domingo, 28 de junio de 2015

EL LADO OSCURO DEL MUNDO

























EL RÍO PODEROSO

En medio de la isla
sola
en una cama que no es mía
escucho la tormenta

Para amainar el miedo
trato de identificar los ruidos:
prevalecen
ante todo
el chasquido potente
de la rama de los sauces
y el enorme caudal
del río poderoso.

Miro el Paraná
calculo
a lo sumo unos cuarenta metros
hasta la otra orilla
en medio
corre fuerte el río
trayendo
lo que trae

en su anchura
lleva y deja
las partes
de una misma
la gente que se quiere

aquello
que no veremos más



NO RECUERDO LA SONRISA DE MI PADRE

Aunque la enfermedad lo devoraba
siempre ponderé
la belleza de mi padre:
sus grandes ojos
sus manos alargadas
el aire irónico con que miraba el mundo


Desde su silla de ruedas
si alguien cometía una torpeza,
cosa frecuente dado el lugar
las circunstancias,
si me miraba en esas circunstancias
sonreía calladamente
yo tomaba ese gesto como una señal de bienvenida,
de ser parte de su mundo


Sin embargo
no recuerdo su sonrisa, digo,
lo material
de su sonrisa

¿Sus dientes eran amarillos
o parejos?
En el recuerdo
la sensación es de felicidad
pero la imagen congelada
al mirarme
es la sonrisa que ofrecemos al perro abandonado
que al cruzarnos en la calle nos sigue
mueve la cola, no nos muerde


Creo que es suficiente
con saber que mi padre sonreía
más allá del recuerdo
para poder creer en la regla de bondad
de todas las sonrisas
de todos los perros
de todos los padres de este mundo



PAISAJE EN NEGATIVO

En esta parte del mediterráneo
el sol llega a su cenit
pasa allí las horas
y de repente
cae a pleno

Fenómenos de la luz
en otro meridiano
el filo del pie
hollando la arena
cuerpo, todo
en sepia oscuro.

Alma robada
paisaje en negativo
remontando las dunas
sombras cargadas
huyen hacia los edificios
en un instante
ya no habrá luz
la arena será gris
el mar
gris oscuro
y el cielo tomará el color
de la sangre lavada



AXIS MUNDIS

Oscura
 la noche vive en tu corazón
que no me ama
a cambio
me ama tu sexo
y él me da la miel de todas las abejas

aunque no me ames
está en mí
la razón de tu órbita
porque soy
la porción del mundo
que nunca
podrás ser

la caverna
oscura y húmeda
el ojo de agua
que te mira
y te revela 



Marta Miranda



Marta Miranda. Nació en Mendoza, Argentina. Publicó los libros de poemas Mea Culpa (Nusud, 1991), El Oleaje (Nusud, 1998), La misma piedra (Ediciones Del Dock, 2004), Nadadora (Bajo la Luna, 2008), El Oleaje y otros poemas, antología bilingüe (Ruinas Circulares, 2013), Antología (Cuadernos Amerhispanos, México, 2013). Entre otras, participó de las antologías de la Primera Bienal de Arte Joven, Buenos Aires 1989, Poetas Argentinos de Fin de Siglo II, Buenos Aires 1999, Ventanas, Madrid, 2000, Poetas Argentinas 1961-1980, Buenos Aires 2007, Animales Distintos: muestra de poesía de Argentina, España y México, Autores Nacidos entre 1960 y 1969, México DF, 2008, Poesía Manuscrita vol. 2, Buenos Aires 2009, La poésie au coeurs des arts, Éditions Bruno Doucey, Francia, 2014, Un verano antes del 
verano,  Suiza, 2015. Ha sido traducida al francés, catalán, alemán  y croata. Coordina junto al escritor Ricardo Rojas Ayrala el Festival Internacional VaPoesía Argentina.  Desde 1986 reside en Buenos Aires.


Los poemas que presentamos integran el libro El lado oscuro del mundo (Bajo la luna, 2015), y será presentado próximamente en Buenos Aires.