jueves, 12 de enero de 2012

El jardín santo


                                 a kim ki duk

aliento


cuando tu aliento
no humedezca el vidrio
la muerte mi amor
cada estación se habrá ido

cuando el tajo la sentencia
te haga callar
un bosque de sangre en la garganta
las estaciones se habrán ido
y quedará el invierno
última prisión

se habrán ido
las flores abiertas en verano
último dibujo del amante

y quedará
tu lengua enhiesta
invierno
una muerte mi amor


a kim ki duk

el arco


1

inmóviles
los dedos tensan un retorno

aérea
suspendida
la desnudez se pliega
en cada acierto

los ojos muerden la elipsis
el arco no dubita
es
su propio blanco



bailarina



los machos miran
su desnudez

en el bronce de las lámparas

ondeante
gota de fuego



la costa



el mar cualquier mar

mi naturaleza
de medusa eléctrica

viaja aferrada
a sueños
de transparencia









el jardín


1

él
sus dalias rojas

la azada dulce
en el barro

sostén quebradizo

la niña
la misionera
un escarabajo

volvía de la escuela

su piel mutaba

la niña inteligente
niña dalia


aquella casa de venado

muñecas sin voz


3

algunas tardes el ritual
vestirse bien
para ir de visitas

aunque nadie entendería
lenguajes solitarios

y ese par de tías raras
escudriñando

de quién era hija
tan morocha
los modales

vos en compañía
de tu pequeña dalia

pero la última vez
fui alta y espigada

gotas cárdenas
petalitos de mujer
metamorfosis

la última vez
moría el Jardín Santo

mi tío
con quien sembraba
ese rojo oscurísimo

(Fragmentos)



De: "El jardín santo" (Ediciones en Danza, 2010)

Catalina Boccardo (Buenos Aires, 1961)