martes, 26 de agosto de 2014

A LA EDAD



Es tiempo de hablar
lo que quizá adivinabas
en el camino sin
dejarte abatir
recuerdas cómo
te ponías de rodillas a mirar
por la ventana trasera
mientras tu padre conducía
y el entonces hilo del placer
mientras se abría el mundo
por ambos lados y por debajo
y tú junto a él
en un sitio que de pronto surge
sin dejar de crecer
le canturreabas
no de alegría sino
para preservar un tiempo sin tiempo
acompasados
mirando el mundo
más pequeño al alejarse
y cada vez más grande
a distancia pero aún ahí
quizá no era tal
pero al perderlo de vista
no lo encontrabas
en los sueños nocturnos
recordados o no
sin importar
de dónde viniera
gracias a ti se hacía
más pequeno a pesar de que tú
lo mirabas llegar y marcharse
aún no puedes decir cómo
ni siquiera asegurar
si el metro que llega
a tiempo al salir del túnel
nace
del pasado o del future


W.S. Merwin

(Traducción: Jeannette L. Clariond)

TO AGE

It is time to tell you
what you may have guessed
along the way without
letting it deter you
do you remember how
once you liked to kneel looking
out of the back window
while your father was driving
and the thread then of pleasure
as you watched the world appear
on both sides and from under
you coming together
into place out of nowhere
growing steadily longer
and you would hum to it
not from contentment but
to keep time with no time
floating out along it
seeing the world grow
smaller as it went from you
farther becoming longer
and longer but still there
well it was not like that
but once it was out of sight
it was not anywhere
with the dreams of that night
whether remembered or not
and wherever it was
arriving from on its way
through you must have been growing
shorter even as you 
watched it appear and go 
you still cannot say how 
but you cannot even tell 
whether the subway coming 
in time out of the tunnel 
is emerging from 
the past or the future





William Stanley Merwin (Nueva York, 1927). Es uno de los poetas norteamericanos más influyentes del Siglo XX. Merwin se hizo de un nombre como poeta pacifista durante los años 60. Más tarde, evolucionaría hacia temas mitológicos y desarrollaría una prosodia única caracterizada por el relato indirecto y la ausencia de la puntuación. En los años 80 y los 90, el interés de Merwin por la filosofía budista y la ecología profunda influyó también sobre su escritura. Sigue escribiendo prolíficamente, aunque dedica también una parte significativa de su tiempo a la restauración de los bosques tropicales en Hawai, donde reside permanentemente. Está considerado como uno de los más destacados traductores de la poesía de lengua castellana al inglés, ha traducido a Lorca y a Neruda, entre otros. Merwin ha recibido muchos premios, incluidos el Pulitzer y el Premio Tanner, uno de los galardones más destacados concedidos por la Academia de Poetas de los Estados Unidos, así como también el Premio Aiken Taylor para Poesía Norteamericana Contemporánea, el Bollingen, la distinción del PEN Club para traductores, la medalla Shelley y el Premio Wallace Stevens. Es dignatario titular de la Academia de Poetas Norteamericanos.Algunas obras poéticas: Los Piojos (1967); La lluvia en los árboles (1988); Viajes (1993); La Zorra (1996); El sonido del río (1999); El alumno (2001).