martes, 11 de agosto de 2015

EN ALGÚN LUGAR DEL OTRO LADO DE LA CIUDAD















ÚTIL

Todo puede ser útil para el poema: 
los frascos de perfume vacíos y las tuercas sobrantes,
las llaves torcidas y las varas de pescar quebradas.

El timbre de la bicicleta en el fondo del lago.
El rubí dentro del reloj parado.
La fotografía de la ciudad arrasada.

La chatarra de cada vida.

El poema encuentra lo precioso en lo inapreciado 
y lo inapreciado en lo precioso.

Las cuerdas de guitarra rotas y las viejas recetas médicas, 
las bombillas que se han agotado y los anillos de boda 
extraviados. 



EN ALGÚN LUGAR DEL OTRO LADO DE LA CIUDAD

En algún lugar al otro lado de la ciudad
alguien abre una ventana
y es como si todas se abrieran
se levanta un hombre, despierta una palabra
empieza un día demasiado oscuro demasiado corto
pero sin embargo un día
se lanza una mirada al mundo
que aún no existe
despierta una palabra
y es como si toda palabra despertara
se abre una mano, un duro fruto 
nocturno cae 
por primera vez
alguien practica una pieza dífcil
alguien se pregunta
con tal furia en la fuerza
que la pregunta se vuelve respuesta
se levanta un hombre
y es como si
todos los hombres se levantaran.



UN INSTANTE

Amamos un instante, hace tiempo ya 
inclinamos mutuamente nuestros rostros y palabras
compartimos lo invisible, intercambiamos lo no intercambiable
descubrimos lo viejo, descubrimos la primera vez
toda mitad se hizo doble.

Éramos dos en los paraderos de bus y el hospital
en las fotografías y los trenes
juntos bajo los paraguas, bajo la guerra
encontramos una razón en la tarde
una coartada a la mano.

Amamos un instante, hace tiempo ya
arriesgamos vida con vida
nos acercamos a las piedras a las arterias las horas.


Henrik Nilsson


(Traducción: Ángela García)



Henrik Nilsson.  Poeta y crítico literario, nacido en Malmö - Suecia, 1971. Su primer libro de poemas Sin zapatos  (W&W),  publicado  en  1993,  fue  considerado  en  el  periódico Svenska Dagbladet  uno  de los  debuts  poéticos más  prometedores  de  los últimos años en su país. Su siguiente  libro tardó  varios años  en  aparecer  y  esta  vez  fue  una colección de  cuentos Las noches, Verónica  (Fórum, 2006).Entre 2006 y 2007  vivió en Turquía,  lo que dio  lugar a Si  llueve  cuando llegues a Estambul (2007).Su poesía está dotada de imágenes muy potentes, que hacen de cada poema «un drama existencial». Como viajero incasable, permaneció algún tiempo en ciudades muy disímiles de su natal Malmö, tales como Estambul y Lisboa, las que incitaron su creatividad en géneros literarios distintos. Nilsson ejerce también la crítica literaria en tradiciones que han llamado intensamente su atención como la turca, portuguesa, española y rumana. Se desempeña como colaborador para varias revistas literarias de su país tales como Karavan, yrikvännen, Post Scriptum y Pequod, así como del extranjero. También es traductor de importantes poetas en lengua portuguesa (como Fernando Pessoa) y española (como Francisco Ruíz Udiel) a su lengua nativa.