lunes, 18 de diciembre de 2017

LA ALTURA
























AEROSILLA

Flota sobre el silencio de maleza 
prende un cigarrillito y va subiendo.
No existe más allá de ese chirrido
intermitente, del bamboleo mareado
en dirección al cielo. Los pies
en primer plano; no el presente
ni el futuro, ni nada. Sí los pies
que cuelgan, y también la roldana
que chirría, y el perfume caliente
de la maleza abajo, y el del humo
que la esconde y la acuna en su estrategia.



VECINAS

Las dos fuimos hacia la ventana al levantarnos. 
Esa mata de árboles y verdes enredados 
de donde salen chillidos y aleteos 
que separa su ventana de la mía 
es un alivio a cualquier hora.
Las dos fuimos hacia la ventana 
pero ella fue casi desnuda.
Los árboles, las lianas, las aves en el medio; 
y más allá su cuerpo blanco (tetas grandes, caídas, 
y panza señorial) fue también un alivio.



SALIMOS DEL CAFÉ

Salimos del café, 
cayó la lluvia.
Bien fuerte y bien encima.
Desplegué mi paraguas: 
alcanzó para dos.
Cruzamos por el medio 
sólo por esta vez: 
así sujetos.
Venía un auto pero nos dejó pasar.
No es que anduvo más lento, dadivoso: 
frenó; frenó del todo.

A eso me refiero.




Laura Wittner




Laura Wittner nació en Buenos Aires en 1967. Publicó un libro de cuentos (Pintado sobre una jaula. Buenos Aires, Grupo Editor Latinoamericano, 1985), siete de poesía: El pasillo del tren (Buenos Aires, Trompa de Falopo, 1996); Los cosacos (Buenos Aires, Ediciones del Diego, 1999); Las últimas mudanzas (Bahía Blanca, Vox, 2001); La tomadora de café (Bahía Blanca, Vox, 2005); Lluvias (Rosario, Bajo la luna, 2009); Balbuceos en una misma dirección (Buenos Aires, Gog y Magog, 2011), La altura (Rosario, Bajo la luna, 2015) y Lugares donde una no está, recopilación de todos sus libros, Gog y Magog, 2018; cuatro libros para chicos, uno, en colaboración con la ilustradora Gwen Le Gac (Cahier du temps. París, Actes Sud, 2006); Cumpleañeros, La noche en tren y Gato con guantes.  Es Licenciada en Letras, trabajó durante varios años en el diario Buenos Aires Herald y actualmente trabaja como traductora e imparte talleres literarios y de traducción. Fue, junto a Teresa Arijón, la única mujer "admitida" como poeta y traductora, en el grupo de los "poetas de los 90'", eminentemente "machista", según la apreciación de Julia Sarachu, codirectora de la editorial de poesía Gog y Magog.






1 comentario:

RECOMENZAR dijo...

Muy interesante
Soy argentina y me fascina todo lo nuestro