sábado, 23 de julio de 2011

LA CONDICIÓN
















Sin acción
no puedo vivir,
aherrojada a mi lira
moriría.
Mi lira es para mí lo más alto del mundo
y siempre le sería fiel
si no fuese yo un alma encendida.
El que, con uñas ensangrentadas,
no abre una brecha en el muro de lo cotidiano
—aunque al salir por él perezca—
no merece contemplar el sol.





Edith Södergran

(Traducción de Jesús Pardo)




Edith Södergran. Poeta finlandesa nacida en San Petersburgo en 1892. Perteneciente a una reconocida familia burguesa, estudió en el famoso centro alemán Petro-Schule de Corelia, ciudad de confluencia ruso-finlandesa. A sus primeros escritos de corte crítico y analista, le siguieron poemas en alemán y sueco con marcada influencia de poetas alemanes. Afectada por la tuberculosis desde los diecisiete años, aprovechó su estancia en varios hospitales suecos para estudiar las corrientes expresionistas y futuristas. A raíz de la expropiación de los bienes de su familia durante la revolución rusa de 1917, se refugió en Raivola, cerca a San Petersburgo, donde apareció la primera publicación de renombre en 1918, bajo el nombre de "Septemberlyran", seguida de El altar de las rosas" en 1919, y "La sombra del futuro" en 1920, obras que marcaron el inicio de la poesía modernista finlandesa.
Agobiada por la depresión y la pobreza, falleció en Raivola en 1923.