sábado, 24 de enero de 2015

TENSAR EL ARCO



















Tenemos que atender a nuestras responsabilidades del
                                              [Día,
en los sueños tensamos el arco tanto como queremos 
hasta que el final rime en la cuerda tensa 
en el envío. Los ensueños son ríos y fluyen 
por donde brilla la fría luz que hace reflejar la ventana
en la superficie de la mesa, 
la jarrita de crema de vidrio-prensado, la azucarera de
                                     [peltre, el desorden 
de tazas de café y los platillos, 
claveles pintados crecen en sus superficies. Toda 
la composición de las superficies conducen a la otra
corriente perturbando 
aquello de lo que podría asirme. He estado


en medio de una carta aún estoy 
en medio de una carta a una amiga,
que se mete en mis pensamientos así que
el día es suyo. Mi mano escribe aquí
¿allí tiembla en las corrientes de... de aire?
¿por una anticipación interior de...? se extiende para
                                               [tocar 
el regocijo fantasmal de pensar en ella.


             En el último límite de este
             diseño 
"hay una conexión que opera en ambas direcciones,
                                         [como en 
             el arco y la lira"; 
sólo ese repentino cumplimiento del deseo
                que duerme 
             puede ilustrar mí mano 
             despejando las cuerdas.


Estás detrás de donde-estoy-yo.
A los profundos tonos y sombras los llamaré mujer.
Las rápidas notas altas... Tú también eres una niña allí,
tienes algo de hermana y de esposa,
             desconsolada, 
y otra vez tocaría Orfeo para ti,


             recuerda la flecha o la canción 
             a la luz temblorosa del día 
             desde la cual brotó.


Robert Duncan


(Traducción: Marta López-Luaces)



BENDING THE BOW

We've our business to attend Day's duties, / bend back the bow in dreams as we may / til the end rimes in the taut string / with the sending. Reveries are rivers and flow / where the cold light gleams reflecting the window upon the / surface of the table, / the presst-glass creamer, the pewter sugar bowl, the litter / of coffee cups and saucers, / carnations painted growing upon whose surfaces. The whole/ composition of surfaces leads into the other / current disturbing / what I would take hold of. I'd been // in the course of a letter—I am still / in the course of a tetter—to a friend, /who comes close in to my thought so that / the day is hers. My hand writing here / there shakes in the currents of... of air? / of an inner anticipation of... ? reaching to touch / ghostly exhilarations in the thought of her. // At the extremity of this / design / "there is a connexion working in both directions, as in / the bow and the lyre"— / only in that swift fulfillment of the wish / that sleep / can illustrate my hand / sweeps the string. // You stand behind the where-I-am. / The deep tones and shadows I will call a woman. / The quick high notes... You are a girl there too, /having something of sister and of wife, / inconsolate, / and I would play Orpheus for you again, // recall the arrow or song / to the trembling daylight / from which it sprang.





Robert Duncan, nació en Oakland, California, E.E.U.U., y murió en 1988. Estudiante de HD y de la tradición esotérica occidental. Pasó la mayor parte de su carrera viviendo en San Francisco. Aunque asociado con varias movimientos literarios, a menudo se lo identifica con la New American poesie y el Black Mountain poets. Duncan surgió en la década de 1950 dentro de la generación Beat y es una figura clave del llamado Renacimiento de San Francisco. Algunas de sus obras poéticas: Selección de Poemas (1959) - La apertura del campo (1960)- Las raíces y ramas (1964)- En los años las capturas: En primer lugar poemas (1939-1946) - Hora de jugar (1969)- Las cinco canciones (1981).