viernes, 26 de abril de 2013

De la última muerte














I

Esta constante y confusa música,
una melodía
en su hebra de polvo y relámpagos.
                     Yo regresaba, 
el brazo ardiente, la mirada aturdida,
                     su piel retumbaba joven, mordida, desnuda.
                                            Recuerdas, sí 
acaso mañana o pasado mañana: hay tantas cosas por hacer
                                         que uno no sabe, 
que el tiempo se va, que ya no sé.
                              Pero más allá, en el ocaso alto
donde un ala de fuego o un sueño hecho de piedras, de 
exorcismos, de un oro apagado y mudo 
           Oh altiva Oh desnuda
                         envuelta en fiebres remotas:
                                                     FUENTE
de remordimiento de un color azul suicida, azul de bestias, de 

aguas que se rompen en cenizas no saciadas.
                     Sí, tal vez mañana o pasado mañana...
                                 Yo recuerdo una música 
el opaco temblor de la vida: su voz en el teléfono.
                                    Y más allá, la última, 
la única palabra: adiós
                      amor mío
                               adiós


II


                                Y ojos de piedra 
invitando a llanuras donde crece
                              el color de sus ojos
                                   antiguos de aire y locura. 
Más blanca que el grito, más tierna que el golpe de alegrías no
                                                       nacidas 
más viva que el mar.
                    Amor, yo grité.
                                  Ah soledad púrpura
                                         Ah rocío salvaje 
arrasado por pétalos que tiemblan
                        como si la tierra fuera un sueño 
traspasado por el HÁLITO de la última muerte.
                                 Así el amor florecerá 
en tierras quemadas por el borde lívido, 
                por el astillado silencio
        
                    donde canta la noche.




Mario Morales (Pehuajó, 1936 — Ciudad de Buenos Aires, 1987)