jueves, 15 de diciembre de 2016

ESTUDIO ROMANO

























Al principio sintió
que tenía que haber nacido
de Afrodita, no de Venus,
que quedaba muy poco por hacer,
por lograr, después de los griegos.

Y le disgustaba la luz,
que Grecia tiene derecho
a reivindicar.

Maldijo a su madre
(en privado, discretamente),
quien podría haber organizado todo esto.

Y después se le ocurrió
examinar estas reacciones
en las que, al final, reconoció
una clase completamente nueva de pensamiento,
más mundana, más ambiciosa
y política, en lo que ahora llamamos
términos humanos.

Y cuando más lo pensaba,
más sentía
un ligero desdén por los griegos,
por su austeridad, por el sobrecogedor
equilibrio de sus tragedias, hasta las más grandes,
emocionantes al principio, después
ligeramente predecibles, rutina.

Y cuanto más lo pensaba,
era más evidente para él cuánto
quedaba por vivir
y escribir, un mundo material hasta ahora
apenas dignificado.

Y precisamente en este razonamiento reconoció
el alcance y la trayectoria de su propio
carácter observador.  



Louise Glück  (E.E.U.U.; Nueva York, 1943)


(Traducción: Mariano Peyrou)

ROMAN STUDY

He felt at first
he should have been born
to Aphrodite, not Venus,
that too little was left to do,
to accomplish, after the Greeks.
And he resented light,
to which Greece has
the greatest claim.
He cursed his mother
(privately, discreetly),
she who could have arranged all of this.
And then it occurred to him
to examine these responses
in which, finally, he recognized
a new species of thought entirely,
more worldly, more ambitious
and politic, in what we now call
human terms.
And the longer he thought
the more he experienced
faint contempt for the Greeks,
for their austerity, the eerie
balance of even the great tragedies--
thrilling at first, then
faintly predictable, routine.
And the longer he thought
the more plain to him how much
still remained to be experienced,
and written down, a material world heretofore
hardly dignified.
And he recognized in exactly this reasoning
the scope and trajectory of his own
watchful nature.



IMAGEN; El nacimiento de Venus, Alexandre Cabanel (1863).





No hay comentarios: