domingo, 23 de marzo de 2014

ARTE MAYOR












En el silencio de los árboles
intuimos
que el otoño es perfecto

se detiene en la rama
en las hojas
en el tronco
en la savia

y eso sucede en toda la montaña

Una mantis en mímesis
que nos hace escuchar
la oración de la vejez

En la naturaleza
se vuela para sucumbir
o para crear vida

En otoño
los pedúnculos marchitos
no soportan el peso del tiempo


Enormes son nuestras
equivocaciones
y aciertos
en la vida

Ay fatalidad

La poesía es el arte mayor
para volvernos solitarios

Un arte milenario
para miles de años posteriores

Hasta el respirar
y el paso del oxígeno
está grabado
en la nada.



VIDAS EJEMPLARES


Tres fósforos yacen acostados 
en una cama de cartón. 
Es tarde en la noche 
y el calor del verano los sofoca; 
conversan del destino 
y de lo hermoso que es arder 
acercándose a dos velas 
cuando los enamorados 
se miran con dulzura 
antes de cenar. 
Están concientes que sus vidas 
se acercan al ocaso y no le temen; 
la vida es eso, 
una llama que surge 
y que se apaga 
al intentar asir su fuego. 
Tranquilos aguardan 
y en el tedio de la espera, 
juegan a soñar que hay otra vida 
que nace cuando mueren.



José María Memet





José María Memet, poeta y gestor cultural, nacido en Neuquén, Argentina, en 1957 y nacionalizado chileno en 1970.  Ha publicado varios libros, entre ellos "Poemas crucificados" (1977); "Bajo Amenaza" (1979); "Los gestos de otra Vida" (1985), "Amanecer sin dioses" (1999), "El rastreador de lenguajes" (2005) y "El cazador de instanstes", entre otros. Director del Festival Internacional Chile-Poesía. Su obra ha recibido diversos premios, entre otros,  el Gabriela Mistral  en  1977  y  el Premio Pablo Neruda en 1996.