sábado, 7 de diciembre de 2013

La nada que nos viste


















UN HOMBRE ESCRIBE LA PALABRA REALIDAD


Un hombre escribe la palabra realidad
y la palabra tiene filo.
La pulsa cauteloso, fue herido muchas veces
por la misma palabra que ahora escribe,
no obstante la desea.
La escribe y considera estar a salvo,
cree que al exponerla ante él se desmorona
su tiranía hiriente.
Celebra armisticios entre él y la palabra.
Pero el hombre que escribe, ni inocente ni simple,
conoce su poder, lo sabe breve,
que vive lo que dura esa corriente
que mantiene con vida la escritura.
Si deja de escribir, la palabra lo engulle.



UN HOMBRE ESCRIBE LA PALABRA HIJO

Podría haber escrito niño o chico
y así la perspectiva lo haría más diverso,
pero teme que el vuelo le quite la tibieza
de una mano pequeña apretada a la suya.
Llega entonces la imagen de la rama podada
en la luna precisa y la explosión en ciernes.
Palabra que se quita para el bien del poema:
la mano que se suelta, así es la vida.
No deja de ser cierto que escribe esa palabra
en el lugar donde antes supo escribir amor.
Nadie mejor que él sabe, se exige buena letra.
Este hombre que imagina mientras el hijo duerme
en la pieza contigua, se gasta en la palabra,
es la piedra que el río nunca elude.



UN HOMBRE ESCRIBE LA PALABRA VINO

Un hombre escribe la palabra vino.
Se ve tan real que no parece una palabra.
Con tinta azul la admira roja,
fragante y de sabor espeso.
Su sencilla estructura lo conmueve,
siente que el hombre entero cabe allí,
la danza de los días en la palabra vino,
soledad, alegría, victoria, frustración,
opulencia del rey, miseria del vasallo,
la historia escrita y la secreta,
los cantos y el silencio de la vida y la muerte.
¿Acaso era ésta la palabra que buscaba,
el sonido imposible que hermanase
la palabra poesía?


(De: "La nada que nos viste"
Universidad Nacional del Litoral, 
2010)
Roberto D. Malatesta



Roberto D. Malatesta. Poeta argentino. Nació en la ciudad de Santa Fe, en 1961. Ha publicado varios poemarios: "De las Cosas Blancas" (1984) "Casa al Sur'' (1987) ambos ediciones Mainumbí, "La Prueba de la Soledad" (1991) ediciones de la Universidad Católica de Sta. Fe, reeditado parcialmente por ediciones del Arca del Sur (1995) "Del Cuidado de la Altura del Níspero" (1992) "Las Vacas y otros Poemas" (1994), ediciones delanada, éste último Premio Municipal de Sta. Fe. , "Flores Bajo la Lluvia" (1998) ediciones del Dock; "No importa el frío" (Ediciones El Arca del Sur, 2003); Por encima de los techos (Ed. Leviatán, 2003) y "Cuadernos del no hacer nada" (Sigamos Enamoradas, 2009). Participó en antologías realizadas por la Universidad Nacional del Litoral (Sta. Fe al Norte y 75 aniversario). Parte de sus trabajos fueron traducidos al Alemán por Renato Vecellio, y publicados en revistas literarias de Austria y Alemania; obteniendo de la Literaturprojekt La Belle -revista alemana- el primer premio en Poesía año 1995. Obtuvo, además el tercer premio "Poeta en Nueva York" en Nueva York (USA), entre otras distinciones.