miércoles, 11 de noviembre de 2015

VIDA EN LA TIERRA

















UN HOMBRE NO ES UN PÁJARO

Elevarse para

cruzar 
el mar

Huir de 
la 
luz
reveladora 

el hilo 
conductor

la tierra húmeda

Alcanzar la 
sombra 

que se

abre 

para recibirte



EXTRANJEROS
I

ahuecando las 
manos
recogemos 
del

aire

las palabras

tropezamos con 
puertas que
separan y
unen una 
letra con
otra

y se cierran
del otro 

lado del

sentido

II

presa entre las
telas de 
araña
cerrás los
ojos ves tu
cuerpo
hundirse

en el mar

buscás ese 
carbón 
encendido
que te juró
fidelidad

te hundís 
entre 
hilos 
de seda
hacia el

resplandor

donde 
te esperan

las alas



INTEMPERIE

Nos acostamos con la
panza apretada
contra el
cemento las
manos en la
cabeza

No abrimos los
ojos para no
ver lo que
no está



VALS

Altas ventanas reciben el 
sol de la 
mañana que 
proyecta

sombras 

en las paredes
descascaradas

Al otro lado de la 
sala 
las escaleras dan a un
corredor 
bordeado de 
puertas

Las valijas están en el 
último
cuarto

amontonadas en 
desorden

gastadas

No es la primera 
vez
Siempre elegís la 
misma

El cuero 
suave 
resiste
ileso

Tus dedos 
rozan 
apenas las 
hebillas

Sabés qué vas a 
encontrar:

el costurero

el camisón 
(tus dedos 
acarician la
seda)

el frasco de 
perfume

las flores de 
tela que ocultan la
pistola de 
juguete
El dedo en el 
gatillo
contra tu 
sien

Los discos de 
pasta

El diario: "Italia se rinde"

La caja de 
agujas (la botellita 
todavía casi 
llena)

Música 
invade el 
cuarto 

Ella baila en su 
camisón de
seda con los ojos
cerrados 

Ponés la 
mano en su
cintura y 
girás con el 
sol en los
ojos



NOSTALGIA

Corremos
como
locos
buscando
un lugar donde
escondernos

Llegamos a 
nuestro
vagón y
trepamos
con cuidado

Está
vacío

El nido es el
pájaro
construido desde
adentro

Nos metemos 
bajo la
frazada

Todo lo que
tenemos 
está
acá

Cumplí los
doce en el
instituto
me escapé y
me fui a
bailar

No sé
cuántas 
veces
entre y
salí

Es la forma de su
cuerpo su
dolor

Corrimos 
hasta
alcanzar los
árboles
espesos de
sombras

Nos dejamos caer
bajo las ramas y 
entonces lo
vi

Sobre una
rama
delgada y
endeble
hecho de
barro y
vacío

(Envío de Valeria Cervero)


Judith Filc





Judith Filc  (Buenos Aires, Argentina, 1962). Poeta, traductora, editora e investigadora.  Es médica y doctora en literatura comparada y teoría literaria.  Completó su doctorado en literatura Comparada y Teoría Literaria en la  University of Pennsylvanía. Fue docente universitaria en la Argentina y en los Estados Unidos. En 2002 viajó a Nueva York para hacer investigación en el  Institute on Culture and Society de la Universidad de Columbia. Por esas vueltas de la vida, terminó instalándose en el valle del río Hudson, donde vive con su marido y su hijo.  Vida en la tierra es su cuarto poemario. Anteriormente publicó Transducciones (1985), El otro lado (1998), Resquicios (2010) y Vida en la tierra (Barnacle, 2015). Administra el blog Word Creation/Crear con palabras, donde publica sus traducciones al inglés de poesía hispanoamericana. Actualmente está trabajando en un libro sobre lengua y extranjería.