viernes, 30 de agosto de 2013

Atardecer durazno












Siempre más sonriente al desastre más bello
Mallarmé
Zócalos sin lijar
                          maderos imperfectos
Tierra blanda suelo baldío

Caen sobre mi cabeza los durmientes de tacuara
Se desmorona el espacio junto a la humedad
de los juncos de cielo
                                   y el tiempo atardece

Por el extremo izquierdo de los escombros
          -en perfecta diagonal-
entra un haz finito y concentrado
                                                      de luz durazno

Se posa en la parte superior de mi mano
como una mariposa que cobija
           una perspectiva
un mensaje

Logro asir con dulzura lo luminoso
hasta en los peores
                               atardeceres




A la sombra del tilo


Viene del monte un aroma a casuarina
y lujuria recién lavada
                                     que me envuelve

Arrojo los dados minerales:
números tallados por la constancia del viento
                                        astillan mi suerte
Ella gotea hacia arriba y cae
                                              desnuda
pero dispuesta

No hay dádivas para este corazón
                       señor de la mañana

Altagracia en derredor, no tengo más verdad
que un salvaje palmar
                                     y el éxtasis en puntas de pie
de saber que este amor
                                     se come
con las manos.





Lucio Madariaga (San Cristobal, Buenos Aires, 1985)