jueves, 14 de enero de 2016

MATERIA OSCURA




























Lo frágil, infinito.
Lo indestructible, el olvido,
cae
por su propio peso.



La gente exageradamente agradecida 
oculta un monstruo.



GATA FLORA

Desgajate, sacate ese traje
a la medida del tedio.

Poné tu cuerpo de cara al mundo, poeta.



RAÍCES EN EL CLARO 

Todo lo que veo, son pájaros.

La liebre de fuego guía la búsqueda.
Huye, escurridiza, flamea amarilla roja
naranja en la llanura.

Pájaros atontados, adobados en hollín.
Ya no vuelan, trepan mesetas, 
encandilan lo claro.

Están los solitarios, recluidos mudos, 
no pueden con el mundo.

Algunos pocos, son pájaros de luz.



A LA SOMBRA DEL TILO

Viene del monte un aroma a casuarina 
y lujuria recién lavada
                                         que me envuelve

Arrojo los dados minerales:
números tallados por la constancia del viento
                                         astillan mi suerte
Ella gotea hacia arriba y cae
                                                   desnuda
      pero dispuesta

No hay dádivas para este corazón 
                        señor de la mañana

Altagracia en derredor, no tengo más verdad
que un salvaje palmar
                                     y el éxtasis en puntas de pie
de saber que este amor
                                        se come
con las manos.



SAUCE PARA MI FIEBRE

Remonto el río azul de los pájaros
La vieja embarcación deja su estela 
Mientras el agua replica su huella 
en mi alma  
                   me inclino
                                      rodilla blanca sobre arena 
Río quimera 
                     Estrella perpendicular en la tierra
Sueño una cabaña en tu orilla y los maderos 
                                                      ardientes 
                               cada noche

Ese retoño de humo sobre humo que se dispersa 
me revela historias de otros que vivieron
y empeñaron su locura 
a tu vera

En tus islas vírgenes de verdades 
secretear una plegaria húmeda 
a ese sauce criollo que no lagrimea 
                                                         pero que sana 
                    esta fiebre verde




Lucio Madariaga 




Lucio Madariaga. Nació en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en 1985. Estudió la carrera de Sociología en la Universidad de Buenos Aires, que dejó inconclusa. Recibido de la carrera de Periodismo General en TEA (Taller Escuela Agencia). Trabaja en el Fondo Nacional de las Artes. Escribe colaboraciones para publicaciones nacionales y del exterior, y ha trabajado en radio y televisión. En 2015 compiló y prologó el libro de ensayos, crónicas periodísticas y ponencias “No soy ni la sombra de un crítico” del poeta Francisco Madariaga, que pubicará Ediciones Espacio Hudson. Los poemas que presentamos pertenecen a su primer libro de poemas “Materia Oscura” editado en La Pulga Renga de Rosario (2015). Se encuentra trabajando en “Baraiba”, su segundo libros de poemas.