jueves, 30 de junio de 2016

LOS 90 ME AGARRARON MÁS BIEN SOLA Y CONFUNDIDA























Los 90 me agarraron
más bien sola y confundida

no recuerdo todavía
ya me vendrá
a la memoria
ningún acto  
fallido
o el fracaso

la impronta de un amor
su desconsuelo
algún arrojo
el tajo
que pueda confiscarse
                                    en el poema

Trabajé siempre a destajo
ahorré con el uno a uno
me mudé a un monoambiente
tenía vista a jardines
y un biombo separaba
el cuarto del estar
                                    no estaba en ningún lado
                                    ni en la vereda opuesta
                                    ni en esta de este lado

cruzada con el mambo
de ser independiente
quise tener marido
no conseguí ninguno
no me casé de blanco
no me casé de rojo
no me casé de azul
                                    me opaqué en el recuento
                                    de cada encontronazo
                                    hubo meros chispazos
                                    chubascos que en el chasco
                                    del lecho se disipan
           
salvando las distancias
en este contoneo
un vaivén                  
o bandeo
de boliche                     
en boliche
de colchón                    
en colchón

Me agarraron los 90
más bien sola y confundida
tan inocua y anodina
la existencia y el ansia
de ser otra diferente
                                               por no andar a contramano
de lo que hacía la gente
que fueron mis 90
aburridos por demás:
me gradué licenciada
saqué el monotributo
cobré en corporaciones
probé corporativos

fui casi un miembro activo
de privatizaciones

gasté suelas enteras
en buscar inversores
                                                                                              son estas mis acciones
                                                                                  les dije
me dijeron
                                    no somos compradores
                                                                                  de tamaña boquita
                                                                                  nos gustan más calladas
                                                                                  vos sos muy cocorita
con el eco al costado
y el mambo así
         de frente
se dio lo que se daba
en los 90:
no encontré de la vida
lo que horada
concedí a los letargos
toda la hora de ensueño
y a los sueños rogaba
me dieran un estrago
                                    un tajo más profundo
capaz de dar a lumbre
                                    en este texto

Yo quise ser normal
en los 90
privada o estatal
pero entenada
tener gato y tortuga
armar ollas y fuentes
de paty con puré

por eso guardé aparte
                                    cada verso
y no integré la lista
de poetas del 90
                                    hice casi lo inverso
en ese papel de otra
que trababa
las rimas por ser cauta
sigilosa
me aboqué a la escritura
de una poesía
-cómo lo digo- pura

                                    la serie se llamaba
la unidad convocada
                                                                                  hoy la hallo dispersa
como el yo allí se horada

Así me hallaron sola
los 90
al rescate de una vida
que no era
lo que el meollo de mi vida
reclamaba

                                    debajo estaba yo
me fue triste
y en derredor de mí
nadie cantaba

me dijo Pizarnik
                                                                                   y al bies su sombra

                                               también leí completa
                                               en los 90:
                                              
No hubo caso
                                                                                  hubo tal vez un tajo

                                               pero no hubo sed ni vaso
                                               ni obscenidad ni sangre
                                               ni tortura
                                               que compensen mi frívola
                                                                                  amargura
Eso que del balance
 de los 90
 el saldo da a favor
 es positivo
 en apariencia
 los ítems que clickée
 -van incluidos
vaivenes
y bandeos                   los chubascos
los lechos                   y los chascos
 recorridos-
 hoy tienen su razón
 y consistencia
 rimar con esta hondura
                                               ¡cruel destino!
                                               la pálida blandura

                                               en los 90.


(Inédito)



Valeria Melchiorre




Valeria Melchiorre nació en Buenos Aires, en 1970. En poesía publicó Los dictados de la moda (Textos intrusos, 2012); La cita, en el volumen Invocaciones. Cuatro poetas en la voz del mito, junto a Enrique Solinas, Marimé Arancet y Romina Freschi (Ruinas circulares, 2012) y El hombre que soy yo en un cuadro de Francis Bacon (Textos intrusos, 2013).