viernes, 22 de enero de 2016

KLIMT


























EL ÁRBOL DE MANZANAS

Quisiera ver los árboles de Klimt.

Quisiera oírlos,
incluso,
hoja por hoja.

Son muchas hojas.

Tal vez más
que los días iguales de una vida.



MI VECINA HA LAVADO ropa oscura
y la ha extendido en una cuerda al sol.

Admiro la coherencia del conjunto.

Me regocija
la pulcritud de mi vecina:
la economía con que ordenó el tendido
y dispuso los broches de madera
sin encimar las prendas
ni estirarlas.

Solía tender cuando tenía un patio,
un hijo pequeño, un compañero.

Fui dulce y cuidadosa con sus ropas.



LA RAMA DE UNA HIGUERA

Es invierno todavía.
El ruido de la estufa 
funcionando
es el amor.
El ruido del agua
que se templa
es el amor.
El ruido del agua
sacudiendo 
la ropa que se lava
es el amor.
Nos desvelamos
para escucharlo todo
la gata y yo.



Carina Sedevich 






Carina Sedevich nació en 1972 en la ciudad Santa Fe y reside en Villa María, Córdoba. Ha publicado en 1998 la plaqueta “Una nube decapitada y grave” (Plaquetas Del Herrero, Editorial Radamanto, Villa María) y el libro “La violencia de los nombres” (Ediciones Fe de Ratas, Santa Fe). En 2000 publicó los libros “Nosotros No” y “Cosas dentro de otra cosa” (Ediciones Lítote, Santa Fe) y en 2012 el libro "Como segando un cariño oscuro" (Llanto de Mudo Ediciones, Córdoba), también editado en España y en Chile; “Incombustible” (Alción Editora, 2013 Córdoba);  "Escribió Dickinson" (Alción, 2014) Y "Klimt", Ed. Club Hem, 2015. Parte de su obra ha sido incluida en diversas antologías del país y del exterior y traducida al portugués y al mallorquín. Es Licenciada en comunicación y especialista en semiótica.  



IMAGEN: Manzano, pintura de Gustav Klimt.