miércoles, 1 de octubre de 2014

LA VIDA MÍSTICA

















Es como pescar en la oscuridad,
Si me preguntas:
Los anzuelos son nuestros pensamientos
La cruda carnada nuestros corazones.

Arrojamos el hilo por sobre nuestras cabezas,
Más allá de toda fe, más allá de toda creencia,
Hacia el cielo sin estrellas de la medianoche
Hasta que se hace visible.

El largo desenrede de la línea
Se eleva en nuestras gargantas como un suspiro
Del cansancio de un largo día,
De introspección y ensueño.


Charles Simic (Belgrado, Yugoslavia, 1938-En 1953 emigra a E.E.U.U.)




(Traducción: René Higuera )