martes, 3 de diciembre de 2013

Una ciudad blanca



















Mis pensamientos giran hacia el sur
una ciudad blanca
despertaremos abrazados.
Despierto
y oigo golpetear el radiador
como un corazón de metal
y veo que ha nevado.



Virginia Woolf

Me gustaría haber estado en Rodmell
para parlamentar con Virginia Woolf
antes de que emprendiera
la fatal caminata: "Ya sé que estás
enferma, pero te vas a poner
bien: créeme: yo pasé por lo mismo".
¿Le habría ofrecido tomar
su lugar, morirme yo y que
ella viviera? Creo que no. Cada uno
debe avivar el fuego de su propia
"partícula ardiente", por su
bien. Así que no. Pero igual
me gustaría haber estado, antes
de que se llenara los bolsillos de piedras
y se tendiera en el río Ouse.
Angular Virginia Woolf, para quien
las palabras fluían a torrentes
como nublados amarillos sobre las praderas.



Qué

¿Qué tienen esas pastillas? 
Pasa el almuerzo y casi 
no puedo mantener los ojos 
abiertos. Ay, si hubiera alguien 
para charlar de cualquier cosa. 
Hasta un perro alcanzaría.

¿Por qué están martillando 
metal ahí afuera? ¿Y qué es 
ese generador cuyo zumbido feroz entra 
por la ventana? Qué es un 
poema, en todo caso.

Los narcisos, el brezo,
las fresias, todos
me hablan. Yo les
contesto, como San Francisco
y el lobo de Gubbio.



Saludo

El pasado es pasado, y si uno 
se acuerda de lo que quiso 
hacer y nunca hizo, no es 
haber pensado en hacerlo 
suficiente? Como eso de juntar 
una de cada una que 
había planeado, juntar una 
de cada especie de trebol, 
margarita, castilleja que 
crecían en ese campo 
donde estaba la cabaña y 
estudiarlas una tarde 
antes de que se marchitaran. El 
pasado es pasado. Yo saludo 
a aquel campo variado.



James Schuyler


(Traducción Laura Wittner)

A White City


My thoughts turn south
a white city
we will wake in one another's arms.
I wake
and hear the steampipe knock
like a metal heart
and find it has snowed.



Virginia Woolf

I wish I had been at Rodmell
to parlay with Virginia Woolf
when she was about to take
that fatal walk: "I know you're
sick, but you'll be well
again: trust me: I've been there."
Would I have offered to take
her place, for me to die
and she to live? I think not. Each
has his "fiery particle"
to fan into flame for his own
sake. So, no. But still I
wish I'd been there, before she
filled her pockets with stones
and lay down in the River Ouse.
Angular Virginia Woolf, for whom
words came streaming
like clouded yellows over the downs



What -

What's in those pills? 
After lunch and I can 
hardly keep my eyes 
open. Oh, for someone to 
talk small talk with. 
Even a dog would do.

Why are they hammering 
iron outside? And what 
is that generator whose 
fierce hum comes in 
the window? What is a 
poem, anyway.

The daffodils, the heather 
and the freesias all 
speak to me, I speak 
back, like St Francis 
and the wolf of Gubbio.



Salute

Past is past, and if one 
remembers what one meant 
to do and never did, is 
not to have thought to do 
enough? Like that gathering 
of one of each I 
planned, to gather one 
of each kind of clover, 
daisy, paintbrush that 
grew in that field 
the cabin stood in and 
study them one afternoon 
before they wilted. Past 
is past. I salute 
that various field.



James Schuyler, Poeta norteamericano, nacido en Chicago en 1923. Es uno de los cuatro integrantes principales de lo que el galerista John Bernard Myers apodara la "escuela de poetas de Nueva York", junto con John Ashbery, Frank O'Hara y Kenneth Koch. Es autor de una vasta obra poética, dentro de la cual se destacan Freely Espousmg (1969), The Cryslal Lithium (1972) y TheMomingof the Poem, con el cual cual ganó el premio Pulitzer en 1980. Publicó también colecciones de sus diarios personales y A Nest of Ninnies, una novela escrita en colaboración con John Ashbery durante un viaje en auto a través de Estados Unidos. Murió en 1991, a los sesenta y siete años, en Manhattan, después de un accidente cerebro-vascular.