domingo, 1 de febrero de 2015

CANCIÓN DEL HOMBRE QUE ES AMADO
















Entre sus pechos está mi hogar, entre sus pechos.
Por tres lados me hostigan el miedo y el espacio, pero mi torso
respira, 
tibio en la fortaleza de sus pechos.

Todo el día estoy alegre y ocupado en mis tareas
no hace falta que cuide mis espaldas del terror que acecha
detrás. 
Estoy fuerte, soy feliz en mi trabajo.

No hace falta velar por mi alma, engañar el miedo con
plegarias;
vuelvo a casa cada noche, veo la querida 
puerta con cerrojo, y me guarezco, libre de miedo.

Vuelvo a casa cada noche 
y tiendo mi cara entre sus pechos; 
y de lo bueno que haya dado al día, 
mi paz da fe.

Y aquello en que fallé, lo que malogré 
surge innombrado de su cuerpo y sin falta
silencioso me avergüenzo.

Y espero pasar la eternidad 
con mi cara hundida entre sus pechos 
y mi corazón tranquilo lleno de seguridad 
y mis manos quietas llenas de sus pechos.


D.H.Lawrence


(Traducción: Carmen Vasco)
SONG OF A MAN WHO IS LOVED

Between her breasts is my home, between her breasts. 
Three sides set on me space and fear, but the fourth side rests, warm in a city of strength, between her breasts.

All day long 1 am busy and happy at my work
I need not glance over my shoulder in fear of the terrors that
lurk 
behind. I am fortified, I am glad at my work.

I need not look after my soul; beguile my fear
with prayer, I need only come home each night to find the dear
door on the latch, and shut myself in, shut out of fear.

I need only come home each night and lay
my face between her breasts;
and what of good I have given the day, my peace attests.

And what I have failed in, what I have wronged 
comes up unnamed from her body and surely 
silent tongued I am ashamed.

And I hope to spend eternity
with my face down-buried between her breasts
and my still heart full of security
and my still hands full of her breasts.





David Herbert Lawrence; Eastwood, Reino Unido, 1885-Vence, Francia, 1930. Escritor británico. Hijo de un minero y una maestra, se graduó en la Universidad de Nottingham en 1908 y tres años más tarde publicó su primera novela, El pavo blanco. En 1912 apareció El merodeador, que causó un gran escándalo por la minuciosa descripción de escenas de sexo, aspecto que caracterizaría sus obras y que le supondría numerosos problemas con la censura y la moral de la época. Su primera novela de madurez, Hijos y amantes (1913), describe en gran medida su propia juventud, al tiempo que refleja su preocupación por los efectos de la naciente sociedad industrial. En 1915 publicó El arco iris, prohibido por la censura de su país, con la que tuvo serias dificultades durante la Primera Guerra Mundial, lo cual le obligó a marcharse y a viajar de una parte a otra al término de ésta. En Italia escribió La vara de Aarón (1922) y empezó la redacción de un volumen de crítica literaria, Estudios sobre literatura clásica americana, que publicó en 1923. Antes de partir hacia Australia encontró editor para una serie de relatos agrupados bajo el título Mujeres enamoradas, que había empezado a escribir en 1921. En Australia escribió Canguro (1923) y más tarde se trasladó a México, que le inspiró La serpiente emplumada (1926), y por último regresó a Florencia, para escribir El amante de Lady Chatterley (1928), su obra más celebrada y de mayor rigor literario, que influyó, entre otros, en Henry Miller. Murió de tuberculosis en Francia, pero fue inhumado por deseo expreso en Nuevo México. Escribió además doce libros de poemas, entre los cuales es imprescindible mencionar Birds, Beasts and Flowers. Como poeta, inicialmente estuvo vinculado con el movimiento imaginista.