domingo, 24 de marzo de 2013

Estado de gracia













I

una plegaria al cielo llena mi boca


II

el viento levanta el polvo de las tumbas
y tus huesos ya no están


III

la danza de las bocas mudas se extinguió
al alba de tu partida


V

de mi tierra fértil
sólo sequía


VIII

el brillo del ocaso
enceguece a los amantes pávidos


IX

en este ahora en que el barro salpica mi lengua
sólo esta escritura dice lo que no puedo hablar


XV

siempre tendremos el azar a nuestra merced

esperando agazapado
un encuentro fortuito de miradas




XXII

en la caída libre
se despedazan los cuerpos
la tierra deglute mis miembros


XXV

antes de partir
concédeme la voz que cure lo incurable


XXVII

porque en la espera de la luz
la sombra ya es cotidiana
los ojos velados aguardan


XXXIII

la  música amansa las bestias
quieta        prisionera

acaricia el deseo


XLIV

saberme sin espaldas donde recostar mi peso
que arrastro como cadenas de palabras pesadas
impronunciables


XLVII

no perdono el silencio
no perdono la ficción de tu boca


XLVIII

resiste los días de noches largas
hasta la próxima primavera de nuevas flores




LVI

es aquí mismo
en este lecho
que dos cuerpos caían uno sobre otro
entre besos de labios y piernas
aquí mismo
donde los pájaros mueren


LXXIII

como una mosca
me poso sobre la comisura de tus labios
cuando hace instantes estuve sobre el estiércol


XC

arrojé mis plegarias al viento
y los dioses cosieron mi boca


XCVIII

vimos los picotazos ahuyentando al ángel
y me rogaste con los ojos

¡no pude espantar los pájaros!


CIX

quizás el agua bendita en la frente
incite a creer en algo


CXX

quieta
en silencio
esperando que pase la muerte
y no me vea y no me llame
                       

CXXIV


y saber que una palabra tuya
no bastará para sanarme


CXXXVI

del mutismo eterno
la alquimia de la palabra


CXLIV

decir con esta mudez
tragando lengua y palabras
la tierra seca

la calma de la ausencia


CXLV

fugaz la caricia
aroma a voz tibia rozando mi boca

más tarde    resplandor


CLII

una última mirada
de ojos abiertos

saltamos  del  barco
a la deriva      se lo llevan las aguas
como a nosotros


CLIII
                     
nos mece un océano infatigable


CLIV

siempre habrá una orilla donde descansar




Carolina Massola





Carolina Massola nació en 1975 en Buenos Aires,  ciudad donde reside. Estudió francés en la Alianza Francesa y se perfeccionó en Francia – Sorbona (París IV). A su regreso cursó estudios de Letras en la Universidad Nacional de Buenos Aires. En el 2006 codirigió la revista Eripio, Poesía Circulante, donde publicó traducciones de poemas de Baudelaire. Ha colaborado en distintas publicaciones del país como así también en la Revista de poesía de Madrid El Alambique, en el proyecto online Palabras errantes  y fueron publicados algunos de sus poemas en la revista Prisma N°12 de la Fundación Internacional Jorge Luis Borges. En 2009 publicó Estado de gracia, libro de poesía incluido en la colección “Fénix” de Ediciones del Copista. Varios poemas de ese libro han sido traducidos al inglés y al francés. Actualmente cursa el Traductorado Literario-Técnico y Científico de Francés en el I.E.S. en Lenguas Vivas “J.R.F.” y trabaja en la producción y corrección de dos novelas y cuentos, traducciones, como asimismo en nuevos trabajos poéticos.