viernes, 28 de noviembre de 2014

LOCA




















Me han llamado loca
la loca de la luciérnaga en la lengua

Me tiran lluvia en tejados transparentes
piedras de  pintados  suplicios 

Lavan mi rostro con sables
me arrojan los trapos, la mierda 
mis piernas se recogen
las  voces  ahogan mis pulmones

La loca de la luciérnaga en la lengua
tiene algo que contarles:
Se han pronunciado los remiendos de los callos
parapetos de las uñas cortadas por la mitad

Los Puños en las tráqueas
son los amantes de mi morfina
pero ni los codos del  odio
vacilan en mi garganta
lejanos están ellos
con sus decanas máscaras
que se oxidan en los venenos del día



FURIA DE POETAS

El poeta añora lejos
la distancia ahogada.
No la quiere en sus orillas,
bufón de sus zapatos
destino con aromas de sal.
En su hoguera
echa patas de cangrejo con su nombre
y repite dulcemente:
chupasangre,
insidiosa mujer que pintas en tu vocablo
el balcón de los pesares
sirenuda, ojalá un aromascuezo
te aromatice con girasoles
te lleve lejos,
goce maldito de los ojos

Con una lágrima de venas
su furia poética entrega
abraza sus fluidos caídos
con guantes empuñados
El poeta le escribe ensoñado
embriagado en su gritos,
en una hiena de ríos en su garganta,
con su sombrilla de tristes aguijones
sentado en su silla cubierta de ojos
Ella no estará para sus hombros
su sangre seducida
suicida



AYER 

Recordé
que hasta una cerveza partida
me estruja con ojos asombrados
la frente

El brandy remueve mis pies
como saliva dolida de este vino
baldosa tan blanca
llena de sangre helada
que como piel usas

Juega tus lágrimas rojas
en mi camisa pegadita,
mi pantalón brillante
y en mi pañoleta de dije

Vino...
has hecho una papa con mis dientes,
un vinilo espeso en las paredes
asustados en papelitos

sangrante....
me rascan los zancudos por predicción

Recordé que esperaba
cada cual,
mentiras en el camino,
recordé que no debía mencionar mis desdenes

Recordé al final
en una cachetada que despierta
que no era su estela la mayor penumbra
ni su sacrificio

Recordé en mariachis escondidos
todo aquello que pisé tantas veces

(Del libro: "Un licor del meu",
en proceso de escritura)


Sofía Rodríguez García (Bucaramanga, Colombia, 1976)