viernes, 26 de diciembre de 2014

AHORA, ALGO REAL
















PARA JEANNE HEBUTERNE, MUSA DE MODIGLIANI

El calvario de una musa es no poder ser por
y para ella, desborda y derrama la luna del cofre
en su cabeza, fugándose la luz acelerada
se encierra en otros poros
no cercar el misterio
                 es la multa por su belleza, 
no tener vellos secretos 
es la sanción 
            de las sirenas.

El calvario de una musa es prestar el cuerpo
a la divinidad del desquiciado, 
ser secuestrada por una nave extraterrestre,
forzada a dar las llaves de la piel del aire,
servir el corazón como aguardiente al borracho
y ofrendar la sangre 
como vino para otra tinta 
en otro lienzo, ser la esperanza del suicida,
la valentía para el deseo 
                      de caer a través del abismo.

El calvario de una musa es hacerse hada 
para los cursis insensibles poetas, 
Femme fatale para los viciosos de cortar 
sus ríos, sus venas, bella durmiente
para los irremediables por ego heroes,
ofrecer a besos la ternura a los sucios 
presos del escepticismo, a los tristes,
amigos del desasosiego entregarles
diente 
     a diente la sonrisa intacta
atesorada
en el fondo 
             del pecho.

El calvario de una musa es donar al mundo
los derechos de autor de su gracia, 
renunciar a la necesidad 
de ser animal, por veces isla virgen, 
inmunda, vulgar, parca,
gema en bruto, 
antiestética, humana.

El calvario de una musa
es serle fiel a quien por inspiración clama, 
el pegamento que inhala
aquel que busca lo belllo
                  por amputarle las alas
y hacer de la belleza utilidad, 
un sentido, una jaula.

Esperan las musas renunciar a la explotadora plaza
de ejecutivas de la fantasía,
esperan la cuenta regresiva a que se despidan 
los ojos que se fanatizan de su música, 
para volver solas 
a su liviana calavera.



AHORA, ALGO REAL

No frecuentes frases
sin corazón, por mímica,
no me digas que soy
tu loca ordinaria
de película moderna
con cabellera en llamas
que te despeina,
que vos ordenado
y yo poesía,
que yo poesía
solamente a la despedida.

No me creas impuesta
lunática alegoría
por plano
planeta profecía,
fantasma tu fantasía,
enamora la quimera,
pero sólo se pueden
amar, realidades.

Yo renuncié al papel,
porque fui, musa antes.



LAS BIBLIOTECAS TAMBIÉN SON CEMENTERIOS

En donde nos adelantamos a descansar poetas
para sueños cobardes y vanidosos
de atravesar la era.

Somos más que libros
más que décadas
de Las mil y una noches
La Divina Comedia
La Odisea
cualquiera.

Somos menos
que un puto sustantivo,
la muerte.


Alina Kummerfeldt



Alina Kummerfeldt nació en la ciudad de Guatemala en el año 1989.Tiene estudios en Ciencias de la Comunicación y Escritura Narrativa. Publicó su primer libro de poesía Carta Cero en el año 2011, ilustrado con los dibujos de la artista Milagro Quiroa. En el año 2013 publicó Trotamundos de Cuerpos, ilustrado con la fotografía de José RodriguezPalomo. Su propuesta ha aparecido en algunas revistas impresas y digitales. Ha realizado lecturas poéticas y participado en conversatorios de poesía en Guatemala, Ecuador y en Buenos Aires, Argentina, en donde actualmente reside. Para conocer más de la autora: 
http://alinakummerfeldt.wix.com/alinakummerfeldt.




1 comentario:

HuexO dijo...

Muy bueno Alia, segui asi, inspirandote e inspirandonos!