domingo, 14 de abril de 2013

Dulce bailarina



















La muchacha llega bailando ahí,

sobre el mullido terreno sembrado de hojas,
con pasto recién cortado del jardín.
Escapada de su amarga juventud,
escapada de su propia multitud,
o de su íntimo nubarrón.
¡Ah, bailarina, ah, dulce bailarina!

Si hombres extraños desde la casa llegan
para arrastrarla afuera, no digas
que ella es feliz porque está loca;
desvíalos con suavidad;
déjala terminar su danza,   
déjala terminar su danza.
¡Ah, bailarina, ah, dulce bailarina!



W.B. Yeats



(Traducción: Delia Pasini)

Sweet Dancer

The girl goes dancing there
On the leaf-sown, new-mown, smooth
Grass plot of the garden;
Escaped from bitter youth,
Escaped out of her crowd,
Or out of her black cloud.
Ah, dancer, ah, sweet dancer!

If strange men come from the house 
To lead her away, do not say 
That she is happy being crazy; 
Lead them gently astray; 
Let her finish her dance, 
Let her finish her dance. 
Ah, dancer ah, sweet dancer!






William Butler Yeats(Dublín, 1865 - Roquebrune-Cap-Martin, Francia, 1939). Poeta y dramaturgo irlandés. Creador del estilo celta crepuscular, fue sin duda el máximo representante del renacimiento de la literatura irlandesa moderna, y uno de los autores más destacados del siglo XX. Recibió el Premio Nobel de literatura en 1923. El mayor logro de Yeats fue independizar la cultura irlandesa de los moldes ingleses, tanto en la temática como en la expresión. La poesía de Yeats suele estar inspirada en el paisaje, los ambientes y los mitos de la cultura tradicional irlandesa, especialmente en las leyendas de origen celta, con una constante preocupación por la musicalidad del verso. Hijo del pintor John Butler Yeats y miembro de una antigua familia irlandesa protestante, estudió pintura en Londres y en Dublín. Pasó largas temporadas en el condado de Sligo, que le inspiró un enorme interés por las tradiciones populares irlandesas. En 1887, se trasladó, junto con su familia, a Londres, y allí descubrió el hinduismo, la teosofía y el ocultismo, interesándose por la magia, el movimiento rosacruz y el espiritualismo. Se relacionó con el grupo de escritores decadentes, reunidos en torno al Yellow Book. Escribió poemas líricos y simbólicos sobre temas paganos irlandeses, como El peregrinaje de Oisin (1889), La isla del lago de Innisfree (1893) y el Libro de poemas irlandeses (1895), en un tono romántico y melancólico que él creía característico de los celtas. Escribió también El crepúsculo celta (1893), La rosa secreta (1897) y El viento entre los juncos (1899), basados en leyendas irlandesas.