domingo, 4 de octubre de 2015

AMAPOLA ES UN DÍA SIN VIENTO


















a mi abuela Hilda, que me cuenta cosas

¿Abuela, qué es una amapola? 

Una flor así de alta.

Nosotros teníamos amapolas 
en nuestra casa.
Muchas. 
Rojas y negras. 

¿Qué cura la amapola? 

No sé.

Es aterciopelada
y tiene muchas ramas.

Así de altas eran las amapolas
de mi casa,
mirá.



PARA QUE SEPAS

Salta mi alegría 
cuando estás cerca, 
se arroja a los hombros 
de tu sombra 
sin que lo notes 
para jugar 
alrededor 
de su frescura.

Todo es amor 
la boca 
sin vestirse.

Un sol verde crece 
en tu frente.

La yema del mundo 
madura en tu corazón.

Estás cerca.

El día se hamaca 
en el color del cielo.

Imagino que te soplo los ojos 
como a un cachorro

para que sepas 
quién soy 
y no te pierdas 
nunca.




Luciana Mellado (Buenos Aires, 1975 -Vive en Comodoro Rivadavia -Chubut- desde su infancia)