jueves, 22 de enero de 2015

Ètudes de Dante
















TODO ME HABLA

¡Todo me habla!      En la fe
mi vista es sonido.      Extraigo de
    la resonante ladera de una montaña 
el meollo de la majestuosidad.    Es a la vez
    una presentación del espacio 
despertando una espiritual enormidad, y más aún,
    el sonido de un tono 
sin ningún compromiso con una escala.


          El mar 
viene en el rodar de los oleajes
    de un insistente significado,    golpea 
incansablemente la arena,      exige
que se le escuche.      Yo oigo 
las mareas de mí mismo toda la noche en él.
          Y en los sonidos
que los labios y la lengua 
y el afinar de las cuerdas vocales 
en la recámara de la boca y la garganta 
         pueden lanzar al aire,


respondo.      Es mi evocación
del sonido que tenía
regresa a mí.      Mi mundo en el discurso 
responde a alguna necesidad última que sé,


excitado, se vierte sobre la arena
         una y otra vez 
líneas escritas para la audiencia del mar.


Entonces ¿qué
es "escuchar"?      El oído


        imita

otro escuchar en su

        laberinto interior
        
        -alambique del sonido-

        aquí,

entra el equilibrio.      Aquí,
el "arriba" y "abajo" que conocemos,

y así los tonos son "altos" y "bajos", y

        las palabras pesan en mi mano 
        mientras escribo.      El argumento

             está en el equilibrio,

allí donde el tímpano traduce
        las ondas del aire      invisibles 
          a resonantes          visibilidades.

Las orillas del continente 
     
      erosionadas

escuchan al mar.



Robert Duncan (E.E.U.U., California, Oakland, 1919- 1988)


(Traducción: Marta López-Luaces)


FROM DANTE ETUDES

EVERYTHING SPEAKS TO ME // Everything speaks to me! In faith / nJ sight is sound. I draw from out / the resounding mountain side / the gist of majesty. It is at once / a presentation out of space / awakening a spiritual enormity, and still, / the sounding of a tone / apart from any commitment to some scale. // The sea / conies in on rolling surfs / of an insistent meaning, pounds / the sands relentlessly, demanding / a hearing. I overhear / tides of myself all night in it. //And in the sounds / that lips and tongue / and tunings of the vocal chords / within the chamber of the mouth and throat / can send upon the air, // I answer. It is my evocation/ of the sound I'd have / return to me. My world in speech / answers some ultimate need I know, / aroused, pours forth upon the sands / again and again / lines written for the audience of the sea. // Then what / is "listening"? The ear // imitates // another listening in its // inner labyrinth //—sound's alembic— // here, // the equilibrations enter in. Here, / the "up" and "down" we know, // so that tones are "high" and "low", and // words have weight in my hand / as I write. The argument // is in the balance, // there where die tympanum translates / waves of the air invisible / into resounding visibilities. // The shores of the continent // eroded // listening to the sea.