martes, 28 de junio de 2016

CUARTO CRECIENTE


























Apretemos nuestros muslos
cabalguemos
yeguas lancen con la lengua
este jadeo
ajetreo a rienda suelta
la pasión y e1 desenfreno
tras la presa de sí diosa
que desanda
su camino a la espesura
no se topa con un claro
entre yuyos y follajes
nunca acaba
arremete y se empecina
junto al flanco
de olmos álamos y robles
anonada
a los perros
a las fieras
a las bestias
Rojo oscuro tendido
de sus ancas
en la eterna travesía
que dilata
el galope
del instante
capturemos
la destreza con el arco 
que se extiende y saca chispas
abre fuego con las flechas
abren brechas
como surcos o emboscadas
las heridas corren rojas

                                           entre mucus liquen moho
                                           corre roja nuestra diosa
                                           para ganar la carrera
                                           sopla el cuerno suelta Orión
                                           sus resuellos que refulgen
                                           y exasperan las corrientes
                                           como un cántaro hecho trizas
                                           coronada de laureles
                                           ella
                                           Salta con la camisa en llamas
                                           de estrella a estrella,
                                           de sombra en sombra

Amazonas
junto al flanco de este bosque
me hacen sombra
el resuello de sus cascos
que se lanzan al galope
e1 jadeo de las lenguas
como ristras que encabalgan
el discurso tan apriesa
rnonta fieras monta bestias
para echar mas leña al fuego
sus palabras sacan chispas
como flechas abren brechas
o una mecha
en la espesura
cita e1 resplandor
un blanco
entre mucus liquen moho
sigo sus huellas
me arrastro
qué jaleo qué ajetreo
cobra mi cita premura
me apresura
tanto cuerno
sonando como emboscada
Orién suelto en la penumbra
gana el camino a la hoguera
y yo indómita arrojada
me sonrojo en la carrera
suelta de cuerpo de ristras
sueltas las bridas las cinchas
suelto los muslos las riendas
ya no hay cadena que aguante
vaya el cántaro a su fuente
hágase el flujo corriente
suelte la lengua amazona
una junte vulva y rabo
hiera
clave
mezcle
sangre
y del hilo del discurso
los dos rotos cabos ate.

(Del libro colectivo INVOCACIONES
Cuatro poetas en la voz del mito,
Ruinas Circulares, 2011)


Valeria Melchiorre (Buenos Aires, Argentina, 1970)