domingo, 15 de diciembre de 2013

ROSEBUD




Es decir estuvo suficientemente solo bajo la rama de un arce.   

Levantó los ojos, los bajó, con infinita insistencia. Se privó de
[todo.
Y cuando levantaba la vista veía: el arce 
—una palabra-; humo, una nube amarilla. 
Y cuando bajaba la vista veía una mata de pasto aplastada 
donde habitaban unas moscas grises. 
El hecho finalizó hacia la primavera de 1956. 
Cuando presentó su experiencia a los mayores, 
ellos entendieron que el chico volvía de la guerra de guerrillas, 

porque en realidad no dijo una palabra. 
"Este chico hablará el día del Juicio", dijo la abuela, pero se
[equivocaba
Aquella permanencia bajo el arce -una palabra-
había sumido al chico en esta reflexión: 
"Tengo la potestad de irme de las palabras, 
lo que significa lisa y llanamente irme. 
Y, de permanecer bajo el arce —una palabra-
no puedo decir nada, puesto que soy un chico bajo el arce". 
No había que entender que aquello significara nada. 
Excepto que el chico estaba bajo el arce, definitivamente 
perdido para los significantes, 
en una eternidad que carecía de sentido.




Jorge Aulicino  (Buenos Aires, 1949)