martes, 21 de febrero de 2017

CIERTA CURIOSIDAD POR LAS TETAS



















...pero siempre le queda a uno
cierta curiosidad por las tetas..
César Fernández Moreno (de Ambages)


Poco se habla
de las dulces montañas
proa del cuerpo
estilete de leche
                         ondulación permanente
                         buen vino
                         pezón
                         pez
                         son
                         saciedad
¿una madre se oculta
tras los rojos botones
que alimentan o excitan?

La succión es un rito
                               ancestral
solidario
el filósofo dijo:
nada es más importante
que una teta besada
en el lugar
              y el momento
oportuno 
               un ascensor que se para en el quinto piso
               el baño del colegio
                            en el recreo largo de los mediodías
               la plaza sin faroles
                            del domingo a la noche
               la matiné del barrio
               con la Sarli en los ojos
y la mano atrevida
buscando la entrepierna

una teta besada
                        roe monotonía
le devuelve a la boca
el oficio terrestre
                        de comer otro cuerpo
la teta
en su lenguaje
                        manantial y creíble
todo lo purifica
no importa la textura
            o el tamaño que tengan
en los pueblos se escucha
el rozar de las tetas
                        en las siestas de marzo
pienso
          que hay hasta tetas
arrastrando mujeres
por las calles desiertas
de las grandes ciudades

el mundo
             ha conseguido reducir
a fuerza
             de mordiscos y cobalto
tanto riesgo de cáncer
                                 mala hormona
pero
        a qué precio tan alto
        y desmedido
alguien puede besarme
las tetas que me faltan?



CARTA DEL OBSEDIDO

Necesito la transgresión de tu voz sobre la almohada
el asco de tu madre y los amigos
tus manos en mis nalgas necesito
el escándalo de tu cuerpo arriba de la mesa
el miedo compartido necesito compañera putita
tu forma de arrastrarte y succionarme
necesito el olor de tu piel y los insultos
tu cuello al desgarrar fláccido hueso
necesito el sabor de tu nervio tensado
la blanda herida que ocultas
necesito tu amor tu porquería
la tierna necedad
la muerte que me debes.



BREVE ADIÓS

Dulce amor
antes del alba
quien pudiera
reconocer tu piel
bajo la luna
             y así
abrigarte
         los ojos
de su brillo
para salvar
           la luz
cuando el olvido 
llegue.



Reynaldo Sietecase (Rosario, Argentina, 1961)




1 comentario:

Oscar Bedogni dijo...

una teta besada
roe monotonía
le devuelve a la boca
el oficio terrestre
de comer otro cuerpo


Increible la imágen, la idea amerita toneladas de papers académicos sobre sociología, historia, etc. Lo mejor del poema.