jueves, 8 de octubre de 2015

ELEGÍA


















I

Íbamos juntos, madre,
por una calle extraña
de una ciudad desconocida.

Los fanales temblaban
bajo la lluvia, iluminando rostros
que nunca vimos antes,
que no vemos ahora.

                               Nos miraban 
pero no lo advertíamos...

Con el dolor en alto —que fue el único
laurel para tu frente-,
me absolvían tus ojos
de todo el desamor,
de la distancia
que puse entre tus sueños y mi vida.


II

Yo no miro este cielo.

En cada nube, en cada gajo de inmensidad,
hallaría un reproche
que desde el fondo de tu ausencia viene.

Porque de pronto escucho tu voz, tu voz
lejana,
tu silencio,
y un sobrecogimiento de infinito tiembla 
en mi corazón.

Tú, sin embargo, me perdonas.
Y sigues, en mis sueños, envolviéndome
con tu mirada pura llena de luz sin fondo.

¿Por qué -me digo ahora-,
por qué llega el amor cuando la rosa
sus cenizas esparce al firmamento?

Cuando se corporiza en el delirio
lo que vimos pasar como una sombra,
ebrios de nuestra muerte.


III

Envuelta en una música doliente 
llegas a mí, de lejos, madre mía. 
Y aunque no cantes tú, la melodía 
vibra en mi corazón, llora en mi frente.

Pueblas mi sangre silenciosamente 
y, al prolongarte en mí, soy tu agonía: 
raído azogue, remembranza fría 
de tanto amor y tanta luz ausente.

Madre, mi soledad a tí se aferra. 
Nada me habita como tu recuerdo 
por la infinita sombra iluminado.

Protégeme en las lindes de la tierra 
donde sin causa ni razón me pierdo, 
donde ya ni conmigo me he quedado.


Jacobo Regen





Jacobo Regen. Poeta nacido en 1935 en la provincia de Salta - Argentina. Su poemario "El vendedor de tierras" obtuvo el Primer Premio de Poesía del concurso anual para autores éditos de su provincia (1984). Otras obras: Canción del angel, 1964, Umbroso mundo, 1971.