lunes, 24 de abril de 2017

OBTURADOR














A mi padre

Impaciente, el viejo toma el arma,
carga el rollo enredado entre los dedos,
y gatilla.
Desde chico fantaseaba con ese disparo:
encuadraba en su mente un objeto 
minuciosamente fiel a su pasión.
Poco a poco se fue armando de valor
en el oficio de cargar con el peso
de la vida de otros:
encender ajustar quitar luz,
creer en el misticismo del hecho.
En la opacidad de aquel cuarto oscuro
comulgó con sus víctimas
desmembrándolas o simplemente
observó cómo un rostro
sofocado por el líquido pasaba
del rojo al verde pálido.


Ahora, en el solitario jardín,
agazapado como un vigía
con su letal LEICA R8
espera el vuelo 
de su próxima víctima,
para cortarle las alas.





Ana Herrera



Ana Herrera, poeta argentina, nacida en Guaymallén, Mendoza, en 1985. Ha estudiado arte dramático y para masajista profesional. Es aficionada a la fotografía, alumna del Taller de lectoescritura de Marcelo Leites y una inconformista empedernida.  Aún permanece inédita.




No hay comentarios: