jueves, 5 de noviembre de 2015

ESPACIADO




























Hay un poema oculto 
entre la distancia y el deseo 
y siempre y más. 
Hay claves en las palabras. 
Bien se sabe:
nadie sigue a tientas 
en ríos profundos. 
No es tan ingenuo el amor 
ni en lo que pide, ni en lo que da.

Basta luego que te asomes
detrás del follaje, 
inmaculada.



CALMA SIESTA

Todas las hojas del verano
disueltas
en esta casa de hojas leves,
taciturna
con zaguanes adonde la luz
cae líquida por las paredes.

Las palabras en desuso
se arremolinan
detrás de las puertas sigilosas

Algunas siestas
tienen algo
de la calma
que precede a las tormentas.

Una espesa ventolera
abre las puertas de par en par
y ordena las palabras indecisas.



EL RUIDO DE LAS OLAS EN LA NOCHE
sabe
que ya no es sólo
del agua que lo trae

Sabe que es también 
de la noche
en que sucede

¿Sabremos del mismo modo
que es nuestro
cada sonido
que desde la orilla oscura
se nos hace nítido?




Cecilia Figueredo






Cecilia Figueredo nació en Concordia, Entre Ríos, Argentina, en 1976. Estudió en la Facultad de Bellas Artes de La Plata, ciudad en la que vivió durante casi diez años. Es Diseñadora en Comunicación Visual. Codirigió en su ciudad natal la revista cultural Cebando Cultura. Ha participado, desde el diseño, en la creación de dos libros de cuentos infantiles. Concurre al taller de lectoescritura de Marcelo Leites. Algunos de sus poemas han sido publicados en diversos blogs, entre ellos: Otra iglesia es imposible, de Jorge Aulicino; Mordiscos, de Valeria Cervero e Inventiva Social, de Urbano Powell. Aún permanece inédita.