lunes, 8 de abril de 2013

Diario inédito del filósofo vienés Ludwig Wittgenstein
















1.La realidad está limitada por la totalidad de la poesía.
La poesía no tiene límites.


1.1 La poesía es un jardín: un jardín que habla de otros jardines.


1.12 Pero la mejor definición de poesía es la siguiente proposición: Poesía no es ni lo uno ni lo otro; quizá tampoco lo tercero.


1.13  El lenguaje es la flor, dijo Mallarmé. Si esto es así, entonces, la poesía es la floración: encantamiento de la flor.


1.21  El único enemigo de la poesía es el poeta: allí, es él contra él mismo.


2.0123  Cuando un hombre se dirige a sus aguas finales, no muere su poética. Sus hijos heredan su forma de caminar, sus dientes caídos, una voz ronca, su nombre. Otro, su esposa & su cama. En las cosas se queda su mirada para el estudio de la psicología.


2.0124  Las cosas por sí solas descubren al hombre. La cuchilla de afeitar oxidada, el aire quieto pudriéndose en su fruta, el poema lamido mil veces, la pintura que se cae del techo.


2.041  Dar a cada emoción una personalidad, a cada estado del alma, un alma.


2.02  De lo que el hombre se enamora es de la sombra de las palabras. De su sombra al erguirse en la memoria.


2.0201 Las palabras son como las mujeres: necesitan del espejo para reflejar su belleza.


2.021    Sin espejo (vanidad) o sin poesía (otra clase de vanidad) la vida pierde su forma, se muere en su horizontalidad____________^


2.0233  Toda la  mudez inexplicable es el recuerdo: el sintagma que se ha quedado anclado a la sal del pasado.



2.03  Mi disciplina es mirar el cielo. Pero el cielo de la palabra cielo.


2.031  Ese cielo blanco no es blanco por ser blanco sino porque lo pienso puro.


2.032  Porque no entiendo mi alma, busco la confusión en las palabras.


2.06  Cada lengua posee su ligera forma de erotismo, su forma de caer sobre un cuerpo.


2.1  Siempre se escribe en ía superficie; muy pocos alcanzan a hacerlo en la profundidad.


2.11 Escribe poco & tendrás doble eternidad.


2.12 No escribas para que te lean; escribe para que no te olviden.


2.14  La escritura tiene su estética de la repugnancia. Se dibuja el pensamiento como escupiendo huesos de insectos, tripas de sangre, negras patas: materia que de vez en cuando toma vuelo.


2.151 El acto de la escritura es perplejidad. Una voz en mí dice: Deja de buscar la palabra justa, encuentra, mejor aún, el alma precisa de esa emoción. & otra dice: Las palabras son las únicas que tienen alma. & el alma carece de emoción.

2.2  La lectura debe ser autista, Milimétricamente lenta. Que la baba moje el corazón.


2.201 Bello «$L cruel: leer poesía donde nadie te escucha &. donde todo el mundo la necesita.


2.202    La lectura me quitó la inocencia & me dio la soledad. Dos perjuicios a {razón del placer).


2.222    A veces tengo la impresión de que entre más me dedico a la lectura, mejor artista soy; pero también, más alejado del ser humano estoy.

3.01  Todo lo que amamos, si no se puede decir, se habrá perdido para siempre.

3.14 La poesía me llega a hartar, como me harta la misma mujer todas las noches, toda la noche.


3.144    Qué diferente la poesía para mí que me quedo solo, para ti que te vas acompañada.


3.151     La infidelidad no es un arte y un hombre puede llegar
a amar, honestamente, a dos mujeres.

3.2 El amor tiene leyes. & la primera es reconocer que existe la palabra amor, mas no una definición de su cuerpo.

4. Señor, si existes, sálvame & si no existes, invéntate; & vuélveme a inventar.

4.002 COmo un ciego que busca a Dios entre las sombras, creo ver un día luminoso, la luz en la piel de una manzana, mi rostro en una pared blanca.


4.013  Hay mañanas en las que el alma amanece con sus ventanas cerradas. En el fondo de sus habitaciones el silencio arrastra un manojo de hojas secas, &. nos queda difícil palpar amorosamente el latido de un pájaro en nuestras manos. Pero, de repente, en el centro del día, en la frente del mundo, & solo entonces, un rayo de luz atraviesa nuestra morada, ahuyenta las arañas & nos deja sentir la felicidad más plena, en medio del silencio más absoluto.


6.1 Hace mucho tiempo que dejé de hacer el amor. Las flores ya están marchitas. & el agua... el agua ya está muy lejos.


6.11 El hueso de una flor me golpea insistentemente: cree que tengo frutos. Cree que tengo ese rojo de las hojas en la primavera.

6.113    Cuando hacía el amor pensaba en la Muerte; ahora que la tengo tan cerca, pienso en el Amor.

6.21  Llegué demasiado tarde /ala total ¿ncertidumbre. tengo conciencia de la duda.

6.211 Cincuenta & dos años mirando la superficie de esta mesa & ni un número, una señal, que cifre este silencio.


6.41  Con cierta & vaga tranquilidad escribí esta proposición en mi Diario: Tengo toda la incertidumbre por delante & toda la vida por detrás.


6.421 Escribo esto sólo por escribir algo & para habíar conmigo
mismo.

6.522    Fragmentos, fragmentos, fragmentos; eso somos sin miedo.



Fredy Yezzed





Fredy Yezzed nació en Bogotá, Colombia, en 1979. Es escritor y viajero. Su primer libro de poesía, La sal de la locura, fue distinguido en Argentina por los jurados Javier Adúriz, María del Carmen Colombo y Jorge Boccanera con el Premio Nacional de Poesía Macedonio Fernández 2010 publicado en Buenos Aires ese mismo año. Como investigador literario escribió el estudio Párrafos de aire: Primera antología del poema en prosa colombiano que publicó la Editorial de la Universidad de Antioquia (Medellín, 2010). Es licenciado en Lenguas Modernas de la Universidad de La Salle y profesional en Estudios Literarios de la Pontificia Universidad Javeriana. Después de un viaje de seis meses por Suramérica, se radicó en Buenos Aires, Argentina.
El diario inédito del filósofo vienes Ludwig Wittgensíein es su segundo libro de poesía publicado, pero antecede en su génesis a La sal de la locura.