miércoles, 5 de diciembre de 2012

No te daría mi colección de cucharas importadas




Ni me tatuaría un brazo
Ni me iría a vivir a tu casa con tu madre
Pero te dibujaría lo que la vida te borre
Te esperaría debajo, en el gran salto
Porque soy  todo lo que no has buscado
La arrastrada por tu mayor creciente
La que supo domar al fantasma de tu entrada.

Tomo lo que me sirves, lo picante, lo amargo

Soy lo que dejas afuera a la intemperie,
La que va hasta ese lugar de tu fiesta,
del corazón
de tu hambre

No hay una foto tuya en mi billetera
Nunca retuve tu número, tus claves
No hay nada que nos una
apenas me tenso al esplendor de tu vida
con ese hilo finísimo
con que la luz
sujeta a los insectos.




Laura García del Castaño (Córdoba, Argentina, 1979)




1 comentario:

Marco Marino dijo...

Hermoso poema Laura.. no queda mejor adjetivo, porque es atrapante, sonoro, tierno, y hasta un poco nostálgico si uno se intenta encarnar desde el otro lado... un beso grande