domingo, 22 de abril de 2012

ayer soñé...





ayer soñé con un jardín helado
donde mis manos plantaban bambú
y no había sombras 
durmiendo 
sobre la nieve.


***



Dijeron que iban a jugar 
con los otros chicos del hotel.
Pero no era cierto porque esa siesta, 
el parque estaba desierto.
Se pusieron un rato a juntar 
“venenitos” de los paraísos
con los que después 
se organizaban luchas de bandos.
En un momento, la mayor, 
que tendría unos 8 años, 
sugirió: “¿no te gustaría ir
a la cantera abandonada?”
Y fueron, 
primero revolvieron trozos de piedras, 
probablemente, mármoles. 
Había unos blancos 
con reflejos azules 
que parecían de hielo.
Y después, se fueron alejando 
hacia el ruido del torrente.
Allí se dieron con el puentecito 
por donde alguna vez
se deslizaba el cangilón con las piedras, 
“¿cruzamos?”
pero ponete en cuatro patas 
y, antes de avanzar, 
empujá la madera hacia abajo 
por si está podrida.
La mayor iba adelante,  
avanzaron hasta la mitad,
cuando a la menor, que venía detrás, 
al probar la madera, 
se le quebró y la miró caer al precipicio, 
                      ella, temblando, se aferró 
al resto de los troncos que vibraban.
Veía al torrente  arremolinarse 
unos quince o  veinte metros hacia abajo.
El agua atronaba y la hermana mayor
seguía  avanzando.
“¡Volvé! ¡cuidado!¡Se cayó!” 
Gritaba la más chica. 
“No, no te des vuelta, 
estirá de a poco la pierna para atrás, 
yo te digo hasta dónde.”
El cielo intensamente azul 
desafiaba en lo alto
a estas dos criaturas que
nadie sabía dónde estaban.
Lo consiguieron, sí, medio arañadas 
pudieron regresar.
Ningún adulto supo 
en la larga siesta provinciana, 
aún dormían.
La menor, que tendría 5,  
jamás pudo olvidar el chirriar 
del durmiente cuando lo presionó,
la visión del espiral en su caída 
y el agua blanca, blanca de espuma 
allá en lo hondo.
Nunca olvidó qué frágil era 
el hilo de la aventura
ni qué cotidiana 
la acechanza del peligro.
                                                                                                                                                                                       (Inéditos)



Graciela Perosio (Argentina, Buenos Aires, 1950)