lunes, 22 de diciembre de 2014

INVISIBLE GUSTA DEL REFLEJO






















Invisible gusta del reflejo,
la cómoda posición, 
el silencio presto,
impune prolongación.
Puedo escribir alejando lo consustancial.
Nadie vio sus semanas,
y si la noche alza el grito,
la sombra de su sombra, 
temprana noche.
si alza su dolor temerá luego al golpe  y a las cosas lejanas,
alta noche con rostro de espanto
alta noche de muerte imaginada.



No hay un modo de huir, un grito certero,
buscas la perfección,
la magistral noche en celo,
el abrazo detrás de la casa,
y la sangre de todas las ausencias




Mi madre se ha ausentado, ha bajado de la colina y quizás ya no vuelva, aunque pasan los días puede salvarme, regresar y tomar mi mirada anticipándose  a las cosas. En la ciega brevedad de mi destino,no recuerdo cuándo partió, ni el sesgo que en  la madrugada aumentaba la fiebre, cuando el mural era frio y mi cuerpo pequeño y virgen, se aprestaba al muro.
Mi madre es silencio, ella piensa y no puedo leer sus pensamientos, yo, carne de su carne.

(Inéditos)

Malkka Bentivegna




Malkka Bentivegna (Argentina, San Luis, 1983). Escribe desde los 11  años .Estudió el profesorado  de Literatura, que abandonó a mitad de la carrera. Completó la carrera de Fotografía en la UNSL. Publicó su primer libro de poemas: “Noctambula”, en la Editorial Independiente Revistas Callejeras de la ciudad de San Luis, con los poemas que escribió a los 17 años. Ha participado de  encuentros Literarios junto al Grupo ENIE (Encuentro Nacional Itinerante de Escritores) que reúne escritores de todo el país, de diversos géneros y estilos. Ha concurrido  a los  distintos ciclos Literarios que organiza en la ciudad de Villa Mercedes el escritor y poeta Patricio Torne.