jueves, 3 de noviembre de 2016

LAS CONFESIONES





















MI CORAZÓN DA SALTOS

…de mon immersion soudaine et brutale
dans la langue espagnole…
—Jörn Cambreleng
Mi corazón da saltos,
va del rencor al odio, del amor al silencio fácilmente,
de la oscuridad a la penumbra, conoce la apertura de la luz
muchas veces, mis dedos tamborilean, mis manos no se quedan
quietas, mis ojos recorren todo lo visible como buscando
aquello que no se encuentra en el campo visual, por qué entonces.

Jamás estuve en un país
donde no hablaran mi lengua.
Siempre me pareció vivir en un país
donde no hablaban mi lengua.

Hay seis tipos de secuencias textuales: narrativa,
descriptiva, dialogal, instruccional, explicativa y argumentativa.
Se puede elegir según la delicia del corazón, o en contra.
La inmersión en el lenguaje puede ser brutal, causarte enojo, ahogo,
muerte, melancolía.

Pero nunca te olvides de que nunca se trata solamente
de hilar palabra con palabra,
como en esas “amables y alegres” guirnaldas de papel crêpe
que se cuelgan en la fiesta: la melancolía puede matar,
el acto de escritura rescatar una memoria, el papel con sus signos
ser el doble de tu propia conciencia. Nunca es solamente
el salto del corazón: es su sobrevida.



PLAN NOCTURNO

Meterme dentro
de vos oscuro.



LA CONFESIÓN POR LA TARDE

Era inminente decirlo. Se sentía
inevitable, casi obligatorio.
(Una muerte rondaba las palabras).



SUSAN SONTAG Y LAS AMAPOLAS

Imagino que estabas en el living room
de tu departamento, o en un jardín extranjero
con luz insuficiente

que fuiste arrancando una a una
las semillas

que más tarde, mucho más tarde,
quizás tres años después, o treinta, te recostaste
a dormir, susurrando la canción

“amapola, dulcísima amapola…”
con alguna palabra fuera de lugar
o pronunciada errónea / o tan sola,
“igual que ama la flor la luz del día”

que siempre te preguntabas por esos tropismos
“cómo puedes tú vivir” / repitiendo “cómo puedes”
y que no te despertaste



ACUSACIÓN DE SENTIMENTALIDAD

¿Por qué ponerse a salvo? ¿Por qué
evitarla? sus opuestos
no significan resguardo alguno
ni especie alguna de salvación



DICHTUNG und WARHEIT

quise hacer una lista para el supermercado
tan lista y original como para que resultara poema
(aquel poeta lo hizo, por qué no, de cuyo nombre
no puedo acordarme) / pero
me di cuenta de que no podría
comprar esos artículos de lujo: faisán o caviar beluga
o pétalos de orquídea piel de tigre
solamente pan de nuez
quizás y almendras ahumadas y galletitas de trigo partido
y mostaza a la miel / ¿ves?
no alcanza para un poema



DE LA IMPERSONALIDAD EN LA POESÍA MODERNA

Cuentan que una vez T.S. Eliot le envió a Marianne Moore
una tarjeta con un corazón atravesado por una flecha
no puedo creer que nos hayan mentido todos estos años

me atreveré a comer un durazno, me mancharé la barbilla
y el cuello de la camisa blanca con el jugo corazón

cuentan que Marianne le confió en una carta a su amigo
William C.Williams que ella era "tendiente al exceso",
en el arte como en la vida

la vagina es la vaina de las cosas: se abre al grito de dolor,
placer, al amor, al severo castigo del sufrimiento, el parto
y las flechas fálicas de las mentiras




Fabián Iriarte





Fabián Iriarte (Laprida, provincia de Buenos Aires,  1963). Reside en Mar del Plata desde 1979. Es Doctor en Humanidades (Universidad de Texas en Dallas, 1999) y enseña literatura inglesa & norteamericana y literatura comparada en la Universidad Nacional de Mar del Plata. Sus traducciones de poesía han aparecido en las antologías Usos de la imaginación: Poesía de los latinos en EE.UU. (Mar del Plata: EUDEM, 2009) y De la nieve, los pájaros: Poetas norteamericanas contemporáneas  (Santiago de Chile: RIL, 2010).Ha colaborado con ensayos, reseñas y poemas en las revistas Hablar de Poesía y Diario de Poesía; en la antología Poesía erótica argentina (2002); y en los sitios de Internet Campo de maniobras, El mundo incompleto, Efory Atocha, Faro vacío, entre otros. Entre sus libros de poesía se cuentan guaridas de huir el mundo (Melusina, 2000), la intemperie sin fin (Melusina, 2001), La mudanza (Gogol, 2009), Devoción por el azar (Bajo la Luna, 2010), Cuentas por saldar (Ediciones en Danza, 2010), Las confesiones (Huesos de Jibia, 2012), La Caja P (Ediciones del Dock, 2012), Litmus test (UNL, 2013) y El punto suspensivo (Letra Sudaca, 2014).






2 comentarios:

Cecilia Figueredo dijo...

Gracias por estos poemas y por este blog siempre vivo. Sólo un poeta con tu sensibilidad, puede llevar adelante todo esto.

Marcelo dijo...

Gracias por todo, una vez más, querida.