sábado, 10 de enero de 2015

EL PÁJARO VIENE ENVUELTO
























El pájaro viene envuelto para regalo
no sé si abrirlo y 
que muera
o si dejarlo envuelto
y que muera
igual
solo.


¿podemos amar a los pájaros
como a nosotros mismos?


¿qué pájaro serás hoy?


Pájaro cordillerano,
ajenjo del aire,
tu vuelo 
embriaga
la vista de los viajeros
y acompaña, silencioso,
la mano del pescador
que pide perdón
cuando  mira
tu vuelo circular
suspendido
encima
del pez.


Y se llamará pájaro mañana
ese líquido
que brotará alcohólico
desde tu boca
bendiciéndote
a pesar de una larga noche
de ausencia


no cuentes pájaros
no cuentes los días
no cuentes años
ni amigos
no cuentes hasta diez
ni los billetes
no cuentes pájaros
ni errores
no cuentes estrellas
ni botellas
la noche nos hace
analfabetos
en cuestión de pájaros
ellos nos ven
pero aletean
cuando empezamos
a impacientarnos


Felices los ojos que aletean
Observando pájaros
Pues serán los ojos
Que se llenarán
De lágrimas
El día que el colibrí
Detenga su danza


Un dibujo de mí
puede ser en blanco y negro
sentada con las piernas
abiertas
apoyando las puntas de los dedos
de los pies
levantando hasta el cielo
los talones
firmes en tierra fría
apoyando mis manos en los glúteos
distantes del cielo
aferrados al tamaño
de mi deseo
con el abdomen recluido en algún lado
el cuello erecto y relajado hacia la izquierda
con el mentón rozando el hombro
y los labios
húmedos rojos hinchados
naturalmente
deseándote
con estos ojos negros
de pájaro sin alas.


y si fueras pájaro
ebrio y volador?
y si fueras alas,
puntero de bandada?
y si fueras plumas
brillantes del aire?
y si fuéramos pájaros
hambrientos de cielo
de día y de noche
con alas de a muchos.


fue jaula por jaula
infiltrándose entre
los damascos oscuros
se oyó silenciando
aleteos
se vio empapada de mijo


dejó las jaulas
allí intactas
y echó vuelo
dentro de ellas


ahora los pájaros
la visitan por las mañanas
llevándole flores.



Maria Eugenia Cavallin 



Maria Eugenia Cavallin nació en Bahía Blanca en 1980. Desde 1993 reside en el Alto valle, Cipolletti, Río Negro. Es profesora en Letras, egresada de la UnCO (Neuquén). Trabajadora de la educación en la escuela pública. Integra la serie artesanal Libros Celebrios, a cargo del grupo poético Celebriedades con su libro de poemas “Callar o hablar para siempre” (2005). Fue seleccionada a través de un concurso para integrar una Antología poético-narrativa “Territorio Literario” a cargo de Educo, editorial universitaria de la UnCO, Neuquén (2005).