miércoles, 4 de enero de 2012

VA PARA SIEMPRE
























Te extraño.
Si digo esto es
que abandono
la manera instrumentada
del poema figurado.

Te extraño papá
y me estrecho
armado con la memoria
que me diste,
redundante a base de
bicicletas y locomotoras
con ruedas gigantes.

Esto del llanto
esta para siempre entre nosotros
se transforma en un salto al oscuro
en una manta
que separa el invierno
me separa.

Una mano mía
imita a la tuya
Trata, urde tu regreso
por los dedos del cariño.


(Inédito)
Mi casa

Mi casa es una casa humana
al parecer de plantas que la estrechan
a perpetuidad lanzadas contra las paredes,
a insectos que regresan a sus propiedades
con un ala quebrada por eludir los nidos de viento
que les tiende la tarde.
Mi casa es una casa humana tendida al sol,
mis cosas están por todas partes;
aquí estuve, aquello usé,
pasé y no vi qué tan humana era en sus espacios.

La silla donde se sienta la ropa
el cuerpo del que se despierta el día
la pieza que la nave solitaria sueña.

Mi casa es una casa dormida
entre las avispas de un deshielo.




(Fulcro)
ESTAR DE ROJO

"Clavan la espada en la arena
y embargan de tragedia un continente".


Los españoles dicen que inventaron América.
No les gustó la sangre que encontraron aquí.

Vaciaron cuerpo tras cuerpo
sin poder drenar de heridas las mentiras.

No pudieron con lágrimas beberse la sed
en lágrimas llevarse lo llorado
de litros de sangre en sus barcos.

Iberia vampiro de plata.

La mar me gusta verde
y no trazaré de rojo los caminos de agua;
me complace este puente de plata entre
orillas de dioses sangrientos.
Insisten con que nos dieron su sangre
Traté de escapar por la que tengo de tano
y estos insisten con que crearon los barcos.

El castellano lo inventó mi abuela
fregando el frío con las manos.

Tanto fregó
que aprendí la lengua de los negreros,
ahora les instilo por las venas
las letras del espanto.

España inventó para ahogarse
su propio mar de sangre,
y con dos tipos de rojo
se logra un tipo medio andaluz como yo.
Con la pluma que no llega,
esta es una pluma que se aferra con la mano,
les inserto los canutos conjugados de su lengua de comercio.

El castellano me lo inventó mi abuela, una tarde
para que no me quede solo con mis manos.

(Inédito)
Daniel Battilana



Sinólogo. Palio lingüista. Realizó estudios de Antropología Filosófica e Historia de las Religiones (Anthropologie philosophische Geschichte der Religionen Hanóver-Universität). Es Magister en Historia del Arte del King´s College of London, con tesis sobre “Ausencia, lenguaje y la exaltación del vínculo poético”.
Es miembro de la Asociación Argentina de Epistemología y Psicoanálisis.
Ha sido incluido en seis antologías poéticas y de relatos.
Es editor virtual del news letter L.S.D. Y cofundador con el narrador Alejandro Manrique de la página web “El Ciruja”.
Dirigió, junto a la poeta Ana Bidiña, la revista Cucaña; es cofundador, junto al filósofo Elk Filosi, de la Fundación Centro Cuxdamara de Estudios Zen; ha sido publicado por Gibralfaro dependiente del departamento de Lingüística de la Universidad de Málaga.
Desde el año 2002 integra junto a los filósofos E. E. Filosi, J. Aldurás y C. Stefanatto “Mot de boue" de lectura comparada.









1 comentario:

Anónimo dijo...

buen descubrimiento para mí.
Susana.