jueves, 14 de agosto de 2014

LO LÍRICO ES UNA CONDICIÓN ESTELAR



















La relación entre el yo lírico y el poema lírico
es como la que une a las estrellas con la luz que emiten.
El poema y el yo no son nunca idénticos y los separa
[una distancia temporal. 
Algunos poemas líricos se hacen visibles cuando su origen
[ya hace tiempo ha dejado de existir.

Los cielos son anacrónicos. Lo lírico, igualmente, 
va a la zaga de la subjetividad que aspira a expresar.
[Expresar este quiebre 
es la tarea del lírico negativo, 
que todavía no existe.

Si acaso un lírico negativo llegara a existir, tendría
[que ser redundante. 
Estará diseñado de antemano para desplomarse,
[produciendo una imagen 
que transmita la imposibilidad de la transmisión.
[Este gesto familiar,
como un grueso trazo negro sobre un campo blanco, 
enfatizará la chatura, que es un fracaso del énfasis.

El crítico se repite para enfatizar.
Pero como la repetición no enfatiza más que el fracaso
[del sentido, 
hay aquí una contradicción.
Las contradicciones deliberadas se vuelven líricas 
y la ausencia del yo es sentida como presencia.

Si acaso un lírico negativo llegara a existir, afectará
[una chatura 
a ningún efecto. 
El fracaso de la chatura será entonces una expresión
[de profundidad.



Ben Lerner

(Traducción: Guido Kerzovich)



Ben Lerner es un poeta norteamericano, nació en Topeka, Kansas, 1979. Es autor de los  libros de poemas The Lichtenberg figures (2004) y Mean Free path (2010) y de la novela Leaving Atocha Station (2011). Los poemas que presentamos fueron tomados de Ángulo de guiñada (2006). Ha recibido numerosas distinciones.