sábado, 10 de agosto de 2013

Para que nada sea














BELLEZA

todo lo que está a punto de derrumbarse
deja ver entre sus grietas
un último resplandor
el calor de una llama atrapada que lo consume desde los días
en que el fuego
quemaba las entrañas de la plenitud

la plenitud
se vuelve piedra oscura
se vuelve piedra oscura
que niega al mundo
su infierno interior

después ruina
bosta cocida por el fuego de la creación
humo
humo y ceniza
mierda seca

el último brillo
respira en las grietas
de lo que está a punto de
de lo que está por
de lo que se abraza a la catástrofe
del fue y no será
de algo que sin misericordia
sin esperanza
con la convicción irrevocable de lo que se derrumba
de lo que se rompe
de lo que en ese momento
por última vez
es
por única vez
es

todo es un instante
la muerte no se confunde con la agonía
la agonía se confunde con la plenitud

la resurrección es la mierda seca

el  yuyo

la tierra agrietada




CONTRAPUNTO

fuga la noche
voy corriendo ciego y fuga la noche
el pecho estalla voy corriendo ciego y fuga la noche
lágrimas los ojos el pecho estalla voy corriendo ciego y fuga la noche

pecho estallado
donde lágrimas los ojos
y una corrida ciega

fuga la noche
cuando el pecho estalla                      (no llega la hora)
y corre ciego a la hora
los ojos lágrimas                               (muerte en los diques)
los ojos ciega corrida

los ojos en fuga                                 (Amén y otros tantos)
el pecho se duele
el pecho se estalla
el pecho se hunde

fuga la noche
fuga y la hora
fuga la noche de muerte la hora          (la muerte es ahora)
de lágrimas el pecho
de ojos que estallan
de cielo que fuga
la noche que mata
                                (la muerte descansa)

fuga que duele en la noche
noche que estalla en los ojos
lágrimas los ojos que corren ciegos
el pecho estalla
el pecho muerte                         (la muerte promesa de nunca nada)

fuga la noche
fuga los ojos
fuga el pecho
fuga la noche en la mirada
fuga el dique en la noche
fuga la muerte estancada en las aguas   (flotan los ojos
                                         flota el pecho que estalla
                                    flota en el dique la muerte estancada)

fuga la noche y no es nada
fuga la noche y es muerte
fuga la noche y lágrimas los ojos

el pecho estalla en el dique
el pecho estalla en el agua que fuga de lágrimas los ojos
el pecho corre ciego
el pecho fuga y estalla                    (hacia la nunca nada)


fuga la noche en el dique
flota la muerte estancada
los ojos lágrimas y en la boca estalla      (estalla para siempre
                                              estalla para nada)

en la boca estalla la noche
y en el dique un cuerpo flota por siempre a la nunca nada
                                    (Por los siglos de los siglos)



Mariano Díaz Barbosa




Mariano Díaz Barbosa nació en 1982, vivió en Buenos Aires y en San Miguel de Tucumán. Pasó por la carrera de Filosofía de la UBA, sin terminarla, y estudió cine en el CIEVYC. Ha escrito guiones para corto y mediometrajes, reseñas literarias para la revista Gramma, de la USAL, y publicó un artículo sobre Yukio Mishima en Intersecciones.psi, la revista digital de la Facultad de Psicología de la UBA. Desde 2005 asiste al taller literario que dicta Liliana Díaz Mindurry. “Para que nada sea” es su primer libro. También escribe cuento y novela.





2 comentarios:

Thanh dijo...

This is fantastic!

Adriana A. Billone dijo...

Bellos textos, Mariano. El segundo me recordó un poema de Paul Celan: "Fuga de la muerte", también bellísimo.