sábado, 17 de diciembre de 2016

AMOR TERRENAL
















Las convenciones del tiempo
los mantuvieron unidos.
Fue una época
(muy larga) en que
al corazón, que antes se entregaba libremente,
se le exigió, como formalidad,
que renunciara a la libertad: una consagración
conmovedora y condenada al fracaso.

En cuanto a nosotros,
por suerte nos apartamos
de esas exigencias,
como solía recordar
cuando mi vida se hizo añicos.
Así que lo que tuvimos tanto tiempo
fue, más o menos,
algo voluntario, vivo.
No fue hasta mucho después
que empecé a pensar de otro modo.

Todos somos humanos:
nos protegemos
lo mejor que podemos,
incluso llegamos a rechazar
la claridad. a engañarnos
a nosotros mismos.Como en
la consagración de la que hablaba.

Y sin embargo, en este engaño
hubo verdadera felicidad.
Así que creo que repetiría
esos errores del mismo modo.
Tampoco me parece que sea 
crucial saber
si esa felicidad 
se basa en una ilusión:
es real a su manera.
Y en cualquier caso, acabará.



Louise Glück  (E.E.U.U.; Nueva York, 1943)


(Traducción: Mariano Peyrou)


EARTHLY LOVE

Conventions of the time
held them together.
It was a period
(very long) in which
the heart once given freely
was required, as a formal gesture,
to forfeit liberty: a consecration
at once moving and hopelessly doomed.

As to ourselves:
fortunately we diverged
from these requirements,
as I reminded myself
when my life shattered.
So that what we had for so long
was, more or less,
voluntary, alive.
And only long afterward
did I begin to think otherwise.

We are all human–
we protect ourselves
as well as we can
even to the point of denying
clarity, the point
of self-deception. As in
the consecration to which I alluded.

And yet, within this deception,
true happiness occurred.
So that I believe I would
repeat these errors exactly.
Nor does it seem to me
crucial to know
whether or not such happiness
is built on illusion:
it has its own reality.
And in either case, it will end.




3 comentarios:

anabel monasterio gar dijo...

Buscar una razón, es siempre un riesgo que se puede prevenir...un saludo

Marcelo dijo...

Si uno no encuentra buenas razones para amar a una persona, simplemente deja de amarla. Siempre hay alguna razón; el amor no es sólo magia y química, ni creo que sea ciego, tampoco. Saludos.

Marcelo dijo...

O es ciego en el momento en el que estamos enamorados. Después, ya no.