Encounter (1953-1967). De su obra poética cabe destacar: 20 poemas (1930), Viena (1934), El centro quieto (1940), Ruinas y visiones (1942), Regreso a Viena (1947), Los días generosos (1971) y Colección de poemas 1920-1985 (1985). Autor también de una autobiografía (Un mundo en el mundo, 1951) y de una notable obra ensayística: El elemento destructor (1935), El elemento creador (1953), ¿Modernos o contemporáneos? (1963), El año de los jóvenes rebeldes (1969), Sensibilidades inglesas y americanas (1972) y T.S. Eliot (1975). Tradujo obras de F. García Lorca, R.M. Rilke y P. Eluard

2 comentarios:

bea dijo...

qué belleza por dios !!!!
gracias.
bea

Anónimo dijo...

una hermosura. Gracias.podiz