miércoles, 3 de abril de 2013

La casa
















La casa está perdida en un jardín
o un jardín esconde en su garganta el hogar que vivimos,
lenguaje elemental,
laberinto de piedra, 
las ramas de los árboles que abrazan 
a ese mundo herido en el costado. 
A veces el jardín respira y deja ver 
esas paredes que alguna vez fueron de luz. 
A veces inventan un mundo sin saber 
que no se entra jamás, 
que hay que permanecer afuera de la Historia.

La casa está perdida en unos ojos que nunca más veré. 
La casa está perdida en esa misma casa. 
La casa es una pérdida constante 
en cualquier jardín.

La casa es un jardín perdido 
en el lugar de la memoria.





Enrique Solinas (Buenos Aires, 1969)